ESTADOS

“Me dijeron que no me arrimara a Tonalá, que la habían cag...do": rapero QBA

Christian Omar N. cuenta su testimonio ante el juez de Control por el homicidio de los tres estudiantes de cine en Tonalá

  • REDACCIÓN
  • 30/04/2018
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
“Me dijeron que no me arrimara a Tonalá, que la habían cag...do: rapero QBA
QBA se convirtió en sicario del CJNG (Foto tomada de la web)

En su declaración ante el juez de Control, el rapero conocido como QBA, Christian Omar N., relató cómo entró a formar parte del Cártel de Jalisco Nueva Generación y cómo se equivocaron al asesinar a los tres estudiantes de cine.

Héctor De Mauleón da cuenta en su columna para El Universal, publicada este lunes cómo se contrata a un sicario.

Christian Omar N. primero ingresó a trabajar a un taller, con un conocido al que apodaban “El Cochi”. Después, le ofreció 3 mil pesos para ‘otro jale’.

“El Cochi me ofreció de mil 500 a dos mil pesos por la chamba en el taller y aparte me dijo que me pagaría 3 mil pesos a la semana por otro jale”, escribe De Mauleón el tesimonio de QBA.

En la declaración del detenido, da cuenta de cómo ve por primera vez cómo ‘pozolean’ a tres sujetos.

TAMBIÉN PUEDES LEER: Las últimas horas de los estudiantes de cine de Jalisco desaparecidos

Describe que un día los encargados de la plaza en Tonalá mataron a tres ladrones que no tenían autorización de robar, por parte del cártel.

“El Cochi me dijo que ya había visto cómo se mataba a un cabrón, que esto es lo que hacían ellos, y que en su momento yo iba a hacer lo mismo, que yo iba a ser un sicario”, cuenta a las autoridades.

Ese mismo día, el joven de 24 años de edad y padre de un menor fue con estas personas a una casa donde disolvían a las víctimas.

A los tres sujetos que acababan de asesinar los metieron desnudos a un tambo y les vaciaron un líquido transparente con un olor muy fuerte.

“El Cochi me ordenó asomarme en el tinaco. Vi que estaba uno de los morros que habíamos matado en el taller. También estaba desnudo, me dijo que agarrara el cadáver del otro morro y lo aventamos de cabeza ahí mismo”, recuerda el rapero.

Los tambos fueron sellados con cinta adhesiva para que el químico hiciera su trabajo. El olor que despedían era como a animal muerto, según relata el joven.

Christian Omar N. no puede olvidar cómo después fueron en una camioneta a tirar un líquido café, lo que quedó de los cuerpos de los tres ladrones.

“Salieron como siete botes de líquido café con un olor a animal muerto, espeso. De esos no quedó ni un hueso, todo se hizo líquido”, menciona.

Después de eso, continuó con su trabajo en el taller, al mismo tiempo que con su música y sus actividades como sicario.

La madrugada del 20 de marzo recibió una llamada, tenía que pozolear, escribe De Mauleón.

QBA se despidió de su pareja, porque iría a pintar un carro en el taller de El Cochi. Al llegar al lugar, había igual, tres cuerpos desnudos boca arriba, en fila.

Dos de ellos tenían marcas de soga en el cuello y en las muñecas. El tercero, uno robusto con barba rojiza estaba golpeado en su rostro y cuerpo, con una herida en la pierna izquierda.

“No tenían signos, no respiraba. Metimos dos cuerpos en un tinaco y el tercero, de barba abundante, como rojiza, lo metimos a otro”, detalla el rapero al juez.

Vertieron el ácido en los tinacos, los taparon con cinta y trapearon el suelo con cloro, para disimular el olor de los cadáveres desintegrándose.

Christian Omar N. terminó su trabajo esa noche. Sus empleadores le dijeron que lo contactarían después para pagarle ‘el jale’. Más tarde recibió una llamada, le advirtieron que no se parara en Tonalá por algunos días, que "la habían cagado".

“Comencé a ver en las noticias, para ver qué era lo que había pasado y vi que habían desaparecido tres estudiantes, que los habían ‘levantado’ y al momento en que pasaron las fotos de los desaparecidos, me di cuenta de que se trataba de los cadáveres que ayudé a pozolear”, se dirige al juez.

QBA recibió días más tarde el pago de su trabajo. Se fue con su esposa y su hijo a la playa de Guayabitos, porque la zona "estaba caliente", en Tonalá.

Mientras, las familias de Javier Salomón Aceves Gastélum, Daniel Díaz García y Marco García Ávalos los buscaban desesperadamente. No sabía que esa misma madrugada habían sido disueltos en ácido por el rapero y otros integrantes del CJNG.

mvf