METRÓPOLI

Dormir bajo el frío intenso de la CDMX: plantón de campesinos

Alrededor de mil miembros de las organizaciones campesinas acampan esta noche a la intemperie, en una de las noches más frías en la CDMX en lo que va del año

  • MARLENE VALERO
  • 31/01/2018
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
Dormir bajo el frío intenso de la CDMX: plantón de campesinos
En la delegación Cuauhtémoc, donde se encuentra el campamento de los campesinos, el termómetro bajará hasta cero grados. (MARLENE VALERO)

“Ya nos pusieron la casita de campaña y pues… nos vamos a abrazar para no tener frío”, dice entre risas Virginia Pérez, quien llegó a la explanada del Monumento a la Revolución desde San Luis Potosí.

TAMBIÉN PUEDES LEER: Chocan campesinos y granaderos a unas calles de Los Pinos

Alrededor de mil miembros de las organizaciones campesinas Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA) y del Centro Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos (CIOAC) acampan esta noche a la intemperie, en una de las noches más frías en la Ciudad de México, en lo que va del año.

De acuerdo con autoridades de Protección Civil, las temperaturas descenderán hasta -4 grados centígrados en cinco delegaciones de la Ciudad de México, donde ya se activó la alerta roja.

Incluso, en las últimas horas se reportó caída de aguanieve en las zonas más altas de la ciudad.

En la delegación Cuauhtémoc, donde se encuentra el campamento de los campesinos, el termómetro bajará hasta cero grados.

Los manifestantes, que exigen apoyos para el campo, programas de vivienda y más recursos para el sector agrícola llegaron hoy por la mañana desde San Luis Potosí, Zacatecas, Morelos, Puebla, Veracruz, Yucatán, entre otros.

Algunos de ellos, acostumbrados a participar en los plantones que realizan cada año el UNTA y la CIOAC contra SEGOB, SAGARPA y SEDATU se prepararon con cobijas, cobertores, casas de campaña y carpas.

Otros tanto dormirán en el piso, con solo dos cobijas, al lado de algunos de sus compañeros para darse calor.

“Nosotros nos movilizamos como organización como siete veces al año por incumplimiento del gobierno. Nosotros por costumbre o educación siempre venimos preparados con cobijas y todo. Nosotros somos del estado de Zacatecas, donde hace más frío que esta chingadera”, dijo con orgullo Manuel Loayo, un hombre de sobrero y botas, con una chaqueta aborregada de color negro.

De acuerdo con Manuel, entrada la noche y con temperatura más baja, las mujeres, los niños y los ancianos dormirán en los camiones que rentaron para llegar a la capital.

“Las mujeres y los niños van a dormir adentro del camión, los más frágiles. Nosotros, hombres machos, aquí afuera”, agregó.

Eugenia Ramírez llegó a la explanada del Monumento a la Revolución desde Puebla. Algunos de sus compañeros trajeron consigo colchonetas, cobertores, cobijas para mitigar el frío. Pero, otros, como ella, regresarán al calor de su hogar para pernoctar y volverán para apoyar el movimiento por la mañana.

“Algunos traen colchonetas, cobijas, abrigos. Se ve que va a estar pesadito el frio. Venimos de Puebla, pero yo por lo mismo del frío me voy a regresar, no me voy a quedar a dormir aquí”, comenta envuelta en una cobija color gris.

El grupo de María Candelaria viajó 24 horas desde Yucatán hasta la capital. Acostumbrados al clima cálido, ella y sus compañeros pasarán la noche bajo una delgada casa de campaña. Sus compañeras están arropadas con cobertores y chales, pero afirman que aguantarán por ‘la causa’.

“Aquí tenemos las casitas de campaña y trajimos algunas cobijas. Vinimos desde Yucatán, pero, aunque haga frío nos vamos a aguantar, estamos apoyando el movimiento, buscando los apoyos campesinos”, aseguró.

Otros infortunados como Jonathan, Gustavo y Julio César, provenientes de Morelos dormirán a la intemperie, sin nada que los cubra del frío, sólo con una cobija.

Los tres, se encuentran acostados, uno al lado de otro, con gorros y bufandas, entre dos casas de campaña donde otras personas dormirán.

“Traemos esta y esta”, señala Gustavo a una cobija que usan de almohada y otra con la que se cubren. “Nos vamos a abrazar (risas) así vamos a dormir”, agregó.

“No nos da miedo el frio y… aunque nos asuste, ya estamos aquí, es para apoyar a los compañeros, al movimiento campesino”.

Algunos vendedores ambulantes aprovecharon las bajas temperaturas para vender café y pan. La bebida caliente también se agotó en una de las tiendas de autoservicio que se encuentra frente al Monumento.

También ofrecen gorros tejidos, bufandas y esquites calientes para los campesinos que pasarán esta noche con cero grados centígrados.

Para los miembros de UNTA y CIOAC, los líderes colocaron casas de campaña y grandes carpas de color blanco que albergan a más de dos decenas de personas en su interior.

Sin embargo, el frente frío que azota la Ciudad de México no dará tregua y el termómetro continuará en descenso.