METRÓPOLI

Desde los 22 años Juan Carlos ya era un “Monstruo”

El “Monstruo de Ecatepec” confesó que sus crímenes no sólo los cometió en dicho municipios, sino que en muchos más, incluso en la Ciudad de México

  • REDACCIÓN
  • 19/10/2018
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
Desde los 22 años Juan Carlos ya era un “Monstruo”
Juan Carlos aseguró que comenzó a asesinar a los 22 años. Que su primera víctima fue una mujer de 19 años con la que salía (Foto Especial)

El caso avanza y más sombríos detalles han salido a luz sobre el “Monstruo de Ecatepec”.

Ahora son extractos de su declaración ministerial ante agentes de la Fiscalía General del Estado de México (FGJEM), dada a conocer por Milenio.

En esta ocasión, a diferencia del video filtrado, es en presencia de Gerardo Hernández Jiménez, su abogado defensor de oficio.

Juan Carlos aseguró que comenzó a asesinar a los 22 años. Que su primera víctima fue una mujer de 19 años con la que salía.


El “Monstruo de Ecatepec” la visitaba a las cinco de la mañana, porque una hora antes su suegra entraba a trabajar al Metro.

“Me enteré que ella andaba con otro y eso me molestó mucho, por lo que tomé una extensión de luz blanca y la asfixié”.

LEE ADEMÁS: Patricia, pareja del Monstruo de Ecatepec es más perversa que él

Juan Carlos asegura que por el asesinato de esta joven fue inculpado otro sujeto y que nadie sospechó de él.

El “Monstruo de Ecatepec” sabía lo que era y hasta le gustaba, su apodo favorito era “El Terror Verde, pues así lo llamaban cuando estaba en el Ejército.

Dice haber trabajado nueve meses en el Segundo Batallón de Guardias de Cuerpos Presidenciales, donde aprendió la llave con la que asfixiaba a sus víctimas.

El cuchillo con el que degollaba a sus víctimas, uno color café con mando de madera ergonómico, lo mandó a hacer hace 10 años, dice, con un herrero. Le recuerda también al Ejército, pues ahí daban uno parecido.

Juan Carlos confesó que no sólo en Ecatepec cometió sus crímenes, sino que también en otros municipios mexiquenses e incluso en la Ciudad de México.

TAMBIÉN LEE: Así se les borró la sonrisa a los Monstruos de Ecatepec

Tres de las mujeres que asesinó, asegura el “Monstruo de Ecatepec”, eran prostitutas que contactó por anuncios de los periódicos.

“Una [de sus víctimas] fue en el Hotel Tultitlán: era una mujer muy bonita, preciosa. Y como yo escuchaba que a una mujer bonita hay que desmadrarla a golpes, fue que la golpeé con mis puños en su cara en reiteradas veces hasta destrozársela”

Asesinó a otra de sus novias en Tepito, en la calle Tenochtitlán, en la Cuauhtémoc, en la Ciudad de México.

Apodada como “La Jicaleta de Tepito”, la mató con su cuchillo debido a una riña de pareja.

PUEDES LEER: Fabiola, la primera víctima de los Monstruos de Ecatepec

Sobre su canibalismo y necrofilia, Juan Carlos no lo niega, pero si detalla que no se comía, ni abusaba sexualmente de todas sus víctimas.

“Como carne humana desde hace mucho tiempo porque me gusta, hay muchos tipos de carne, hay de primera, segunda y tercera clase. Depende del sabor, depende de la mujer. Entre más bonitas y buenonas, primera clase”

“A veces abuso sexualmente de ellas, pero otras no, porque le tengo asco a la gran mayoría de las mujeres, las odio […] también tenía relaciones consensuadas con ellas. Les gustaba. Pero me hacía enojar que no me cobraran, que sangraran".

Al final, el “Monstruo de Ecatepec” reiteró lo que ha sostenido desde un principio, nulo arrepentimiento.

“No tengo remordimiento alguno, que quede asentado: lo hice y lo volvería hacer”

Con información de Milenio

RGG