METRÓPOLI

Clases a distancia deja “descalzos” a zapateros de San Mateo Atenco

Las zapaterías en San Mateo Atenco sufrieron la ausencia de los padres de familia quienes este año no hicieron las compras de zapatos escolares

  • ISAAC RAMÍREZ
  • 24/08/2020
  • 19:23 hrs
  • Escuchar
Clases a distancia deja “descalzos” a zapateros de San Mateo Atenco
Zapateros de San Mateo Atenco sin ventas de regreso a clases (Especial)

SAN MATEO ATENCO.- Aunque la semana previa al regreso a clases es considerada como la primera o la segunda mejor de todo el año para los productores y vendedores de calzado, este año, la pandemia del covid-19 y el no retorno a los planteles educativos se llevaron consigo entre el 50 y 70 por ciento de las ganancias anuales que tienen las familias dedicadas a esta actividad en San Mateo Atenco, en el Estado de México.

Y es que, año con año, miles de familias del Valle de Toluca y de la Zona Metropolitana del Valle de México se aproximan a este lugar, ubicado a media hora de la capital mexiquense, para adquirir pares de zapatos escolares y deportivos que los niños estrenan en su regreso a las aulas; sin embargo, la decisión de que este ciclo escolar no retornaran a las escuelas por el riesgo que significa el covid-19, provocó que los padres de familia no asistieran a este localidad de tradición zapatera.

"La gente aún tiene miedo de salir y como tampoco regresaron a clases los niños, nos dejaron solos, porque hasta los zapatos ahora parecen un lujo. Ha sido muy difícil para todos los que vivimos de este oficio, este año ha sido el peor de todos y no tenemos para cuándo recuperarnos, estamos en bancarrota, porque llevamos cuatro meses sin ingresos", comentó Ivonne.

VIVIR DE LOS AHORROS

Para Rosalinda, quien lleva más de 20 años dedicada a la comercialización de zapatos en el segundo municipio del país con más venta de estos productos, solo por detrás de León, Guanajuato, el cierre de su local por cuatro meses significó depender de sus hijos profesionistas por este periodo.

"Mi esposo y yo siempre hemos sido independientes de nuestros hijos, porque afortunadamente tenemos este negocio, pero, con el coronavirus, ellos nos tuvieron que ayudar a cubrir la renta de este espacio que negociamos para que se pagara al 50 por ciento, lo cual nunca les habíamos pedido", subrayó.

La mujer de casi 65 años relató que, del jueves 20 al domingo 23 de agosto, días en que les permitieron abrir sus negocios, solo vendió tres o cuatro pares de zapatos diarios, cuando en los días previos al regreso a clases se llevaban hasta 50 pares en promedio, mientras que los pedidos que habitualmente le hacían algunas zapaterías del Valle de Toluca, les fueron cancelados.

"Sí ha venido poca gente, pero solo vienen a pasear porque ni a preguntar se paran. Estamos enfrentando una de las crisis más grandes. En nuestro caso, hemos comido con nuestros ahorros, pero se han acabado en cuatro meses, porque además tenemos mucho dinero invertido en calzado o ropa, pero no se está vendiendo nada", agrega.

DIVERSIFICAN EL NEGOCIO

Carmela Blancas, una de las locatarias del Mercado Azul, señaló que, ante las bajas ventas que ha tenido su negocio, su familia ha tenido que buscar nuevas formas de subsistir porque el negocio familiar está en crisis.

En el caso de su hijo mayor tuvo que buscar incorporarse temporalmente a un negocio de comida, mientras que el menor renunció a su último año de preparatoria para sumarse a un call center en la capital mexiquense y generar ingresos para la familia, mientras que su esposo continúa elaborando zapatos y Carmela se dedica a atender el negocio y los días en que deben cerrar, cuida de su hogar.

Alejandro, otro vendedor de zapatos, aseveró que los días en que ha cerrado su local se ha ido al monte de Lerma a cosechar y preparar la tierra para la siguiente cosecha; trabajo por el que recibe 250 pesos diarios que le permiten darle de comer a su familia.

"No podemos quedarnos con los brazos cruzados porque nos morimos de hambre, por eso tenemos que buscar otras opciones en lo que se compone esto y tratamos de recuperar parte del dinero invertido", dijo.

PÉRDIDAS ECONÓMICAS ALCANZAN LOS 50 MDP

El director de Desarrollo Económico de San Mateo Atenco, Juan Saucedo Lara, explicó que la pandemia del covid-19 ha dejado pérdidas cercanas a 50 millones de pesos para el comercio de esta localidad, de los cuales 35 por ciento corresponden a la producción y comercialización de los zapatos y 20 por ciento a la de la ropa que también se comercializa en esta plaza, mientras que el resto se trata de sectores que también dependen del turismo que genera la industria zapatera.

Explicó que la reapetura de los negocios ubicados a lo largo de la zona comercial de dos mil metros cuadrados se retomó el pasado 11 de agosto, cuando se les permitió abrir sábados y domingos, y cada fin de semana se ha ido incorporando un día más, ante la buena respuesta que han tenido los comerciantes para respetar las medidas sanitarias y reactivar la economía, por lo que se estima que a apartir del 01 de septiembre podrán abrir diario nuevamente.

El funcionario municipal detalló que alrededor de 60 por ciento de las familias que viven en San Mateo Atenco se dedican a la producción y venta de zapato, por lo que cada día que no se abre, representa poner en riesgo el patrimonio de muchas personas, pues se estima que la industria zapatera aporta el 1.85 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) de México.

Agregó que trabajan para diversificar el negocio y que las familias tengan otras formas de comercializar sus productos, a través de la incorporación de sus modelos a plataformas digitales como Amazon o Mercado Libre, con la intención de que lleguen a un universo más amplio, aunque, hasta ahora, no ha significado una recuperación importante para los comerciantes, por lo que también se promoverá la realización de bazares y ferias del calzado en otras localidades, además de que se incrementará la promoción para que en diciembre pueda haber una recuperación, ya que ésta es otra fecha importante para este municipio.

(Sharira Abundez)