LA CADERA DE EVA

#UnDíaSinMujeres ¿es una iniciativa posible en México?

La propuesta feminista de “Un día sin mujeres” ha abierto el debate sobre qué pasaría un día sin mujeres en México, y lanzado la pregunta si es posible que todas las mujeres se sumen

  • DIANA JUÁREZ
  • 20/02/2020
  • 17:51 hrs
  • Escuchar
#UnDíaSinMujeres ¿es una iniciativa posible en México?
Colectivas convocan a #UnDíaSinMujeres

Feministas y colectivas han promovido la iniciativa “Un día sin mujeres” para el próximo 9 de marzo, a raíz de las múltiples denuncias por feminicidios, desapariciones y violencia hacia la mujer en todas sus variantes. Los casos más indignantes de este 2020 han sido los feminicidios de Ingrid Escamilla y la menor de edad Fátima.

La primera movilización de esta índole se dio en Islandia en 1975, donde 90% de la población femenina de la isla dejó de trabajar y salió a la calle a manifestarse por la igualdad. Ese día, faltaron trabajadoras en los bancos, fábricas, tiendas, escuelas y guarderías.

En respuesta a este movimiento, el 20 de febrero de este año  se convirtió en trending topic el hashtag #UnDiaSinHombres, a lo que Elvia González, Coordinadora del Programa de Género de la Universidad Iberoamericana, señalo que era una respuesta del patriarcado que no podía con nosotras.

Para González la iniciativa del paro nacional de mujeres es una forma de hacer conciencia, "las mujeres somos un poco más de la población y no pueden seguir tratándonos como lo están haciendo", dice en entrevista para La Cadera de Eva.

“Me parece importante que se vea en todos los campos que las mujeres tenemos incidencia, que tenemos un impacto, el trabajo en la casa que es trabajo no remunerado que aporta el PIB, la economía en las calles, en las tiendas, en las empresas”.

Al respecto, Alejandra Collado, maestra en estudios de la mujer, comenta que la iniciativa Un día sin mujeres es una forma de visibilzación, así como lo son todas las marchas. “No necesitamos ser genios para creer que con el paro vamos a solucionar algo, pero esta movilización es una estrategia de exponer la situación que vivimos las mujeres”, señala.

Impacto económico de las mujeres

Mujeres en maquila (Foto tomada de Noticias)

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) informó que México cuenta con 22 millones 32 mil 255 mujeres ocupadas; quienes desarrollan alguna actividad económica o servicio. Si se toma en cuenta que el salario promedio de los trabajadores registrados ante IMSS alcanza 396.2 pesos diarios, la parálisis de las mujeres ocupadas costaría ocho mil 729 millones de pesos, en ingresos personales o familiares.

Una comparación que hace Publimetro, el paro nacional de mujeres tumbaría 40% del personal de las empresas y sería como paralizar a la industria automotriz por 24 días. Si pasara lo contrario, si fueran los hombres quienes hagan el paro, como se propuso en el hashtag #UnDiaSinHombres, también habría un grave impacto.

Sin embargo, lo que no se entiende es que la violencia es “contra nosotras, contra nuestros derechos, nuestra existencia en el espacio privado y público, esto es un ejercicio de si no nos ven, no existimos, entonces tampoco existimos para trabajar o para consumir”, señala Graciela Rock, experta en política pública y feminismo.

Para Collado, Un día sin mujeres es la posibilidad de crear un escenario hipotético como la película Un día sin mexicanos. El objetivo de este movimiento es que se reconozca la labor de las mujeres. “Ya sabemos lo que hacen los hombres, son jefes de familia, patrones, lo que estamos hablando es reconocer que hay otra parte, hay mujeres que están siendo explotadas, eso es lo que se quiere mostrar”, señala.

Un día sin mujeres ¿es posible en México?

Foto: Cuartoscuro

La iniciativa de Un día sin mujeres surge a raíz de los feminicidios de Ingrid y Fátima que fueron dos eventos trágicos y mediáticos que ocuparon la agenda de febrero del 2020. Dos casos que se suman a las cifras de la ONU, quien estipuló que en México se asesinan a diario a 10 mujeres por su condición de mujer. Ante este panorama, María Teresa Priego, escritora y columnista de La Silla Rota, lanza la pregunta ¿este paro es funcional en México? “me suena a una propuesta de primer mundo. ¿En nuestro país estamos preparados?, me pregunto”, dice.

En redes sociales también se han propuesto acciones en caso de que las mujeres no puedan sumarse a este paro.

De acuerdo con El Economista, Un día sin mujeres implica la paralización de 40% de la fuerza laboral mexicana y un valor promedio de 25,744 millones de pesos. Si se suma el trabajo no remunerado, como el que realizan las mujeres en casa sin recibir un salario, la cifra supera los 37,000 millones de pesos.

Elvia González señala que la falta de apoyo a este paro por parte de los empresarios muestra una falta de conciencia de los directivos en el asesinato de 10 mujeres a diario por razones de género “más allá de pensar si les afecta o no que vaya al trabajo, deben pensar si les está afectando que asesinen a diario a 10 mujeres, si eso si les afecta, yo les pediría que apoyen esta iniciativa”, recalca.

Además, para los directivos que quieran reprender la decisión de las mujeres de solidarizarse con el paro, sería una forma de violentarlas señala González, “yo les preguntaría ¿dónde quieren poner su solidaridad, con la empresa o con la sociedad?

"Nuestro cuerpo es político" 

La iniciativa de un día sin mujeres propone no salir a trabajar, que las niñas no vayan a la escuela, no cargar gasolina ni gas, no comprar, vender ni pagar nada.

A la propuesta de no estar presentes el 9 de marzo, Graciela Rock dice no estar de acuerdo con la propuesta mexicana de no apropiarse del espacio público “que ni una mujer esté en la calle, al contrario, hay que tomarla, reapropiarnos de los espacios”.

“Tenemos derecho de existir en el espacio público, tenemos tanto derecho como todos. Parte de la huelga es que nos vamos a encerrar en nuestras casas, no señora, como parte de la huelga es ocupar el espacio con nuestra existencia, con nuestro cuerpo, porque nuestro cuerpo es lo político”, dice Rock.

“Muchas no vamos a poder parar, tenemos que cuidar a nuestra hija. Tampoco puedo parar la tesis. Desde otra ala del feminismo se habla desde una idealización rosita, porque al final desde una perspectiva de privilegio, sí se puede parar un día”, señala Collado, "pero se reconoce el esfuerzo y la lucha".