METRÓPOLI

Con casi nula clientela, la reapertura de restaurantes en CDMX y Edomex

Los restaurantes de la CDMX reabrieron usando espacios abiertos como terrazas, banquetas, el arroyo vehicular y techos

  • ISAAC RAMÍREZ Y ARTURO CALLEJO
  • 18/01/2021
  • 18:10 hrs
  • Escuchar
Con casi nula clientela, la reapertura de restaurantes en CDMX y Edomex
El sector restaurantero logró un acuerdo con el gobierno de Ciudad de México para que, con algunas condiciones y respetando las medidas sanitarias para prevenir contagios de covid-19, empezará la reapertura (Fotos: Especial)

Tanto en la Ciudad de México como en el Estado de México se pudo ver un panorama desolador este lunes, día en que reiniciaron actividades los restaurantes para recibir comensales.

La mayoría de los restaurantes que albergan las colonias Roma, Condesa e Hipódromo Condesa reabrieron sus cortinas este lunes, tras el acuerdo al que llegó el sector con el gobierno capitalino para garantizar su supervivencia aún con el semáforo epidemiológico en color rojo; sin embargo los clientes no regresaron, ya que la mayoría de estos establecimientos apenas pudieron ofrecer el servicio a una o dos mesas en el horario de comida.

Y es que, a pesar de que se registra una afluencia media de personas en estas colonias, los trabajadores de estos restaurantes de todo tipo se quedaron esperando a los comensales en las mesas que fueron habilitadas en espacios exteriores o terrazas, ante lo que consideran es una falta de confianza de la gente, por temor a contagiarse de covid-19.

"Todavía hay muy poca afluencia, como que la gente no está muy confiada en salir todavía. Esperamos que sea poco a poco y que en la semana vaya fluyendo, porque ya estamos muy lastimados", comentó Jesús, mesero del restaurante Primos.

Iván Matías, responsable de El Rincón, aseveró que, aunque alrededor del 20 por ciento de los establecimientos de venta de alimentos y bebidas que existían en esta colonia hasta antes de la pandemia de la covid-19 ya no resistieron el segundo cierre que se generó por el retorno de la capital del país al semáforo rojo, la mayoría de los restaurantes pudieron sobrevivir, pero ya no podrán hacerlo por más tiempo si no llegan los clientes.

(Foto: Isaac Ramírez)

"En un restaurante, evidentemente, hay menos riesgo de contagio, pues aquí las mesas están separadas y contamos con todos los protocolos sanitarios. Aquí hay menos riesgo que en el metro o en el camión, donde la gente está pegada, o que en un puesto ambulante, donde no se respeta nada", aseveró.

SEMANA CRUCIAL PARA EL SECTOR

La mayoría de los restauranteros y los trabajadores de estos afirman en que esta semana será crucial, pues apuestan a que la voz de que han comenzado a abrir sus puertas se corra rápido, para que la gente regrese y ocupe sus mesas en el corto plazo o, de lo contrario, será imposible seguir manteniendo los gastos que implica tener abierto un negocio de este tipo, sin clientes.

"Todavía no hay movimiento, solo mediante aplicaciones móviles, pero en las mesas aún no hay clientes, está igual que en las semanas anteriores. Yo creo que hasta que empiecen a ver que ya estamos abiertos y se acostumbren, lo cual puede suceder para el fin de semana o eso esperamos", comentó Eloy Silva, capitán de meseros de El Kioskito.

Para su reapertura, la mayoría de los restaurantes, cafeterías y fondas que existen en estas colonias, dispusieron de cinco o seis mesas, las cuales fueron colocadas sobre la banqueta y garantizando una distancia mínima de dos metros, para cumplir con los protocolos, mientras que el interior de los negocios continúa con mesas recogidas y solo se puede acceder para ingresar a los sanitarios. Esto apenas significa el 30 por ciento de su capacidad total.

(Foto: Isaac  Ramírez)

"Han sido meses de agonía, pero esperamos que con esta reapertura podamos salir adelante. Sabemos que pocas empresas o agencias de alrededor están laborando, porque muchas siguen haciendo home office, por lo que esperamos que la gente se anime a venir a consumir. Los necesitamos", destacó Joaquín Bonilla, dueño de un restaurante japonés.

DIVERSIFICAN EL NEGOCIO

La crisis económica que ha enfrentado el sector a lo largo de estos 10 meses, ha provocado que algunos empresarios restauranteros tengan que innovar en su negocio, pues temen que la cuesta de enero, la crisis económica que ha generado la pandemia y el que se mantenga el semáforo epidemiológico en color rojo, no atraiga a tantos clientes en las siguientes semanas.

