METRÓPOLI

De hotel majestuoso a edificio abandonado: el Posada del Sol

Construido en los años 40 del siglo pasado, aún conserva ecos de la grandeza de un proyecto que se quedó a medias

  • MARCO ANTONIO MARTÍNEZ
  • 05/10/2019
  • 20:00 hrs
  • Escuchar
De hotel majestuoso a edificio abandonado: el Posada del Sol
De hotel majestuoso a edificio abandonado: el Posada del Sol (Foto Especial)

Dos turistas se detienen en la esquina de Niños Héroes y Doctor Navarro. Aprovechan la sombra que un vetusto y pintarrajeado edificio produce, y miran los detalles que sobreviven y que aún se pueden ver. Se trata del otrora hotel Posada del Sol, construido en los años 40 del siglo pasado y que aún conserva ecos de la grandeza de un proyecto que se quedó a medias.

Destaca por su color rojizo del tezontle empleado para su fachada, como de edificio colonial del Centro Histórico; luce algunas ventanas de media luna, otras en forma de óvalos, unas ruedas como de carreta están pegadas en lo alto de las paredes externas, unos balcones se asoman con puertas de marcos adornados, y una torre circular en medio de su patio recuerda a la biblioteca vacía del Jardín de Edward James, en Xilitla, en la Huasteca potosina.

Sobresale más porque enfrente y en una parte de la misma acera hay edificios recientemente construidos del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, de lo que se llama "ciudad judicial", edificios acristalados donde por las mañanas hay avisperos de licenciados para arreglar asuntos legales.

El Posada del Sol no escapa de esa vorágine de trajeados. A sus pies no faltan en sus paredes anuncios legales, e incluso se ve una manta blanca que ofrece avalúos. En la acera se ven puestos metálicos de venta de tacos y otros antojitos. Pero ni eso ni las huellas del grafiti cuyos trazos sólo entienden las tribus urbanas ocultan al edificio, que durante el sexenio de Miguel Ángel Mancera fue ocupado para filmación de películas.

Proyectado por el arquitecto español Fernando Saldaña, el autor ya no pudo ver el florecimiento del lugar, debido a que apostó todo para construirlo y sofocado por las deudas, debió cederlo al gobierno federal. El edificio albergó antes de ser ocupado por la Procuraduría a varias dependencias federales, entre ellas el Instituto Nacional Indigenista.

Fue en noviembre de 1998 que la Federación desincorporó el predio que alberga al edificio y que tiene una superficie de 7 mil 734.25 metros cuadrados, "que forman parte de un inmueble de mayor extensión denominado Hotel Posada del Sol".

 

Ese año, de acuerdo con lo publicado por el Diario Oficial de la Federación se autorizó a la Secretaría de Contraloría y Desarrollo Administrativo para que, a nombre y representación del Gobierno Federal, la enajenara a título gratuito a favor del entonces gobierno del Distrito Federal, "a efecto de que la utilice con el edificio sede de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal".

Pero la Procuraduría dejó de usarlo. Fue así que en 2015 era usado como locación para películas, mediante una contraprestación a favor del gobierno capitalino, administrado por el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF-DF) y la Dirección General de Patrimonio Inmobiliario de la Oficialía Mayor del D.F.

De acuerdo con el informe de la Secretaría de Cultura del tercer año de gobierno, en el tercer año de gobierno de la administración mancerista se realizaron las gestiones interinstitucionales para atender las solicitudes de 30 scoutings y 18 filmaciones en Posada del Sol.

Parte de la película Kilómetro 31 se filmó ahí, una instalación ad hoc de un hotel donde dicen que espantan.

De acuerdo con un ex funcionario del gobierno encabezado por Mancera, también había el proyecto de usar las 500 habitaciones del conjunto arquitectónico de cuatro pisos, para albergar oficinas del gobierno capitalino y reducir el gasto de rentas por edificios que en seis años rebasó los tres mil millones de pesos, según informó La Silla Rota. Sin embargo, el proyecto no pasó de ser una ocurrencia y no prosperó.

A la fecha aún no se sabe cuál será el destino del inmueble. La Silla Rota buscó al secretario de Cultura para conocer su postura al respecto, pero por cuestiones de agenda ya no pudo ser entrevistado al respecto.