NACIÓN

“Las mujeres llegamos tarde a la ciencia, pero vamos caminando”

Actualmente 30% de los científicos del mundo son mujeres, resalta Ana Carolina Sepúlveda Vildósola, titular de la Unidad de Educación, Investigación y Políticas de Salud del IMSS, en entrevista a La Silla Rota

  • MARILUZ ROLDÁN
  • 15/06/2019
  • 20:00 hrs
  • Escuchar
“Las mujeres llegamos tarde a la ciencia, pero vamos caminando”
“Las mujeres llegamos tarde a la ciencia, pero vamos caminando”

Debido a prejuicios sociales, las mujeres y la ciencia parecían ser incompatibles hasta hace algunas décadas. Poco a poco este sector de la población se ha empoderado en el ámbito académico y actualmente 30% de los científicos del mundo son mujeres, resalta Ana Carolina Sepúlveda Vildósola, titular de la Unidad de Educación, Investigación y Políticas de Salud del IMSS, quien es un ejemplo de esto.

La pediatría fue el primer paso que dio la doctora en el campo de la medicina, pero la investigación siempre estuvo presente en su vida. Después de la especialidad, cursó la maestría en medicina, después una segunda maestría en educación médica y un doctorado en educación médica en la Universidad Nacional Autónoma de México.

“La investigación siempre ha sido parte de mi quehacer, digamos que siempre en todo lo que hago estoy investigando cosas. Inicialmente mi enfoque era hacia los pacientes, la atención clínica y, posteriormente, ya se ha ido especializando más en temas de investigación en educación médica”, detalla.

La investigación es un tema que apasiona a la doctora Sepúlveda Vildósola, quien actualmente se encarga de esta área en el Instituto Mexicano del Seguro Social, así como de las de innovación, educación y de las tres publicaciones médicas que edita el IMSS.

Ella es una de las mujeres que rompe el esquema, ya que la ciencia las ha mantenido relegadas durante muchos años y aunque hay avances, las cifras muestran que aún hay un largo camino por recorrer para alcanzar la igualdad.

“A lo largo de la historia las mujeres sí hemos estado marginadas del mundo académico, inclusive por muchos siglos a las mujeres no se les permitía ir a la escuela o entrar a una universidad”, recuerda la especialista, quien resalta que a nivel mundial 30% de los científicos del mundo son mujeres.

“De manera muy especial me llamó la atención que en México no estamos tan mal, si nosotros comparamos el porcentaje de hombres y de mujeres en el Sistema Nacional de Investigadores de Conacyt, estamos más o menos igual, 50% y 50%, tal vez un poco más los hombres, pero muy poco”, destaca.

Sin embargo, las diferencias se hacen más notorias en ciertos aspectos, por ejemplo, los hombres están en más puestos académicos a pesar de que hay más mujeres que cursan las maestrías y doctorados.

Lo mismo sucede al revisar las áreas científicas, ya que en casos como la de matemáticas la proporción es de 80% mujeres y 20% de hombres, cifra que muestra que aún hay retos que se deben superar.

EL CAMBIO GENERACIONAL EN LOS CIENTÍFICOS DEL IMSS

Un paciente con crisis convulsivas llegó una tarde al IMSS con un cuadro de pancreatitis, de inmediato fue sometido a diversos estudios y la razón de este mal no aparecía en ninguna parte.

La persona estaba en tratamiento antiepiléptico y recibía difenilhidantoinato, de pronto, como en las series de televisión, a la doctora Sepúlveda Vildósola le llegó a la mente que quizá esta sustancia era la que le estaba causando la pancreatitis, aunque no había antecedentes de que esto fuera posible. 

“De hecho tengo una publicación científica del reporte de un caso de un paciente que es el primero en el mundo que se registra por un efecto adverso del medicamento difenilhidantoinato”, dice con orgullo la especialista mientras sonríe.

Para comprobarlo, ella pidió que cambiaran el anticonvulsionante y en cuanto dejaron de suministrárselo, mejoró la pancreatitis. Como hasta ese momento no se había documentado algún caso similar, le dieron de nuevo el medicamento, pensando que quizá había sido un virus que los estudios no habían mostrado.

La sorpresa fue que al suministrarle la medicina también regresó la pancreatitis. Este descubrimiento llevó a la doctora a ganar un premio y a publicar su investigación sobre el tema, hecho que marcó su carrera científica y al mismo tiempo puso en alto al IMSS.  

La investigación tiene un gran peso dentro del Seguro Social, que además impulsa la equidad de género, ya que tiene 489 investigadores clínicos y de tiempo completo, 56% de ellos son hombres y 44% mujeres.

Sepúlveda Vildósola explica que las cifras no muestran una diferencia marcada; sin embargo, un aspecto que sí han notado es que los hombres ocupan calificaciones de mayor jerarquía. Mientras las mujeres ocupan más plazas de asociados, los hombres tienen más de titulares.

“Esto pudiera ser un cambio generacional, porque las mujeres hemos ido llegando tarde y ya estamos alcanzando a los hombres, pero todavía vamos caminando y ellos ya están bien establecidos en esas categorías.

“Puede ser un fenómeno de que no estamos dejando progresar a las mujeres igual que los hombres, aunque yo no detecto aquí en el Instituto un tema de género”, enfatiza.

El área científica es una de las más importantes dentro del IMSS, que registró 4 mil 579 proyectos de investigación en 2018, lo que representa un aumento de 15% en comparación con los 3 mil 976 que había en 2012.

Estas investigaciones abordan principalmente los padecimientos que más afectan a la población: enfermedades cardiovasculares, diabetes mellitus, traumatología y ortopedia, neoplasias malignas, enfermedades de los órganos de los sentidos, digestivas y respiratorias, salud reproductiva, desórdenes mentales y condiciones neurológicas.

Otro rubro en el que ha crecido el IMSS es en las publicaciones científicas, ya que en 2018 se realizaron mil 207, mientras que en 2012 hubo mil 39. La doctora destaca: “Somos la tercera institución de salud que publica más en medicina, en todo el país y la novena a nivel Latinoamérica”.

Ella también se desempeña como editora en jefe de la revista Archives Of Medical Research, que edita el Instituto y que tiene gran relevancia en el ámbito científico a nivel internacional. Además, también elaboran la Revista Médica del IMSS y la Revista de Enfermería.

EL CAMINO A LA INNOVACIÓN

La doctora Sepúlveda Vildósola disfruta lo que hace, se nota en la manera en que habla con pasión del trabajo que se lleva a cabo en las áreas que coordina. Sus títulos cuelgan en una de las paredes de su oficina, junto a la Bandera nacional y otra con el escudo del IMSS.

Junto a su escritorio permanecen las fotografías de su familia, justo detrás de la computadora en la que trabaja. Quizá son una inspiración para ella y al mismo tiempo un recordatorio de que todo lo que hacen en el Instituto tiene el fin de buscar el bien de la población. 

Comenta que la investigación científica beneficia de muchas maneras a los derechohabientes, pero una de las áreas que tiene más impacto es la de innovación, que actualmente ha solicitado 42 patentes y desde 2016 el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial les ha otorgado 14.

Al ser cuestionada sobre el futuro y qué falta por hacer, responde enfática:

“Estas tareas de investigación nunca acaban, siempre hay algo que mejorar, tenemos muchos planes, tenemos muchas ideas de todo lo que tiene que avanzar, de todo lo que tenemos que hacer”.