METRÓPOLI

Alianza “Va Por México” podría perder 2024; líderes del PAN llaman a no confiarse

Los expresidentes del PAN y hoy senadores, Damián Zepeda y Gustavo Madero coinciden en la necesidad de replantear el trabajo de su partido y no confiarse

  • INGRID SÁNCHEZ
  • 12/06/2021
  • 18:51 hrs
  • Escuchar
Alianza “Va Por México” podría perder 2024; líderes del PAN llaman a no confiarse
Alianza Va por México (Cuartoscuro / Archivo)

Los expresidentes del Partido Acción Nacional (PAN) y hoy senadores, Damián Zepeda y Gustavo Madero, coinciden en la necesidad de replantear el trabajo de su partido, de cara a las elecciones federales de 2024, pues coinciden en que los resultados de las elecciones intermedias del domingo pasado no son para confiarse.

De acuerdo con Gustavo Madero, incluso, de no enmendar el rumbo, se corre el riesgo de perder la elección presidencial de 2024. "Yo creo que hoy estamos más lejos de ganar la presidencia de la República en el 2024 que un mes antes de las elecciones", dijo.

La situación es preocupante para el expresidente del PAN y, aunque no cuestiona la alianza en sí misma, reitera la necesidad de que su partido se replantee sus estrategias y propuestas sobre la base de un análisis más cercano a la realidad.

Según el análisis que hace el también senador, Morena arrasó en las elecciones a las gubernaturas y, en lo general, no se afectó su posición en el Congreso pues tampoco en 2018 alcanzaron la mayoría calificada y de todas maneras lograron que pasaran las reformas constitucionales impulsadas desde el ejecutivo federal.

"¿Qué festejamos? ¿Qué perdió la mayoría calificada? La mayoría calificada no la habían ganado hace tres años. La construyeron después con la sobrerrepresentación que el INE y el tribunal ya le quitaron, con las adhesiones que obtuvo Morena post elecciones sumando a tránsfugas diputados del PAN, del PRI y del PRD que habían ganado y que se fueron a Morena y con todo el Partido Verde Ecologista de México", señala Madero.

En contraparte, los votos que la Alianza Va Por México obtuvo, estarían más relacionados con la ingeniería y operación electoral que con el trabajo de convencimiento de los votantes. La opinión la comparte el también expresidente panista Damián Zepeda, quien se mostró preocupado porque el partido corrija el rumbo.

"Si creen que todo salió de maravilla, entonces nada se va a corregir y si nada se corrige, vamos a volver a perder. Es evidente que no hubo un buen resultado en la pasada elección", critica Zepeda.

El senador señala que se trató de una elección muy difícil en la que perdieron en 13 de 15 elecciones a la gubernatura. "Fue dolorosísima esa elección. Y si Morena gana 12 de esos 15, por supuesto que ganó. No nos quita nada, nos fortalece reconocerlo para ver qué pasó y corregir rumbo", afirma Zepeda.

En las gubernaturas justamente estaría el mayor triunfo de Morena pues con el resultado del 6 de junio y sumando los estados que ya eran gobernados por los guindas, el partido tendrá más de la mitad del país.

Zepeda también coincide con Madero en que es un error festejar que Morena haya perdido la mayoría calificada pues no la ganó en 2018 ni siquiera cuando estuvo AMLO en la boleta electoral.

"¿Cómo le hizo (Morena) para aprobar las reformas más dañinas que aprobó? La respuesta está en la oposición. Convenció en el mejor de los casos y dobló en el peor de los casos a la oposición", afirma el senador y reitera la necesidad de analizar la situación con mayor objetividad.

Además, señala Zepeda, es necesario que se garantice la congruencia de la militancia panista y que no se doblegue ante los planteamientos de Morena.

Otro de los engaños que Gustavo Madero cuestiona, es el planteamiento de la Alianza Va Por México de que Morena pasó de obtener 30 millones de votos en 2018 a tener 23 millones en 2021; el senador puntualiza que los 30 millones de votos fueron un logro de Andrés Manuel López Obrador, mientras que la alianza Juntos Haremos Historia obtuvo 23 millones de votos, por lo que si se pudiera hablar de una disminución en los votos se debería más a que se trató de elecciones intermedias en las que por lo general hay menos votos.

Madero reconoce que la Alianza fue buena para el partido y recalca que no tiene intenciones de oponerse a Marko Cortés, presidente del partido, o a sus intenciones de reelección.

Por su parte, Zepeda afirma que ha buscado que el tono de sus críticas sean constructivas porque no tiene interés en generar conflictos a lo interno del partido sino dejar de polarizar a la sociedad para que se construya un proyecto partidario que sea alternativa para los votantes.

El objetivo, señala Madero, es que el panismo logre construir una propuesta socialdemócrata al estilo europeo o nórdico y atender a los problemas que ha buscado atender el presidente pero no con métodos "disfuncionales, trasnochadas, ineficientes y populistas" sino con mayor involucramiento de la ciudadanía y respeto al Estado de derecho.

Madero apunta que la valoración del panismo para hacer una alianza con el PRI tuvo en consideración la estructura, el aparato y los comités territoriales más que con la imagen.

"Mucho del voto que obtuvimos fue con reticencia de 'voy a votar por ustedes pero no crean que es por ustedes sino para que no sigan avanzando aquellos otros'. Lo que nos falta es construir una propuesta, un proyecto propio, cautivador, motivador que no tenemos.

“No tenemos la narrativa, más que la narrativa Anti-López la narrativa del miedo, del odio y la polarización, necesitamos la narrativa de la propuesta, del convencimiento, del encantamiento y del carisma. Morena avanzó en el proyecto rumbo a la renovación de la presidencia de 2024 y nosotros retrocedimos", afirma Madero.

fmma