METRÓPOLI

Casi 90% de capitalinos ven prácticas corruptas en policías de CDMX

Por debajo de los policías, los partidos políticos son los que tienen las prácticas de corrupción más extendidas, de acuerdo con datos de encuesta del Inegi

  • MARCO ANTONIO MARTÍNEZ
  • 13/07/2020
  • 21:01 hrs
  • Escuchar
Casi 90% de capitalinos ven prácticas corruptas en policías de CDMX
La percepción de la corrupción es medida por la Encuesta de Calidad e Impacto Gubernamental (Cuartoscuro/Archivo)

Para el 89.3 por ciento de la población capitalina, la corrupción es una práctica muy frecuente entre los policías. Se trata de una percepción ligeramente mayor que a nivel nacional, que es de 88.3 por ciento. Además, los capitalinos consideran que por debajo de los policías, los partidos políticos son los que tienen las prácticas de corrupción más extendidas; así lo perciben 88.9 por ciento de los mayores de 19 años que viven en la Ciudad de México.

De acuerdo con la Encuesta de Calidad e Impacto Gubernamental (ENCIG) del Instituto Nacional de Estadística y  Geografía  (Inegi), entre los entes que más percepción de corrupción tienen siguen el Ministerio Público, la Cámara de Diputados y Senadores y en quinto lugar los jueces y magistrados, con 86.6, 83.1 y 79.3 por ciento, respectivamente. 

Fernando Nieto, especialista en temas de administración pública y corrupción del gobierno,  explicó a La Silla Rota que las cifras del ENCIG muestran que la corrupción no se acaba por decreto y en ese sentido la percepción y la experiencia que se vive al respecto, sigue siendo alta. "(La encuesta) refleja que las políticas que se están implementando aún no tienen resultados o que no están siendo efectivas, subrayó.

LA INSEGURIDAD, EL MAYOR PROBLEMA

El ejercicio estadístico, cuyos resultados más recientes son del 2019 y el cual se realiza cada dos años, reveló que para el 80.6 por ciento de la población mayor de 18 años, el problema más importante que aqueja a la ciudad es la inseguridad; después le sigue la corrupción, con 51.3 por ciento; el desempleo, con 35.6 por ciento; la pobreza con 28.3 por ciento, y el mal desempeño del gobierno, con 24.8 por ciento.

La encuesta también arrojó que de cada 100 mil habitantes, 20 mil 690 que tuvieron contacto con un servidor público experimentó al menos un acto de corrupción, mientras que a nivel nacional fue menor, con 15 mil 732.

La cifra aumentó al medirse el índice de trámites en los que la población tuvo contacto con algún servidor público y 47 mil 834 por cada 100 mil habitantes experimentaron por lo menos un acto de corrupción, mientras que a nivel nacional fueron 30 mil 546 por cada 100 mil habitantes.

MALAS NOTICIAS

“Los datos son importantes porque la encuesta lo que mide no sólo es la percepción de corrupción sino la experiencia como tal de corrupción y mientras que la percepción ha cambiado ligeramente -aunque sigue altísima-, la experiencia de corrupción a nivel nacional no ha cambiado y en la Ciudad de México tampoco. Sigue siendo alta, por encima de la media nacional. Entonces en términos generales tenemos malas noticias porque no solamente la percepción no ha menguado, sino que también la experiencia como tal. La tasa de personas que se enfrentan a la corrupción sigue ahí”. 

-¿Es igual con el nuevo gobierno capitalino?

-No ha cambiado ni la prevalencia ni la incidencia de corrupción. Se ha mantenido más o menos igual, las personas que se convierten en víctimas de esta corrupción así como el volumen de nuevos actos de corrupción. No ha cambiado y refleja que las políticas que se están implementando aún no tienen resultados o que no están siendo efectivas. 

LOS POLICÍAS, FOCO DE CORRUPCIÓN

Los policías siempre salen en las encuestas como los que tienen las prácticas más corruptas, afirmó el investigador de El Colegio de México. Explicó que en la capital hay tres ámbitos en los cuales existen altos niveles de corrupción administrativa y burocrática, la que es cotidiana y no la de los grandes delincuentes de cuello blanco.

“Sabemos que existe en primer lugar entre los policías y en la autoridad de seguridad pública, es el área de foco, el área de corrupción no solo en las encuestas. Hay mucha evidencia anecdótica, la cantidad de contactos de los cuales sabe la gente que le van a pedir un soborno o sabe que será amenazada".

“La segunda son las alcaldías que en realidad es un conjunto de trámites amplios, pero son las verificaciones administrativas; los inspectores van a los negocios para revisar si están en orden, de acuerdo con protección civil o si están protegiendo a fumadores, y ahí sabemos que hay altos índices de corrupción. El tercero son las instituciones de propiedad, las construcciones, y ahí hay un problemón”, añadió.

INSTITUCIONES PÚBLICAS SIN CREDIBILIDAD

También las encuestas arrojan que las instituciones en las que se tiene la menor confianza son las percibidas como las que tienen prácticas más corruptas, dijo Nieto.

“No solo hablando de confianza y corrupción, esta relación no solo atañe a las autoridades administrativas, sino también a las políticas, donde más se percibe la corrupción política. Tienden a ser instituciones como los diputados, los partidos, ellos son los de menor confianza. Es una relación inversa entre confianza y corrupción.

EL TIEMPO PARA JUSTIFICAR SE ACABA

Aunque los procesos para acabar con la corrupción pueden ser de largo plazo, eso no significa que no debería haber resultados, ya, consideró el académico. 

“Ante el problemón en que estamos metidos quizá se entiende que los resultados no se han decantado, pero el tiempo para justificar eso se está acabando. Lo que tendríamos que estar pensando es hasta dónde se están logrando los resultados. Lo que quisiéramos ver es que la tasa de victimización de corrupción es la que cae y no solo las percepciones, y ahí los datos no son muy halagüeños para el gobierno de Claudia Sheinbaum.

“También nos arroja áreas en las cuales debemos concentrarnos, como son la propiedad y construcción, las cuestiones de alcaldías y de la seguridad pública. Sabemos a dónde apuntar las baterías. Eso es el futuro. Hasta ahora las noticias no son las mejores y las cosas no han cambiado sustancialmente en la Ciudad de México”, concluyó.

(Sharira Abundez)