METRÓPOLI

Así son los abusos policiacos en la CDMX

En los primeros cinco meses de 2019 se reportaron 450 delitos por abusos de uniformados; en 2018 fueron 810

  • ANTONIO NIETO
  • 09/06/2019
  • 19:16 hrs
  • Escuchar
Así son los abusos policiacos en la CDMX
En los primeros cinco meses de 2019 se reportaron 450 delitos por abusos de uniformados; en 2018 fueron 810

Hasta mayo de este año se habían denunciado mil 415 delitos cometidos por servidores públicos, de acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, 450 por abuso de autoridad.

En 2018 se registraron 2 mil 960 delitos cometidos por servidores públicos, 810 por abuso de autoridad.

Estas son tres historias de abuso.

Hugo se dirigía a su casa en la colonia Niños Héroes de Chapultepec, alcaldía de Benito Juárez cuando fue interceptado y golpeado por policías preventivos, según consta en la carpeta FBJ/BJ-2/UI-3C/D/907/05-2019.

Iba caminando cerca del Metro Villa de Cortés y me paran para una supuesta revisión de rutina; yo les digo que eso no se puede, que me dejen en paz, no iba en estado de ebriedad, me impiden el paso y un policía me pega y mete su mano en mi chamarra, yo me eché a correr hacia mi casa

“En la esquina de Romero y Castilla me alcanza el policía y al derribarme choca  contra el espejo retrovisor de un carro y lo tira; luego llegaron más policías y me siguieron pegando; me esposan, me toman fotografías y hasta se burlaron de mí: ‘abre el ojo’, porque yo lo tenía ya súper inflamado”, relató la víctima.

Hugo fue imputado por supuesto robo de autopartes, pese a que la dueña del automóvil no quería levantar cargos porque era vecina y conocida del joven, egresado de la carrera de Ciencias Políticas de la FES Acatlán.

“Me presento a estas oficinas a efecto de acreditar la propiedad de mi vehículo y solicitar la devolución del mismo, así como el espejo lateral derecho que me entero fue llevado a la bodega de evidencias”.

“Por lo que en este acto no es mi deseo formular denuncia alguna por el robo cometido en mi agravio y en contra de quien dijo llamarse Hugo A., en virtud de que los hechos no me constan”, se lee en la declaración de la afectada.

Pese a esto, Hugo fue señalado por los policías y pasó 48 horas detenido, así como un día en prisión, hasta que se determinó que su proceso por robo de autopartes seguiría en libertad.

Inclusive, los uniformados de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) asentaron en su informe que vecinos de la colonia intentaron evitar el arresto de Hugo, pero videos en poder de La Silla Rota dan cuenta de que el único que salió a defenderlo fue su hermano.

 

“Lo único que quiero es justicia, que estas cosas no vuelvan a pasar”, expresó Hugo en entrevista.

Aunque el delito que se le imputa es considerado no grave, el joven y su familia hicieron gastos para contratar un abogado, además de medicamentos para el dolor que necesitarán luego de la golpiza.

Hasta ahora, cinco elementos de la SSC están bajo investigación interna por estos hechos.

Otros casos: por circular “por la banqueta”

Aunque estaba con el motor apagado, cuando un joven introducía su motoneta a una unidad habitacional en el Centro, policías preventivos la robaron con el pretexto de llevarla al “corralón”.

Era la madrugada del 24 de mayo pasado. Sobre Luis Moya, Salvador, de 28 años de edad, pretendía meter su Italika a la unidad donde vivía con su novia.

Sin embargo, dos policías abordo de la patrulla MX638-C1 lo abordaron. No estaban autorizados para infraccionarlo, ya que no son agentes de Tránsito, pero aun así le dijeron que tenía que llevar la moto al depósito vehicular.

“La traes circulando sobre la banqueta y eso es una multota”, le advirtieron a Salvador, consta en el expediente FCH/CUH-6/UI-2S/D/966/04-2019.

El muchacho se negó a entregar su vehículo y, acorde con su declaración, más patrullas llegaron al sitio. Los uniformados lo golpearon y finalmente se llevaron la motoneta.

No fue encontrada en ningún corralón.

Otro caso tuvo lugar en abril pasado, en Santa Fe.

“Retírese. No intente seguirnos porque estamos armados”, advirtió un policía a Gustavo, luego de una supuesta inspección de rutina sobre Avenida Vasco de Quiroga.

El joven obedeció y se quedó quieto dentro de su automóvil convertible. Cuando vio alejarse la camioneta Jeep Patriot de los policías, estiró el brazo para abrir la guantera: su Rólex Oyster Perpetual y 4 mil pesos en efectivo habían sido robados.

De acuerdo con la carpeta AOB/UI-3S/D/1601/04-2019, los uniformados de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) le marcaron el alto minutos antes, en el cruce con Paseo de los Tamarindos.

Le dijeron que era una revisión rutinaria, pero al final no lo fue

Gustavo, CEO de una empresa de consultoría médica declaró ante el Ministerio Público que eran dos oficiales los que le pidieron descender de su Mazda MX5, luego le revisaron los bolsillos supuestamente en busca de un arma de fuego.

Cuando ocurría eso, otro policía al parecer sustrajo de la guantera el reloj y su billetera, donde llevaba los 4 mil pesos.

La Procuraduría local abrió la investigación por robo y abuso de autoridad, delito que es castigado no solo con la remoción del cargo, sino de uno a 9 años de cárcel, conforme al Artículo 215 del Código Penal. 

De 2010 a 2018, poco más de 13 mil policías preventivos fueron destituidos de sus cargos por alguna irregularidad en su desempeño.