Tal es el caso de Alejandro Fuentes, chef del restaurante Cedrón, quien, junto con la adaptación de mesas al aire libre, comenzó con la venta de alimentos orgánicos para la preparación de menús gourmet, para quienes aún desconfían en asistir a estos comercios.

(Foto: Isaac Ramírez)

Indicó que, desde este lunes, el restaurante se encuentra listo con seis mesas al aire libre para recibir a los comensales, aunque, durante el día, solo se había recibido a una persona, por lo que aseguró que vio en la venta de estos productos una oportunidad para sacar parte de los gastos que implica la apertura sin clientes, como la renta, la luz y el suministro de agua, así como las nóminas de los trabajadores, hasta en tanto, se normaliza la actividad, lo cual confió en que podría ocurrir hasta dentro de un mes.

(Foto: Isaac Ramírez)

"En julio (de 2020) así nos pasó. Reabrimos el 1 de julio, pero la gente comenzó a venir hasta agosto y fue en septiembre cuando fue un mes bueno, creemos que este año será igual", resaltó.

LES VA MEJOR A LAS FONDAS

En la fonda Los Cerezos, la respuesta de los clientes fue mejor, pues, después de varias semanas, pudieron llenar cuatro mesas de comensales, aun cuando preveían un escenario menos optimista.

"Nosotros estuvimos cerrados casi siete meses, abrimos en octubre y volvieron a cerrar en diciembre, pero hoy tenemos cuatro mesas ocupadas. Contamos con geles, cubrebocas, tapete sanitizante y se manejan los alimentos con todas las medidas que se requieren. Esperemos que podamos ir saliendo, porque, hasta ahorita, no habían salido ni para los gastos", mencionó la responsable, Yolanda Gaizman.

De acuerdo con la Secretaría de Desarrollo Económico de la Ciudad de México, existen 48 mil restaurantes en la capital del país, aunque organismos empresariales, como la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados (Canirac), estimaron que este lunes apenas pudieron abrir cerca del 30 por ciento, pues son los que cuentan con posibilidades de poder ofrecer el servicio al aire libre.

REAPERTURA DE RESTAURANTES SOBRE BANQUETAS, TERRAZAS Y TECHOS

Para la reapertura de restaurantes en la Ciudad de México este 18 de enero a pesar de que sigue el semáforo rojo por el aumento de contagios de coronavirus, los restaurantes tuvieron que adecuar sus establecimientos, incluso ocupando banquetas, parques y estacionamientos.

Esto, luego de que la semana pasada el sector restaurantero logró un acuerdo con el gobierno de Ciudad de México para que, con algunas condiciones y respetando las medidas sanitarias para prevenir contagios de covid-19, empezará la reapertura.  

(Foto: Isaac Ramírez)

Restaurantes en Polanco aplicaron pruebas covid-19 a todo el personal con el fin de no ser un factor de contagio.

Asimismo, respetaron las medidas de mesa segura, esto es, no más de cuatro comensales registró de código QR y sana distancia de 1.5 metros.

El servicio será de 8 de la mañana hasta las 6 de la tarde.

En la alcaldía Cuauhtémoc, para poder atender a los clientes, los restaurantes instalaron mesas en las banquetas (donde se permitirá cuatro personas por mesa), se les toma la temperatura, uso de cubrebocas y lavado de manos.

En la alcaldía Cuauhtémoc, para poder atender a los clientes, los restaurantes instalaron mesas en las banquetas (donde se permitirá cuatro personas por mesa), se les toma la temperatura, uso de cubrebocas y lavado de manos.

Los comensales deberán de registrarse con el código QR y será obligatorio el uso de cubrebocas cuando no se esté comiendo, después de las 18 horas el servicio será exclusivamente para llevar.

En la Miguel Hidalgo, los establecimientos contaron con la aplicación del código QR, medición de temperatura, aplicación de gel antibacterial, así como la atención de máximo cuatro comensales por mesa.

SITUACIÓN ES SIMILAR EN EL EDOMEX

En el Estado de México, la situación no fue diferente, pues pocos restaurantes pudieron regresar a ofrecer sus servicios, ante la falta de condiciones para vender alimentos en terrazas o al aire libre, como ocurrió en la Zona Azul y en Ciudad Satélite, en Naucalpan.

