Todos los días en diversos puntos del país se presentan enfrentamientos armados entre bandas del crimen organizado, las cuales buscan controlar la mayor cantidad posible de municipios. Se trata de una carrera desenfrenada entre decenas de organizaciones, en donde nunca habrá un ganador definitivo, pero aun así estos grupos criminales tienen incentivos para intentar ampliar sus zonas de influencia o al menos conservar las plazas que se encuentran bajo su control.

El control de las plazas se traduce en ingresos para las organizaciones, por ello, es tan importante su control. Por ejemplo, el dominio de las ciudades más pobladas o las de mayores ingresos permite a las organizaciones criminales el acceso a un mercado cautivo de miles de clientes potenciales para productos como drogas, armas, piratería o artículos robados. También a mayor tamaño de las ciudades mayores serán los ingresos por extorsión o secuestros.

A pesar de que la cantidad de habitantes es importante para determinar el valor de una plaza, lo cierto es que no se debe cometer el error de pensar que es la única variable relevante o incluso que es la más importante.

Por ejemplo, Puebla es la cuarta ciudad más poblada del país, sin embargo, hay decenas de plazas que le generan mayores ingresos al crimen organizado que Puebla, como lo sería el puerto de Manzanillo por el cual entra la mayor parte de los precursores químicos que sirven para la elaboración de drogas sintéticas o el municipio de General Helidoro Castillo en Guerrero que lidera la producción de heroína en el país.

Debido a lo anterior, surge la siguiente pregunta que intentaré responder a lo largo del presente artículo: ¿cuáles son los criterios objetivos que debemos utilizar para determinar la importancia de una plaza para el crimen organizado?

La respuesta más sencilla a dicha interrogante es que las plazas más importantes son las que generan mayores ingresos. Sin embargo, esta respuesta tiene dos problemas, el primero es que como los ingresos de las organizaciones criminales no son transparentes, es casi imposible establecer con claridad que municipio representa más ingresos y el segundo es que los ingresos de las organizaciones dependen de muchas variables y hay municipios que cumplen diferentes roles en la obtención de recursos para las organizaciones criminales.

Para facilitar la comprensión de las funciones que cumplen las diferentes plazas en las cadenas de ingresos de las organizaciones criminales en México, decidí agruparlas en cinco categorías a partir de sus características:

1) Puntos fronterizos, que son los municipios que colindan con los Estados Unidos, Guatemala y Belice, mismos que sirven para la entrada y salida al país de drogas y otros productos ilícitos.

2) Otros puntos de entrada y salida de drogas y otros productos ilícitos, como lo serían los municipios en donde están ubicados los principales puertos o aeropuertos. También se pueden incluir a los municipios con franjas de playa donde pueden arribar embarcaciones menores.

3) Zonas de producción o de extracción de recursos, que incluye a los municipios en donde se produce mariguana, heroína, drogas sintéticas, así como en donde se puede extraer de manera ilegal combustible o metales y minerales.

4) Puntos de venta de droga o de operación de mercados ilegales, por lo regular se trata de municipios poblados o corredores turísticos en donde se pueden comercializar productos ilegales. En esta categoría también se deben incluir las zonas en donde funcionan importantes mercados legales que sirven a las organizaciones para el lavado de activos.

5) Puntos de tránsito de droga o de otros productos ilegales, que son las regiones que se encuentran en las principales rutas de la droga o de otros productos ilegales hacía los Estados Unidos.

Cabe destacar que dentro de cada clasificación se admiten grados de importancia y las categorías no son excluyentes en todos los casos. Por ejemplo, puede haber municipios que cumplan con más de una vocación como es el caso de Acapulco, que es a la vez un puerto, tiene un aeropuerto importante y es un centro de ventas por su afluencia turística

Con el objetivo de ser más específico en los grados de importancia que hay dentro de cada categoría, desarrollé una a explicación detalle para cada una de ellas.

1) Puntos fronterizos

Por lo general son las plazas más disputadas por el crimen organizado, debido a que la venta de droga es el mercado más lucrativo en el que participan las organizaciones criminales, ya que dicha actividad tiene una rentabilidad de más del 1000% respecto a su costo de producción y el control de las franjas fronterizas que colindan con los Estados Unidos permiten el acceso al mayor mercado de consumidores del mundo.

Es decir, el control de los mejores puntos de cruce de la droga, se traducen en una mayor cuota del mercado de drogas de los Estados Unidos. Este hecho explica porque ciudades como Juárez, Tijuana, Reynosa, Nuevo Laredo, Matamoros o San Luis Rio Colorado han experimentado, en algunos años, incrementos inusitados en la cantidad de homicidios dolosos derivado del enfrentamiento entre organizaciones criminales.

