CASO MARCO ANTONIO

Sin capacitación en protocolos, policías de la CDMX: ex ombudsman

De acuerdo a Luis González Placencia, los policías de la SSP no han recibido capacitación para aplicar el protocolo de detención de adolescentes
Sin capacitación en protocolos, policías de la CDMX: ex ombudsmanLuis González Placencia, exombudsman, opina sobre la detención de Marco Antonio (Especial)

El ex presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Luis González Placencia consideró que en caso de existir un protocolo de detención para adolescentes, es evidente que en el caso de Marco Antonio Sánchez los policías de la Secretaría de Seguridad Pública no han recibido capacitación para aplicarlo.

LEE TAMBIÉN: Marco Antonio pudo ser obligado a consumir burundanga


"Sí existen estos protocolos, no sé si están funcionando ya, pero están relacionados con la nueva ley del sistema penal para adolescentes que es nacional. Sin embargo, lo que está claro desde hace mucho es que la policía no ha recibido capacitación en materia de detención de jóvenes y una cosa que es fundamental es que la Convención de los derechos del Niño señala que cuando hay una detención de alguien que por su apariencia pueda parecer adolescente, hay que presumir que se encuentra un adolescente", González Placencia analizó así la detención del joven Marco Antonio Sánchez Flores, de 17 años de edad, que desapareció durante cinco días luego de ser detenido por policías de la Ciudad de México.

El ex ombudsman señaló que los elementos policiacos han dicho que pensaban que era mayor de edad, pero eso viola esta presunción. Lo que implica es que si había una persona que lo acusara, la detención tendría que haber ocurrido en flagrancia, no había habido ninguna razón para buscar a la persona como argumentan; "al no existir la persona la detención se convierte en arbitraria", explicó.

La Silla Rota halló en la página titulada Protocolos de actuación policial, perteneciente a la Secretaria de Seguridad Pública (SSP), el "Protocolo de actuación policial de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal para la detención de adolescentes en conflicto con la ley", publicado el 25 de julio del 2013 en la Gaceta Oficial del Distrito Federal.

Se trata de uno de los documentos citados el pasado 1 de febrero por el titular de la SSP, Hiram Almeida Estrada, en reunión con los 140 mandos de la secretaría. El funcionario  ordenó ese día distribuir el protocolo, luego de reconocer que de parte de los elementos que detuvieron a Marco Antonio Sánchez hubo incumplimiento.

De acuerdo con dicho documento, un adolescente comprende entre los 12 y los 18 años, y cuando exista duda de que una persona es adolescente o adulta "se presumirá adolescente y se aplicará este Protocolo, hasta que se pruebe fehacientemente lo contrario".

Entre los considerandos del protocolo se especifica que los adolescentes en conflicto gozan de los mismos derechos que los adultos "pero disfrutan de protección adicional en virtud de disposiciones específicas que, a tal respecto, figuran en los instrumentos internacionales y a recibir un trato que fomente su sentido de la dignidad y de su valor, que tenga en cuenta su edad y que aspire a su reinserción social y familiar".

Otro de los aspectos de la detención que el ex ombudsperson criticó, es que se liberó a Marco Antonio en un sitio distinto a donde se le detuvo.


"En el momento que ellos lo detienen, independientemente de si era legal o ilegal lo suben a la patrulla y asumen de facto la custodia del menor. Entonces no se puede argumentar de ninguna manera que lo dejaron por ahí, libre, porque ellos tenían la responsabilidad, es como si le prestas algo a alguien y te dice ´no sé dónde quedó´. Equivale a que lo hubieran perdido, por eso la importancia de que no exista un parte de la detención, eso hace pensar que fue ilegal".

El tema de la detención también está incluido en el punto IV del mencionado protocolo, y aparece redactado de la siguiente manera:

"Detención es la medida de seguridad que realiza la policía respecto de personas, ya sea para salvaguardarlas o evitar que continúen cometiendo delitos o infracciones y presentarlas ante la autoridad competente".

Otro de los protocolos que el secretario de Seguridad Pública mencionó fue el de Actuación policial de la SSP del DF para la realización de detenciones en el marco del sistema penal acusatorio, y uno de los aspectos incluidos es el de los derechos de los detenidos, entre los cuales está el de poder avisar a sus familiares.

"Tiene derecho a hacer del conocimiento a un familiar o persona que desee, los hechos de su detención y el lugar de custodia en que se halle en cada momento", se lee en el quinto punto del documento aparecido en la Gaceta Oficial de la Ciudad de México del 5 de abril de 2016.

Pero es otro de los aspectos que los policías no cumplieron, observó el especialista en derechos humanos.

"Por otro lado, suponiendo sin conceder que quisieran aplicar el principio de presunción de inocencia y lo dejaron libre, no hay razón para que lo dejen libre en un lugar distinto a donde lo detuvieron y además sin avisarle a nadie que la detención ocurrió. Nadie se enteró de eso, la prueba clara está que en la noche cuando se entera la Secretaría no se entera por el parte policial, sino por las medidas precautorias que emite la CDHDF".

Incluso este incumplimiento es lo que abre la puerta a la posibilidad de que el caso del joven pudiera considerarse desaparición forzada.

"Esto lo debe determinar un juez o la CDHDF porque hay que hacer la investigación para probar pero son tres los elementos: una detención no importa si es arbitraria, que esa detención ocurra a cargo de agentes del estado, estamos hablando en este caso de policías en funciones; y que no se sepa la suerte o paradero de la persona. Aquí es donde puede haber polémica porque pueden decir nosotros no ocultamos, dejamos ir pero por eso es importante el tema de la custodia que ellos tienen sobre el joven".


"Dejarlo ir (joven) equivale a romper la cadena de custodia sobre la persona; una vez que se detiene a la persona, ocultar su paradero, su suerte equivale a tenerlo encerrado en algún lugar sin que nadie sepa o a extraviarlo como parece ocurrir. No sabían ellos mismos dónde está. Eso lo tendrá que determinar una autoridad responsable pero en principio la investigación tiene que calificarse por desaparición forzada".

Además de los protocolos mencionados, Almeida ordenó la distribución del Protocolo de Actuación Policial de la SSP-CDMX para la Preservación del Lugar de los Hechos o del Hallazgo y Cadena de Custodia, cuyo punto XVI específica la Videograbación.

"Fijación en un medio magnético del lugar de los hechos o del hallazgo y de todo lo que se encuentra en el mismo", según el documento publicado en la misma gaceta del 14 de enero de 2015.

Pero de acuerdo con diversas notas periodísticas, los policías no grabaron nada desde su patrulla.

Para González Placencia el caso pudo tratarse de un intento de extorsión de los agentes policíacos contra el estudiante.

"La historia de este joven no es diferente a la de muchos otros jóvenes que sufren extorsión, lo que creo, es especulación mía, es que esto es parte de un patrón de detenciones arbitrarias, no se le da parte porque lo van a soltar al rato, saben que los muchachos toman cerveza, fuman su porro, no sé, y es relativamente fácil asustarlos, subirlos a la patrulla, darles de golpes y sacarles dinero, la forma en que se desarrolló el evento hizo que nos diéramos cuenta", concluyó. 

fmma

LEA TAMBIEN


"No es nuestro hijo", dicen padres de Marco a la PGJ capitalina

Luego de que la Procuraduría capitalina mostrara unos videos donde presuntamente se observa a Marco Antonio "deambular sin golpes", sus padres lo desconocieron










Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información