El ex presidente de la Canirac en el Valle de México, Marco Lambarri, estimó que apenas 20 por ciento de los establecimientos dedicados a la venta de alimentos pudieron reabrir este lunes en esta zona, ya que, a diferencia de la Ciudad de México, en esta demarcación, existen pocas aceras amplias para poder extender sus negocios a la calle y la gran mayoría carece de una terraza, a la que habría que invertírsele para estar en condiciones adecuadas.

Aseveró que, desde la primera hora de este lunes, el sector ha sostenido reuniones con autoridades de ayuntamientos como Atizapán, Huixquilucan, Naucalpan y Tlalnepantla, para que se les extiendan permisos a fin de que puedan ocupar los espacios de las aceras existentes, sin ser sancionados por las direcciones de Fomento Económico, pues no desean ser sancionados por obstruir el espacio público.

Manifestó que los inversionistas ocuparían los materiales con los que cuentan para poder operar, como mesas, sillas y, en su caso, lonas, pues es un sector que está muy dañado económicamente como para poder invertir en las adecuaciones de sus instalaciones, considerando que cerca del 80 por ciento se tratan de Micro, Pequeñas y Medianas Empresas.

SOLO ABRIERON 30% DE RESTAURANTES EN EDOMEX

Por su parte, el presidente de la Asociación de Bares y Restaurantes (Asbar) del Estado de México, Patricio González Suárez, estimó que hoy solo abrió máximo el 30 por ciento de los establecimientos de este tipo, ya que cerca del 80 por ciento de estos lugares difícilmente cuentan con algún espacio al aire libre y que sea seguro para los clientes.

"Los municipios con más restaurantes son en Ecatepec, con casi ocho mil unidades; seguido de Nezahualcoyotl, con casi seis mil restaurantes; municipios inseguros que difícilmente podrían exponer a sus clientes, dando servicio en las banquetas", recalcó.

(Foto: Arturo Callejo)

Estimó que las pérdidas económicas en el sector ascienden a 35 mil millones de pesos en el Estado de México desde que inició la pandemia y que han cerrado la cortina casi diez mil negocios, con una pérdida de ocho empleos en promedio en cada uno.

POCA AFLUENCIA EN RESTAURANTES DE TOLUCA

Pobre fue la afluencia de comensales a los distintos restaurantes de la ciudad de Toluca, tanto a la hora del desayuno como en el horario de comida. Lo anterior en la reapertura de negocios con ciertas restricciones derivado de que el semáforo epidemiológico del Estado de México está en rojo por el alto riesgo de contagio que existe a covid-19.

En un recorrido realizado sobre la zona centro y la avenida Venustiano Carranza, que es la que mayormente tiene lugares para disfrutar toda una gama de comida, se constató que algunos restauranteros se esmeraron por sacar sus mesas y sillas a un lugar abierto y mantenerlas a una distancia de metro y medio una de otra y con cuatro comensales cada mesa, como lo exige la autoridad estatal, pero ni aún así la gente llegó a disfrutar de la gastronomía toluqueña.

Entre los requisitos también está el que los negocios que tengan terrazas, pero son muy pocos que cuentan con esta infraestructura en la capital mexiquense.

Alejandro Rayón Montes de Oca, presidente del Patronato Pro-centro Histórico de Toluca, indicó que en el centro toluqueño por mucho habrá unos 10 restaurantes que tienen terrazas al aire libre para recibir comensales y vislumbró complicado que los empresarios del ramo inviertan, pues sus negocios llevan más de 10 meses prácticamente cerrados, mientras que ofertar comida para llevar no les ha sido redituable para cubrir todos sus gastos.

(Foto: Arturo Callejo)

“Muchos debemos el Seguro Social, impuestos que nos están esperando, ya dimos lo que teníamos y dimos hasta lo que no teníamos. La reapertura va a ser lenta, el regreso de los comensales también va a ser lento y las deudas que tiene el sector son muy fuertes, entonces, el exigirnos en adecuaciones para terrazas no es sostenible, lo que se quiere hacer este año es mantener las fuentes de empleo, poder pagar un poco las deudas que se han tenido y sobrevivir, veo complicado, porque para generar terrazas con las condiciones que sean agradables para el invitado y que cumplan las normatividades son inversiones millonarias”, indicó el restaurantero de dictado al ramo de las pizzas.

Es de señalar que el horario de cierre para los restaurantes en el Estado de México es a las 18:00 horas, al menos hasta finales de este mes, que es el lapso en que prevalecerá el color rojo del semáforo epidemiológico.