Solo 62 de los municipios en México se encuentras en las franjas fronterizas del norte y sur del país, de los cuales 37 colindan con los Estados Unidos, 2 con Belice y 23 con Guatemala. Sin embargo, no todos los municipios fronterizos tienen la misma importancia, por lo que podemos agrupar los mismos en al menos cuatro categorías:

· Fronteras de mayor importancia: En este grupo podemos incluir a los municipios con las fronteras de mayor flujo de personas o mercancías hacía los Estados Unidos, como es el caso de Ciudad Juárez, Tijuana, Reynosa, Matamoros y Nuevo Laredo.

· Fronteras de importancia media: Se conforma por municipios que se encuentran en la frontera norte y sur, que tienen al menos una de las siguientes características, la primera es que en su interior hay ciudades de más de 50,000 habitantes, la segunda es que cuentan con un cruce fronterizo concurrido y la tercera es que hay una importante franja de tierra desde donde se pueden coordinar actividades de tráfico. En esta categoría se pueden incluir a los municipios de Mexicali, Tecate, Nogales, San Luis Rio Colorado, General Plutarco Elías Calles, Caborca, Naco, Agua Prieta, Ascensión, Guadalupe, Ojinaga, Acuña, Piedras Negras, Colombia, Miguel Alemán, Camargo, Gustavo Díaz Ordaz y Río Bravo en la frontera norte, así como Othón Blanco (Chetumal), Suchiate, Tuxtla Chico, Ocosingo y Tapachula, en la frontera sur.

· Resto de los municipios de la frontera norte: En este grupo se encuentran el resto de los municipios de la frontera norte como Puerto Peñasco, Altar, Santa Cruz, Sáric, Janos, Práxedis G. Guerrero, Manuel Benavides, Guerrero, Mier y Ocampo.

· Municipios que conforman la frontera sur: Aquí se incluyen a los 20 municipios restantes de la frontera sur de México. Cabe destacar que estos son los municipios de menor importancia para las organizaciones criminales, debido a que, si bien pueden ser el punto de ingreso de drogas y otros productos ilegales a nuestro país, éstos fácilmente pueden ser sustituidos por otros puntos de ingreso, incluso por aquellos que no se encuentran en una frontera, como la amplia franja costera en el sur de México.

2) Puertos, aeropuertos y franjas costeras

Después de las franjas fronterizas, los puertos y en menor medida los aeropuertos, son los principales puntos de entrada y salida de las drogas y otros productos ilícitos. Por ende, el control de los mismos y de los municipios en los que se encuentran ubicados se traducen en importantes ingresos para las organizaciones criminales.

Desde los puertos y aeropuertos las organizaciones criminales envían droga a diferentes puntos de Europa, Asia y Norteamérica. Pero también reciben insumos como precursores químicos, productos de contrabando, armas y dinero.

Entre más tráfico tengan los puertos y aeropuertos mayor es la rentabilidad, no sólo por los volúmenes de drogas o productos que pueden movilizar, sino también porque es más complicado detectar el contrabando. Por ejemplo, en los puertos que reciben un mayor volumen de mercancías, las inspecciones se suelen dar en menos del 10% de los contenedores y pocas veces son a profundidad.

Por ende, los puertos y aeropuertos se pueden clasificar de la siguiente forma:

· Principales puertos y aeropuertos: En este grupo se puede incluir a los aeropuertos de la Ciudad de México, Cancún, Monterrey y Guadalajara, así como a los puertos de Manzanillo, Lázaro Cárdenas, Altamira, Veracruz, Tuxpan, Coatzacoalcos, Salina Cruz y Guaymas.

· Puertos y aeropuertos de tamaño mediano: En este grupo se ubican los aeropuertos de Tijuana, San José del Cabo, Toluca, Puerto Vallarta, Acapulco, Mérida y León, así como los puertos de Acapulco, Ensenada, Topolobampo, Mazatlán, Puerto Vallarta, Puerto Madero (Tapachula), Ciudad de Carmen, Tampico, Progreso y Zihuatanejo.

· Resto de los municipios con puertos o aeropuertos: En este grupo se ubican todos los municipios que cuentan con aeropuertos o puertos que no fueron enlistados en las dos categorías precedentes.

· Municipios que se ubican en las franjas costeras: En este grupo caben todos aquellos municipios con acceso al mar, tanto del lado del Golfo, como del Pacífico. Entre más cerca se encuentren estos municipios de la frontera sur de México, más importancia tendrán los mismos, porque es más fácil que arriben a los mismos envíos de droga desde Centroamérica.

3) Zonas de producción y extracción

México es un importante productor de mariguana, heroína y diferentes drogas sintéticas. Por ello, es muy importante para las organizaciones criminales controlar las principales zonas de producción de drogas, que por lo general se encuentran en regiones rurales de los estados de Sinaloa, Guerrero, Michoacán, Oaxaca, Durango, Chihuahua, Sonora, Jalisco, Tamaulipas y en menos medida en el resto de las entidades.

