METRÓPOLI

Así despojan tierras en el Ajusco

Hace un año y medio comenzó el despojo del ejido colonia Héroes 1910 que pertenece al pueblo de San Andrés Totoltepec

  • SHARENII GUZMÁN
  • 10/07/2019
  • 19:40 hrs
  • Escuchar
Así despojan tierras en el Ajusco
Ejido de Héroes 1910 (Especial)

El Ajusco cada vez va perdiendo su valor ambiental para volverse en zona habitacional, así lo considera un grupo de 93 ejidatarios al que fue les despojadas sus tierras ubicadas en suelo de conservación con una superficie de 988 hectáreas. 

Este es el caso del ejido colonia Héroes 1910 que pertenece al pueblo de San Andrés Totoltepec en la alcaldía de Tlalpan. Sus representantes acusan que hace un año y medio comenzó el despojo de manera individual por parte de un grupo de personas ajenas a su núcleo. 

El ejidatario Sergio Sandoval aseguró que este grupo presuntamente coludido con autoridades de la delegación Ciudad de México de la Procuraduría Agraria se ha apoderado bajo engaños, amenazas y agresiones de estas tierras para venderlas a particulares, quienes sin un cuidado ambiental las han fincado. 

Debido al despojo, la comisión de ejidatarios ha emprendido una lucha legal para poder recuperar sus tierras y frenar de esta manera la invasión que pone en riesgo al suelo de conservación de esta zona en el Ajusco. También han interpuesto recursos a la Dirección de Quejas y Demandas de la Procuraduría Agraria, situación que ya revisa la Contraloría de dicha dependencia. 

LA HISTORIA DEL DESPOJO 

Por resolución presidencial el ejido colonia Héroes 1910 data del año 1951 y fue dividido primero en 5.2 hectáreas, y después se adquirieron 988 en la zona del Ajusco entre el Xitle 2 y Pico del Águila.

En 2014, los representantes del comisariado ejidal permitieron que se integrara Saúl Camarillo Gutiérrez, quien se acercó a ellos y comenzó a apoyarlos en algunos trámites y gestiones. 

Sin embargo, el 31 de julio de 2016 en una asamblea, donde Saúl Camarillo presentó documentos falsos, dijo Sandoval, se eligió presidente del comisariado ejidal, elección que fue impugnada ante el Tribunal Agrario y hasta hoy no ha sido resuelta, aunque los ejidatarios esperan que esta semana se emita el fallo de nulidad. 

“Las intenciones del despojo comenzaron una vez que Saúl Camarillo Gutiérrez se empoderó dentro del núcleo ejidal, incluso también trató de despojar a otras familias de sus terrenos”, indicó Sandoval.

Luego del fallecimiento de Saúl Camarillo el 27 de noviembre de 2018, asumió la titularidad del comisariado suplente Margarito Espinoza Romero, originario del pueblo y cercano al hermano de Saúl, Felipe Caramillo Gutiérrez. 

Al momento, señaló Sandoval que los ejidatarios han sido despojados con el uso de violencia y amenazas, de siete propiedades con más de 95 mil metros cuadrados.

“El principal despojo es el de 5 hectáreas del ejido colonia Héroes 2010 con un valor de 58 millones 300 mil pesos y de la Casa Ejidal de ese mismo ejido con una superficie de 250 metros cuadrados con un valor de 3 millones de pesos”, agregó.  

Sandoval apuntó que los hermanos Camarillo, en su momento, fueron apoyados para apoderarse del comisariado ejidal por ex delegados de la Procuraduría Agraria en la Ciudad de México. 

Aunado a ello, los ejidatarios interpusieron una demanda penal, así como quejas en dicha dependencia contra Federico Becerra Pedrote, subdelegado Jurídico de la delegación de la Procuraduría Agraria en la Ciudad de México y el abogado adscrito a la misma delegación, José Manuel Luna Encinas.

EL MODUS OPERANDI 

Sandoval refirió que los ejidatarios han sido despojados por medio del comisariado ejidal donde su presidente, aliado de Felipe Caramillo Gutiérrez, logra acuerdos en asambleas para quitar las tierras a los propietarios legítimos. 

“Inventa pretextos de que se robaron dinero, que no asisten a las faenas, que no han cooperado al ejido. Con un sin fin de situaciones han buscado desacreditar a los compañeros para después despojarlos de sus ejidos”.

Señaló que luego de despojar las tierras a través de los acuerdos en las asambleas entregan constancias nuevas donde les indican que ya no son los dueños. 

“Esto sin tomar en cuenta que ya hay constancias anteriores y luego lo que hacen es asustar a los compañeros, quienes por miedo ya no asisten a las reuniones y eso los hace presa fácil del despojo”.

Debido a que los propietarios originales tienen documentos que avalan la posesión han interpuesto nueve denuncias. 

“La gente ya no está dentro de sus predios, iban a trabajarlos, pero ahorita ya no tienen acceso, porque ya están otras personas que desconocemos quienes son”. 

Parte del problema, expresó es que en los terrenos que han sido despojados se han realizado construcciones con cemento y han violentado la reserva ecológica. 

“Los terrenos que han sido tomados a la fuerza los han vendido. Es una cuestión de contubernio con la gente que compra, pues ya no se aparece el dueño, y en el momento que entra gente ajena afecta al ejido, porque ha empezado el tráfico de tierras y la venta indiscriminada”.

fmma