METRÓPOLI

Baja afluencia en Xochimilco tras muerte de turista

Los remeros aseguran que lo que pasó con “Chema” ahuyentó la clientela; aunque hay turistas que llegan desde Sinaloa, La Paz, Estados Unidos y hasta la India

  • ANTONIO NIETO
  • 07/09/2019
  • 20:00 hrs
  • Escuchar
Baja afluencia en Xochimilco tras muerte de turista
Baja afluencia en Xochimilco tras muerte de turista (Foto Especial)

Han pasado cinco días desde que “Chema” murió ahogado durante un paseo en las trajineras de Xochimilco y el accidente sigue estando en boca de todos.

Visitantes, remeros, autoridades y hasta los comerciantes de los embarcaderos siguen intercambiando opiniones, lamentando el hecho o mostrando su enojo por, según afirman, lo mal “parado” que quedó el tradicional negocio de las trajineras.

Es viernes por la tarde, a casi 30 grados de temperatura y aunque los remeros aseguran que lo que pasó con “Chema” ahuyentó la clientela; aunque aún hay turistas que llegan desde Sinaloa, La Paz, Estados Unidos y hasta la India.

“Sí supimos de lo que pasó (con ‘Chema’) pero ya teníamos planeado venir, somos de La Paz, Baja California; lo único que dijimos es que íbamos a tomar (alcohol) con responsabilidad, porque fue eso lo que pasó, una irresponsabilidad del muchacho, lamentablemente”, expresó Pedro, un visitante.

José Luis Saldivar, director de Turismo de la Alcaldía de Xochimilco fue más duro: “fue una conducta temeraria (de ‘Chema’) algo súbito, estaba en estado etílico”, y se desmarcó de los cuestionamientos sobre si el accidente pudo haberse evitado.

José Manuel “Chema”, originario de Santa María Nenetzintla, Puebla, se divertía con sus amigos a bordo de una trajinera del embarcadero El Salitre, pero en el trayecto él y otros jóvenes decidieron pasarse a otra trajinera en movimiento.

Chema” cayó al canal en el intento y de acuerdo con las investigaciones de la Procuraduría, se enredó en unos lirios y fue inmovilizado por los residuos subacuáticos -similares al lodo- de la trajinera a la que pretendía llegar, por lo cual falleció ahogado.

Todo fue cuestión de segundos y una muchacha captó con la cámara de su teléfono el momento en que “Chema” pareció ser absorbido por el agua, sin que ni si quiera tuviese oportunidad de nadar por su vida.

José Luis Saldivar, director de Turismo de la Alcaldía, aseguró que cerca de la traijinera donde iba el poblano de 20 años de edad había una lancha con personal de vigilancia, pero que no pudo hacer nada, lo mismo que un par de remeros que se arrojaron al agua para rescatarlo.

Es el segundo visitante que fallece ahogado en lo que va del año y es hasta ahora que autoridades capitalinas deciden tomar cartas en el asunto: 150 personas estarán a cargo de supervisar que los paseantes no se excedan en el consumo de alcohol.

“No serán obligatorios los chalecos, será una botella de alcohol por trajinera y 3 cervezas por persona, pero tampoco vamos a revisar mochilas ni vamos a estar molestando a la gente, se les va a invitar a que no se exceden, debemos confiar en la gente”, adelantó Saldivar al anunciar el arranque del programa Más diversión Menos Alcohol Igual a Ambiente Seguro.

Pero para los remeros todo se reduce a lo siguiente: caer al canal junto a una trajinera en movimiento es mortal, como pasó con “Chema”.

“Cuando una trajinera está en movimiento, el remo saca un poco de lodo y éste se va pegando a la parte de abajo de la trajinera, se forma como una capa espesa donde si uno cae cerca pues se le va a dificultar nadar, más si está uno borracho”, sentenció Omar.

Su mayor temor es que la gente no quiera acudir a las trajineras por todo lo que causó la muerte de “Chema” y la atención mediática que desató.

“Tenemos que llevar el pan a la mesa”, dijo Omar, más molesto que otra cosa, mientras Eduardo Hernández, representante de concesionarios de trajineras advirtió: “a ver si se cumple con lo que dispuso la Alcaldía, eso del alcohol y los chalecos; no creo, Andrés Manuel López Obrador prometio acabar con la corrupción y nada”.

Serán máximo 18 personas por trajinera, de no querer usar chaleco, el paseante deberá firmar una carta responsiva; se prohibirá brincar, sacar los pies y permanecer en la parte trasera o delantera de la canoa, entre otras nuevas disposiciones que no tendrán sanciones. “Si no cumplen, se les invitará nada más a que se retiren”, aclaró José Luis Saldivar, director de Turismo de Xochimilco.

La pregunta que todos se hacen es si con eso será suficiente, si realmente habrá control sobre la cantidad de alcohol que se consume a bordo, si, como reiteró Saldivar, la gente dejará de ser “temeraria”.

 

rgg