METRÓPOLI

Don José pasó de "cerillito" a pedir limosna tras la ola de desempleo

Desde marzo pasado fue retirado de empacador de un centro comercial donde solo le prometieron que le ayudarían con despensa, pero ésta jamás llegó

  • ARTURO CALLEJO
  • 12/01/2021
  • 18:45 hrs
  • Escuchar
Don José pasó de cerillito a pedir limosna tras la ola de desempleo
Desempleo de adultos mayores durante la pandemia (Especial)

TOLUCA.- Por primera vez en su vida, el señor José Felipe Navarrete Torres, de 63 años de edad, salió a las calles de la ciudad de Toluca a pedir limosna y llevar a su esposa y tres hijos algo de comer, luego de que por la pandemia, desde marzo pasado fue retirado de "cerillito" de un centro comercial trasnacional donde solo le prometieron que le ayudarían con despensa, pero ésta jamás le ha llegado. 

"Es mi primer día que salgo a la calle, con mucha pena, con mucha vergüenza, pero con mucha necesidad, ¡tengo hambre señor, tengo hambre, es lo que sucede!", expresó entre sollozos el toluqueño.

El originario del barrio de San José Guadalupe, en la delegación de San Mateo Otzacatipan, recordó que la gerencia de la tienda departamental le comentó, junto con otros 35 de sus compañeros aproximadamente, que tenían que irse a sus casas, pues como todos son de la tercera edad conformaban uno de los grupos más vulnerables a la pandemia.

"Por lo tanto tuvimos que encerrarnos, pero ya es insoportable la situación en el hogar, ya no hay alimentos ni calzado, estamos pasando la situación más dura que nunca se ha vivido, por lo tanto opte por salir a las calles a solicitar el apoyo de la ciudadanía", manifestó.

Con un pequeño bote atado a un palo, lo que le sirve de herramienta para "botear" entre los automovilistas que se detienen por momentos en el cruce de las calles de Benito Juárez García y José María Morelos y Pavón, en el centro toluqueño, el señor Navarrete Torres expresó con sentimiento que mucha gente se porta noble con él y le da unas cuantas monedas, pero de otros recibe insultos que tendrá que soportar con tal de llevar alimentos a la mesa de su hogar.

"Es diferente forma de personas y que podemos hacer más que estar en pie de lucha porque los hijos piden pan, allá donde trabajaba de empacador voluntario estábamos como 35 personas en tres turnos y solo a dos les dieron despensa, habían dicho que nos iban a apoyar con despensa, la cual no hemos visto llegar a nuestros hogares, en mi humilde casa dependen de mi cuatro personas jefe, mi esposa y tres hijos, me case demasiado grande por lo tanto mis hijos están en edad escolar", agregó el toluqueño.

José Felipe comentó que en lo que va de la pandemia no ha recibido ayuda de su familia y de poco le sirvió parte de su Afore que pudo retirar, "yo tengo que ver por mi familia, soy el responsable, soy cabeza de familia y soy responsable, por lo tengo que suplir todas las necesidades de mi hogar, la luz, el gas, la renta, ya estoy a punto de que me corran de mi casa".

¿Sabe que es eso?, estar con el alma en un hilo, es mucho muy difícil, yo tenía guardado dentro de mi Afore un dinero pero ya se me acabo y tampoco tengo derecho a pensión, entonces, ¿de donde voy a tener dinero para comer?, antes trabajé en gasolineras, de comerciante y sé un poco de electricidad, de pintura y carpintería, pero cuando me preguntan que cuantos años tengo me dicen que soy persona mayor y que no me pueden dar trabajo y me dan una patada en el trasero".

Aún cuando es demasiada complicada la vida para el señor José Felipe, él no pierde la fe en que cambiarán las cosas en su hogar ubicado en San Mateo Otzacatipan, "con la bendición de Dios y la buena voluntad de la gente, solamente así, seguiré porque no hay de otra, tenemos que subsistir porque esta enfermedad y esta crisis económica va a acabar con nuestras vidas y las vidas de nuestros familiares".


(Sharira Abundez)