LA CADERA DE EVA

¿Qué es la paridad de género?

Paridad de género, de suma importancia para asegurar una mayor accesibilidad de las mujeres a la esfera política, para legislar y tomar decisiones

  • ITZEL NICTÉ UC DOMÍNGUEZ
  • 24/07/2020
  • 12:58 hrs
  • Escuchar
¿Qué es la paridad de género?
¿Qué es la paridad de género y cuál es su importanica? Imagen: Instituto Nacional Electoral

Hemos escuchado mucho sobre la “LXIV, Legislatura de la paridad de género” y el primer Congreso de la Unión integrado por el principio de paridad. Según datos de la Cámara de Diputados, en 2019, 241 mexicanas ocuparon 48% de los curules, pero ¿qué es la paridad de género y para qué sirve?


Lee: Triunfa Ley de paridad de género en Sonora

La paridad de género es un principio constitucional utilizado con el objetivo de garantizar la igualdad entre hombres y mujeres en el acceso a puestos de representación popular. La Constitución Mexicana de los Estados Unidos Mexicanos dicta, en su artículo 34, fracción segunda:

“Poder ser votada en condiciones de paridad para todos los cargos de elección popular, teniendo las calidades que establezca la ley”

Asimismo, en el artículo 41 menciona que son los partidos políticos los encargados de fomentar el principio de paridad de género, y de esta forma, están obligados a hacer públicos los criterios para garantizar la paridad de género en las candidaturas

Cuotas de género

El objetivo de la paridad de género es lograr una sociedad democrática en que hombres y mujeres ejerzan sus derechos político-electorales de manera igualitaria. El principio de paridad no debe confundirse con una acción afirmativa, porque a diferencia de ésta, el principio de paridad es una medida permanente para lograr la inclusión de las mujeres en la toma de decisión sobre asuntos públicos. 

Por medio de las cuotas de género se busca que ningún género pueda tener más de un determinado porcentaje de representantes en los órganos legislativos. Su finalidad es la creación de un equilibrio en la participación de hombres y mujeres en los órganos de toma de decisiones. 

Lee: Covid-19 retrocede los avances en paridad de género

En 1996 se fijó un límite de 70% de legisladores de un mismo género; sin embargo, en la reforma de 2007-2008, cuando el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales cambió el término “equidad entre hombres y mujeres” por “paridad de género”, se exigió a los partidos políticos o coaliciones que se integran con al menos el cuarenta por ciento de candidatos propietarios de un mismo género, procurando llegar a la paridad

La aplicación del principio de  paridad de paridad fue burlado en varias ocasiones

No obstante, la aplicación del principio de paridad fue burlado en varias ocasiones, pues se obligaba a las titulares a renunciar para que el puesto fuera ocupado por su suplente hombre. Además, se colocaba a mujeres como candidatas en distritos con poca oportunidad de ganar para el partido;  incluso, se presentaron casos de falsos transgénero. Durante el proceso electoral de 2018, la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) canceló 15 candidaturas a primeras concejalas en ayuntamientos de Oaxaca, debido a que las “candidatas” cambiaron su auto adscripción de género durante el proceso electoral para burlar el principio de paridad

Lee: Cuarentena y violencia de género, la doble pandemia

Debido a las dificultades anteriores, según el Sistema de Información Legislativa (SIL), no se admiten criterios que tengan como resultado que a alguno de los géneros se le asigne exclusivamente distritos en los que el partido haya perdido en el proceso electoral anterior. Además, las listas de representación proporcional deberán estar compuestas cada una por un propietario y un suplente del mismo género. El Instituto Nacional Electoral (INE) y los organismos públicos locales tienen, en el ámbito de sus competencias, la facultad para rechazar el registro de las candidaturas de un género que contravenga el principio de paridad.  

La conquista de los derechos político-electorales de las mujeres ha sido un camino largo, y tiene sus orígenes en la lucha por el sufragio femenino en México, otorgado en 1953. La participación política de las mujeres como candidatas a puestos de representación popular se ha visto obstaculizada constantemente por una estructura patriarcal que las excluye de la política

"Paridad numérica, para lograr igualdad simbólica y política. Para tener presencia. O lo que es lo mismo, agencia, incidencia." -Marcela Lagarde

Las mujeres representantes que ahora ocupan un cargo público son el resultado de años de exigencias de los derechos políticos de las mexicanas. Ahora luchan contra las adversidades que se les impone en el ámbito político, como es la violencia política de género. Por ello, la paridad de género es de suma importancia para asegurar una mayor accesibilidad de las mujeres a la esfera política, para legislar y tomar decisiones a favor de las mexicanas. El principio de paridad se presenta como una herramienta que abre el camino a las mujeres para la toma de decisiones.