Los puntos más codiciados son aquellos que combinan tres características: 1) la existencia de suelos fértiles que ayuden al crecimiento de los cultivos, 2) que las rutas de acceso sean complicadas, de tal forma que permitan la clandestinidad de los cultivos y 3) que haya campesinos experimentados en el cuidado de dichos cultivos.

A pesar de lo anterior, es importante destacar que las zonas de producción de drogas son de fácil sustitución, sobre todo cuando se trata de drogas sintéticas, por lo que suelen ser plazas menos codiciadas.

También en esta categoría debemos incluir a los municipios por donde pasan los ductos de combustible de PEMEX, en los cuales se realiza la ordeña de hidrocarburos, en especial, algunas zonas de Veracruz, Tamaulipas, Tabasco, Puebla, Estado de México, Jalisco, Sinaloa y Guanajuato. Así como zonas mineras desde donde las organizaciones criminales obtienen metales y minerales que comercializan de forma ilegal, en especial, en algunos municipios de Zacatecas, Michoacán y Coahuila.

Debido a las particularidades y a la elevada cantidad de municipios que tienen condiciones para la producción de droga o en los cuales pasan ductos de combustible, es complicado ser muy específico en una clasificación, pero al menos cabrían las siguientes categorías:

· Principales zonas de producción o de extracción de combustible: En esta categoría se incluyen los cuatro principales corredores de producción del país, el primero abarca desde el sur de Sonora en Navojoa, pasando por el sur de Chihuahua en municipios como Batopilas, Balleza y Guadalupe y Calvo, prácticamente todo Sinaloa y el oeste de Durango, el segundo se ubica en los municipios del norte de Jalisco, el tercero en el norte de Michoacán y el cuarto abarca todo Tierra Caliente e incluye el sur de Michoacán, el oeste de Guerrero y unos cuantos municipios del sur del Estado de México. En cuanto al robo de combustible se puede incluir al triangulo rojo en Puebla, al corredor León-Salamanca, al corredor Huimangillo-Cárdenas, al corredor Altamira-Pueblo Viejo y al corredor Culiacán-Mocorito.

· Otras zonas importantes de producción de droga y extracción de combustible: En esta zona se ubican otros municipios de los estados ya mencionados, así como la parte sur de Oaxaca, el sur de Veracruz, la parte central de Tamaulipas y algunos municipios de Colima y Nayarit. También se incluyen al resto de los 237 municipios por los que pasan los ductos de PEMEX.

· Resto de los municipios en donde se produce droga y donde se pueden extraer de manera ilegal métales y minerales.

4) Puntos de venta y operación de mercados ilegales

Aunque la mayor parte de los ingresos de la venta de droga se obtienen del tráfico internacional de los estupefacientes, lo cierto es que el control de las ciudades ofrece a las organizaciones criminales la posibilidad de obtener recursos por la venta de droga al menudeo, así como ingresos por otras actividades como la extorsión a negocios, el secuestro, la venta de productos piratas o la trata de blancas.

Por ello, las organizaciones criminales buscan ampliar sus operaciones en los principales centros poblacionales y en los sitios turísticos más concurridos. Porque además se trata de lugares con amplia derrama económica que permiten el lavado de activos.

Al respecto se puede ofrecer la siguiente clasificación para los municipios de venta de productos ilegales:

· Municipios con más de un millón de habitantes o los principales centros turísticos: En esta categoría caben la Ciudad de México, Monterrey, Guadalajara, Puebla, Ecatepec, Tijuana, Nezahualcóyotl, Zapopan, León, Ciudad Juárez, así como Acapulco, Benito Juárez (Cancún), Solidaridad (Riviera Maya), Puerto Vallarta, Los Cabos y Mazatlán.

· Municipios de más de 200,000 habitantes y puntos turísticos de mediana importancia.

· Resto de las ciudades y puntos turísticos.

5) Puntos de tránsito

Por último, encontramos a una serie de municipios que, a pesar de no encuadrar en el resto de las categorías, son relevantes para las organizaciones criminales porque se encuentran en las rutas que separan a los puntos de entrada de la droga y las principales fronteras con los Estados Unidos.

Al respecto, es complicado ofrecer una clasificación debido a que las rutas de la droga son en muchos casos cambiantes, sin embargo, hay algunos municipios que han llegado a ser relevantes porque en ellas entroncan varias carreteras que conectan el sur del país con el norte, como es el caso de Chihuahua, Torreón, Zacatecas, San Luis Potosí, Durango o Aguascalientes.

Consideraciones finales

Derivado de lo anterior, resulta bastante complejo determinar con precisión un ranking general de la importancia de las plazas para el crimen organizado, sin embargo, el presente artículo muestra un esbozo general, que puede contener errores o casos que aún sean discutibles, lo esencial es seguir debatiendo el tema, porque si podemos identificar la función que tiene cada municipio para las organizaciones criminales, podremos diseñar mejores estrategias para combatir al crimen en dichas regiones.

victorsanval@gmail.com

victorsanval@gmail.com

@victorsanval


Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información