METRÓPOLI

"Dijeron que se suicidó pero tenía puñaladas y heridas en la espalda"

A un año del feminicidio de Areli en Benito Juárez, su esposo y su cuñado, son los principales sospechosos y están prófugos

  • MARCO ANTONIO MARTÍNEZ
  • 16/10/2020
  • 21:15 hrs
  • Escuchar
Dijeron que se suicidó pero tenía puñaladas y heridas en la espalda
Areli Mendoza, víctima de feminicidio (Especial)

Areli Mendoza Argüello murió de 8 puñaladas la madrugada del 16 de septiembre del 2019. Y algunas de las agresiones fueron por la espalda. Su esposo, Miguel "N", cuando declaró en calidad de testigo ante el Ministerio Público la mañana de ese día, aseguró que había sido un intento de suicidio. Una versión similar dio Luis "N", hermano de Miguel y cuñado de la víctima.

Ese día ambos declararon en calidad de testigos, por lo que abandonaron la agencia del Ministerio Público. Desde entonces no se sabe nada de ellos, pese a que han vuelto a ser llamados y a que en agosto pasado se les giró una orden de aprehensión.

Aunque Miguel declaró inicialmente que Areli había intentado hacerse daño, las investigaciones, que forman parte de la carpeta CI-FBJ/BJ-3/UI-3S/D/16569/09-2019 encontraron que algunas de las puñaladas habían sido en la espalda.

Un año después de la muerte de Areli, el 16 de septiembre pasado y ante la falta de justicia para lo que tiene tintes de feminicidio, aparecieron mantas colgadas cerca de donde ocurrió la tragedia, en la colonia Álamos.

“Se buscan, por el asesinato de Areli, el pasado 15 de septiembre”, se leía en las mantas, con la foto de los presuntos culpables, con los ojos tapados, para respetar el debido proceso.

Quien cuenta la historia es María Martínez, prima de Areli, quien atribuye la colocación de las mantas a amigos y familiares de la víctima, indignados porque aún no se castiga a los culpables. Cuidadosa, dice que desde el año pasado no se sabe de Miguel y de Luis "N", los principales sospechosos.

Respecto a las mantas, afirma que se colocaron en Bolívar, frente al mercado de la colonia y otra en el negocio de los padres de los sospechosos, en la misma colonia. Pero al otro día fueron retiradas, no sabe por quién.

Pero además, la cuenta de Facebook de Areli, que seguía abierta, ya no está disponible y la información y fotos que contenía, en las que aparecía con la familia de su esposo, desaparecieron.

Sobre los sospechosos, explica que tienen familia en Tlaxcala y en Tijuana, y han recibido información de que el esposo de Areli está en México, y su hermano en Estados Unidos, ya que él sí tenía los papeles migratorios en orden.

Otra cosa que les ha llamado la atención es que Miguel "N" desde entonces no ha preguntado por sus hijos, una adolescente de 14 años y un niño de 12.

El caso cobró fama el año pasado porque Areli es hermana del ex jugador del América, Alvin Mendoza. Sin embargo, eso lejos de ayudarlos, hizo que se trivializara porque el caso se centró en él, se filtraron fotos de ella que la revictimizaron y la atención ya no se centró en la víctima directa.

“Ella tenía 36 años, era ama de casa, estaba pendiente de sus hijos. Ella era alegre, sociable, dedicada a sus hijos, le encantaba la fiesta. Muy hecha a su casa y a sus hijos. Convivía mucho con nosotros, era mi prima hermana y crecimos juntas. Ahora tendría 37 años”

LAS INCONSISTENCIAS

María cuenta que la reconstrucción de los hechos de esa noche patria en que Areli perdió la vida permite saber que ella celebraba con su familia. y que su esposo y su cuñado estaban consumiendo bebidas alcohólicas.

Hasta las 3 y media de la mañana la fiesta continuaba, y Luis N, el hermano de Miguel N, se fue a su casa a esa hora y se quedaron los esposos. Pero Luis N, que vivía en la misma colonia, se entera que en Toledo 88 , domicilio de la pareja, pasaba algo,y se regresa y entra a la casa y encuentra a Areli tirada, aún con vida.

Su hermano le dice que cuando él la vio, ella se estaba agrediendo. Luis N, llama a una ambulancia y a una patrulla, porque su hermano, en lugar de haberlo hecho, primero fue a avisar a sus papás de la situación, y aunque la mamá de Areli y su hermano viven en el mismo edificio, sólo que en un piso de abajo, no les informaron nada.

Luego llega la hermana de los sospechosos, y tampoco atiende a su cuñada, sino que se lleva a los sobrinos, a quienes les tapa los ojos.

Cuando llega la ambulancia, nadie la acompaña y Areli, en el hospital, a las 7 de la mañana del 16 de septiembre,fallece.

El único que está en el momento y que se identifica con los policías es Luis N y él se va a declarar a las 6 de la mañana y dos horas después Miguel N llega a declarar.

“Declaró que fue suicidio, que ella atentó contra su vida, pero haciendo la investigación vieron que tenía heridas y puñaladas en la espalda, y ahora están en proceso de la búsqueda.

María considera que hubo negligencia de parte de la autoridad, luego se atravesó la pandemia y eso ha retrasado más la llegada de la justicia.

“Todos lo protegieron. A mi prima nadie la acompañó, ni siquiera le tocaron a mi tía o a mi primo para avisaslres”, aún recuerda con coraje María.

“Se que los han citado para ampliar su declaración, pero no han acudido y la policía está en proceso de búsqueda. Sus papás dicen que no saben nada”.

“El negocio de los papás de Miguel sigue abierto, ellos están frescos como la lechuga. Los niños están con mi tía y su papá no los ha buscado. La que tuvo acercamiento fue la abuela pero fue más un tema de justificación y mi tía (la mamá de Areli) quiere que se presente el esposo de su hija o y la señora dice que no sabe dónde está y desde entonces no han tenido contacto, y no sabe si sus nietos tienen para comer”.

Se creó una página de Facebook que se llama Justicia por AMA, donde han recibido distintas muestras de solidaridad.

fmma