METRÓPOLI

ALDF “desapareció” gastos sobre la reconstrucción: Congreso CDMX

Desaparecieron documentos –según el Congreso de la Ciudad de México– con información por 15 mil 800 millones de pesos del erario

  • RODRIGO GUTIÉRREZ GONZÁLEZ
  • 12/06/2019
  • 16:03 hrs
  • Escuchar
ALDF “desapareció” gastos sobre la reconstrucción: Congreso CDMX
ALDF “desapareció” gastos sobre la reconstrucción: Congreso CDMX

La extinta Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) “desapareció” documentos sobre los gastos presupuestales de la reconstrucción, así como por otros rubros, asegura el ahora Congreso de la Ciudad de México.

En una solicitud de información fue solicitado al Congreso capitalino la documentación sobre los recursos contemplados en los artículos 13 y 14 del “Decreto del Presupuesto de Egresos 2018”, autorizado por la ALDF.

La respuesta fue: “este Órgano Colegiado no recibió archivo físico ni electrónico de la información generada o recibida durante la VII Legislatura de la Asamblea Legislativa, en el proceso de transición a este Congreso de la Ciudad de México”.

Los artículos 13 y 14 referidos en la solicitud de información son sobre dos enormes montos millonarios que la extinta ALDF aprobó para el 2018.

El primero es de 7 mil 28 millones de pesos para el “Fortalecimiento de Acciones en las Dependencias, Órganos Desconcentrados, Delegaciones, Entidades y Órganos Autónomos y de Gobierno”.

Mientras que el segundo es sobre 8 mil 772 millones de pesos destinados para la reconstrucción de la Ciudad de México tras el sismo del 19 de septiembre del 2017.

Es decir, desaparecieron documentos –según el Congreso de la Ciudad de México– con información por 15 mil 800 millones de pesos del erario.

Cabe mencionar que a principios del año pasado los diputados Leonel Luna Estrada y Mauricio Toledo, del PRD, así como Jorge Romero, del PAN, fueron acusados de presuntamente desviar los recursos para la reconstrucción.

Esto debido a que los tres legisladores tenían la responsabilidad de vigilar y aplicar dicho dinero.

El ruido comenzó cuando Ricardo Becerra, quien fuera consejero de la reconstrucción, así como Mauricio Merino y Katia D'Artigues, integrantes de la Comisión para la Reconstrucción renunciaron a sus puestos.

La razón de su dimisión era el rechazo a la forma en que los diputados locales usarían el presupuesto en materia de reconstrucción.

A esto le fue sumado que la organización civil Nosotrxs dio a conocer una serie de documentos que evidencian la asignación de al menos 5 mil 301 millones de pesos, proveniente presuntamente del Fondo de Reconstrucción, a las delegaciones capitalinas (hoy alcaldías) destinadas a actividades y adquisiciones no relacionadas con la reconstrucción.

Por ejemplo, la Benito Juárez solicito´ 150 millones para poda, mantenimiento y restitución de áreas verdes; Coyoacán solicito´ 159.27 millones para la adquisición de tabletas electrónicas para estudiantes de nivel básico y otros 100 millones para útiles escolares.

En tanto, Álvaro Obregón solicito´ 150 millones para imagen urbana; Cuauhtémoc solicito´ 45 millones en equipamiento de diversas áreas; e Iztapalapa solicito´ 100 millones para juguetes para el día del niño y obsequios para el día de las madres.

Los legisladores se defendieron asegurando que ellos no tienen dicha facultad. Sin embargo, tras los señalamientos modificaron la ley, respaldados por el entonces jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, para que el dinero fuera administrado por la Secretaría de Finanzas capitalina y la extinta ALDF se encargara únicamente de vigilar que el dinero se ejerza de manera correcta.

Ente la respuesta del Congreso de la Ciudad de México por la “desaparición” de documentos, se interpuso un recurso de revisión al Instituto de Transparencia, Acceso a la Información Pública, Protección de Datos Personales y Rendición de Cuentas de la Ciudad de México (Infodf).

Este órgano determinó que el Congreso de la Ciudad de México no realizó una búsqueda exhaustiva pues omitió indagar en el Archivo Histórico Administrativo y el Archivo Histórico del Proceso Parlamentario.

Por ello, Infodf ordenó a emitir una nueva respuesta y, de volver a argumentar la “desaparición” de documentos, expedir una resolución fundada y motivada que declare la inexistencia de lo solicitado.