METRÓPOLI

Con música, panadería, deportes y carpintería se rehabilitan de las drogas en Edomex

Según el Instituto Mexiquense contra las Adicciones, el consumo de cristal aumenta en la entidad; en Valle de Bravo e Ixtapan, la distribución de metanfetaminas

  • FERNANDA GARCÍA
  • 02/07/2021
  • 21:07 hrs
  • Escuchar
Con música, panadería, deportes y carpintería se rehabilitan de las drogas en Edomex
Casa Hogar “Somos Uno” cumple 30 años brindando apoyo a personas en rehabilitación (Fotografía: Especial)

Hace 21 años, José Juan llegó a la Casa Hogar “Somos Uno”, dedicada a rehabilitar a varones adictos a las drogas y al alcohol. Desde los siete años comenzó a consumir estupefacientes pero su fe y determinación de salir adelante lo llevó a estar hoy a cargo del lugar.

“A los 12 años me salí de mi casa, mi papá me abandonó al año de edad y más o menos a los 12, mi mamá también nos dejó, somos siete hermanos. Empecé a vivir en la calle y ahí no hay nada bueno, a los 13 años comencé a consumir, a lo mejor como un juego con la hierba, unas pastillas pero después descubrí la cocaína y el crack”.

José Juan / Fotografía: Fernanda García

Su historia no es fuera de lo común, el consumo de drogas ha ido creciendo entre adolescentes. Datos del instituto Mexiquense contra las Adicciones (IMCAIMCA) revelan que incluso durante el año del confinamiento por la pandemia de covid-19 aumentó. Uno de los estupefacientes más buscados es la metanfetaminas, conocida como cristal en las calles, que genera una sensación de euforia; aunque tradicionalmente se consume fumada o inyectada, hay quienes la inhalan.

“Veinte años después de que decidiera dejar las drogas, estoy al frente del centro de rehabilitación que tiene ya 30 años que se inició este centro. Esto nace debido a la problemática de los vicios y el incremento que ha habido, la fundaron Raúl Neri y el hermano Abraham en las inmediaciones Santiaguito, del penal, pero ya la tenemos acá en Zinacantepec.

Al interior de la casa hogar no se respira el ambiente de un centro de rehabilitación típico, con terapia psicológica, deporte, taller de panadería, música y hasta carpintería, los residentes aprenden a enfrentar sus demonios, a sanar su enfermedad.

Mientras unos leen la Biblia y transcriben sus versículos, otros aprenden a tocar el teclado, la batería, el bajo y la guitarra, es un centro de rehabilitación en donde a muchos de sus 40 inquilinos se les acepta de manera gratuita por lo que venden hamburguesas en la colonia Sánchez para generar ingresos además de que aceptan donaciones.

En "Somos Uno" , sus integrantes realizan actividades para ayudar a su rehabilitación / Fotografía: Fernanda García 

“El cristal es lo que ahorita está arrasando, lo encuentras hasta por 50 pesos en las calles, es muy accesible y los efectos son más graves. Nosotros consideramos que para que una persona se haga adicta al alcohol puede pasar un año, ahora con los tipos de drogas que hay desde la primera vez te atrapan. No es algo sólo físico o químico, también es espiritual, las drogas los atrapan, distorsionan su vida, su mente, denigra a la persona”, relata José Juan, quien lleva 20 años “limpio”.

El trajín en el centro es como el de cualquier otro hogar, mientras unos llevan a cabo sus terapias, otros limpian la cocina, ríen, cargan pesas. El ambiente se ve interrumpido tres veces a la semana por las clases de Enoc, integrante de la Orquesta Filarmónica de Toluca que dona su tiempo y conocimientos, sabe lo que es lidiar con las adicciones y por ello busca que la música les alimente el alma.

“Mucho tiempo estuve entre el tabaquismo, el alcoholismo y las drogas, yo no tuve un mentor que me ayudara a salir adelante, lo decidí solo y aunque tuve recaídas, la música me ayudó a encaminarme, yo pensaba que mi vida no tenía sentido y hoy yo, cada día se lo doy”.

Actualmente en “Somos Uno” hay 40 residentes, todos con historias que estremecen y causan dolor al ser escuchadas, muchos de ellos cometieron robos para poder mantener sus adicciones. Saben que tendrán que pasar al menos nueve meses para que se les permita reinsertarse en la sociedad, pues el tratamiento consta de tres etapas previas: desintoxicación física psicológica y mental, todo de la mano de la fe y especialistas que lamentan, cada semana llegan más y más hombres buscando una mano amiga o bien, cuyos familiares llevaron como última esperanza.

Fotografía: Fernanda García

DROGAS EN EDOMEX

De acuerdo con Alberto Alonso Gutiérrez, director del IMCAIMCA, en lo que va del año, han brindado mil 500 mil consultas tanto de primera vez como subsecuentes, en especial para los jóvenes.

“Hace unos años nos preocupaba mucho el consumo de inhalables entre la población adolescente, sin embargo, actualmente, con respecto a las últimas cifras, la metanfetaminas, específicamente el cristal es la que ha causado mayor revuelo, de hecho, entre las personas que acuden a los Centros de Atención de Primaria a Adicciones, la tercera droga de impacto por la que acuden es cristal, por debajo del alcohol y la marihuana, pero se están peleando los lugares”.

El cristal no tiene olor pero tiene un sabor amargo que fácilmente se disuelve en agua o en licor. A diferencia del consumo de la marihuana y cocaína, su efecto depende del estado de ánimo.

Entre los lugares en los que se ha detectado un mayor consumo y distribución de las metanfetaminas son los municipios con vocación turística como Ixtapan de la Sal y Valle de Bravo, así como en las zonas urbanas del Valle de México.

Tocan la batería para sanar / Fotografía: Fernanda García

na