METRÓPOLI

Covid-19 pega a las ventas más que en 2009: Cruz, vendedor de tacos

La situación le preocupa porque vive al día, aunque su patrón le ha pedido que aguante la crisis actual por el virus que ya afecta a 189 países en todo el mundo

  • MARCO ANTONIO MARTÍNEZ
  • 25/03/2020
  • 15:12 hrs
  • Escuchar
Covid-19 pega a las ventas más que en 2009: Cruz, vendedor de tacos
Desde hace un par de semanas, Cruz comenzó a ver cómo descendían las ventas. (Cuartoscuro/Ilustrativa)

Cruz Cabrera tiene 12 años como vendedor de tacos de canasta. En ese empleo le tocó la crisis por el H1N1 y ahora la del covid-19. Dice que ahora es peor que en ese lejano 2009.

"Ha bajado más. La gente (entonces) sí compraba, no se asustaba mucho", recuerda.

Desde hace un par de semanas comenzó a ver cómo descendían las ventas y calcula que desde entonces sólo vende el 50 por ciento o menos.

"Vendía 250 tacos, ahora ni 100", explica.

La situación le preocupa porque vive al día, aunque su patrón le ha pedido que aguante la crisis actual por el virus que ya afecta a 189 países en todo el mundo. 

"A veces ya ni se acercan, solo compran abarrotes en la tienda", y señala el lugar donde está, una franquicia que además vende licores.

A cruz le ha bajado de tal manera la venta que de los cuatro guisados de los que lleva sus tacos, papa, frijol, chicharrón y adobo, ya no lleva de estos últimos por disposición de su patrón.

Cuestionado sobre a dónde acudiría en caso de enfermarse durante el periodo de contención del Coronavirus —en que por la naturaleza de su trabajo en que si no sale no obtiene ingresos, pero en contraste se arriesga al contagio— responde que iría al centro de salud de su pueblo, en Tlaxcala.

Pero existe un inconveniente: que no tiene los suficientes insumos para una enfermedad como el covid-19, lo que lo obligaría a ir a un hospital especializado.

De 52 años, es originario del estado donde nació el taco de canasta y a donde regresa los fines de semana. Allá la situación no es diferente y también le preocupa.

"Allá están vacías las calles, no hay ventas y se vive de los taquitos". 

Le gustaría recibir una ayuda económica o alguna despensa de parte del gobierno en los días próximos porque su patrón le ha adelantado que tendrá que parar. 

"Estamos al día con un sueldo mínimo de 100 pesos, a veces no alcanza, nos gastamos más en abarrotes, el kilo de carne, que nos ayude el gobierno. A este puesto ambulante no nos ayuda en nada", lamenta. 

Le preocupa en especial su mamá, que es de la tercera edad y ya no puede caminar. "Hay que mantenerla y de ellos vivíamos, gracias a ellos, ni modo de abandonarla", concluye.




(djh)