LA CADERA DE EVA

Protestan contra violencia a mujeres… y ahora las amenazan

''Han estado rolando perfiles de nuestras redes sociales personales y nos están cazando y persiguiendo; al menos hasta que se calmen las cosas preferimos cuidarnos''

  • FRIDA MENDOZA
  • 21/08/2019
  • 21:02 hrs
  • Escuchar
Protestan contra violencia a mujeres… y ahora las amenazan

En los últimos días, la actividad del movimiento feminista se ha intensificado a causa de los múltiples casos de violencia de género en la Ciudad de México y en el país en general; durante la semana pasada se registraron dos protestas masivas las cuales generaron que el gobierno capitalino convocara a distintas mesas de diálogo; sin embargo, decenas de mujeres activistas y feministas han sido amenazadas en redes sociales con ser violadas o asesinadas.

Mujeres que trabajan desde distintas trincheras, ya sea de la política, de la academia o de otras áreas, han tenido que mantener una distancia y bajo perfil luego de participar en las protestas o el diálogo con Sheinbaum pues sus fotografías han sido exhibidas en redes sociales junto a distintas amenazas.

La Silla Rota entrevistó a activistas y mujeres feministas, las cuales solicitaron –en su mayoría–  mantenerse en el anonimato debido a las amenazas recientes que han recibido varias de ellas y concuerdan que cuando amenazan a una, amenazan a todas.

¿Cómo han cambiado sus vidas después de las protestas y las mesas de diálogo con el gobierno? Esto responden ellas:

“Sonia”, de un colectivo feminista que participó en la marcha y en la reunión del domingo con Claudia Sheinbaum comenta que la mayoría prefiere no revelar información importante sobre las participantes pues desde un inicio se acordó no presentarse para cuidar la integridad y privacidad, no jugar ningún papel protagónico y evitar agresiones, tal como está sucediendo ahora.

“Hay un grupo de hombres que ha estado rolando perfiles de nuestras redes sociales personales y nos están cazando y persiguiendo; al menos hasta que se calmen las cosas preferimos evitar dar nuestros nombres y cuidarnos”, cuenta.

La Cuarta Ola, una organización estudiantil feminista del ITAM fue señalada en redes sociales como un “grupo contratado para reventar manifestaciones”, posteriormente a esa publicación, las jóvenes fueron atacadas y amenazadas en Twitter y otras redes.

“Nos señalaron por recomendar que nos cubriéramos las caras porque desconfiamos y tememos de la autoridad, si toman fotografías de nuestros rostros y con las estadísticas que tenemos somos propensas a recibir amenazas como las que estamos viendo… el país no está para menos”, explica “Ana”, una joven miembro de La Cuarta Ola.

“Fuimos todas” fue una de las consignas que decenas de mujeres gritaron el pasado 16 de agosto y que “Ana” repite ante los señalamientos a las jóvenes que participaron en las pintas y protestas en edificios públicos y la respuesta agresiva: “las amenazas siguen y la respuesta de la sociedad es nuevamente violenta”.

Lucía Riojas, diputada federal con agenda activista en pro de los derechos de las mujeres y de la comunidad LGBT, también ha sido una de las señaladas en redes sociales a quien amenazaron de violación y de ser asesinada.

La diputada denunció que su madre también ha recibido mensajes homofóbicos y machistas en los que escriben que su hija debe ser “exterminada”.

Por otra parte, Estefanía, una de las activistas que han tenido mayor presencia en medios comenta que el odio en redes sociales y por parte de personas intolerantes “limita la participación”, pues en su caso al participar en una mesa de debate transmitida por Radio MVS, uno de los participantes en la mesa Ramón Morales, discutió con ella y actuó agresivamente contra ella durante un corto comercial.

“Después de ese momento, en el que en la mesa de debate nadie hizo nada mientras el hombre me gritaba decidí irme tenía y aunque programadas otras participaciones para ese día elegí no ir pues no te sientes con la misma seguridad; otras compañeras también han evitado ir a espacios públicos por seguridad”.

Sin embargo, no solo las activistas con mayor presencia han sido agredidas en redes sociales debido a que cientos de mujeres feministas son amenazadas y ofendidas a diario por sus posturas. “Sonia” comenta que en redes sociales circula un flyer que convoca a una nueva marcha para el próximo 23 de agosto, de la cual todas se han deslindado pues coincide con eventos en facebook que convocan a “golpear feministas hasta la muerte”.

Al respecto, Estefanía comenta con La Silla Rota que durante las mesas de diálogo más recientes con Claudia Sheinbaum, las autoridades se comprometieron a dar seguimiento con la ciberpolicía para atender las amenazas virtuales, las cuales no deben menospreciarse.

"La criminalización de las protestas está poniendo en riesgo a muchas compañeras sumado a que la violencia digital tiene vacíos legales enormes", aseguró  Nashieli Ramírez, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, durante el Foro "Escenarios de la Violencia contra las Mujeres" que se llevó este jueves. 

Todavía no hay disculpa ni alerta de género; causa molestia

Camila, del Parlamento de Mujeres, platica que desde el domingo, primer día en que asistió a las mesas con Sheinbaum, se solicitó que se abra la convocatoria a distintas mujeres, no solo de compañeras que tienen estudios universitarios y pertenecen a clases medias o medias altas puesto que de ese modo no habría una representación completa de las mujeres capitalinas. Sin embargo, aunque estas mesas fueron un inicio, las peticiones principales no se han llevado a cabo.

"Ella aceptó ofrecer una disculpa pública por la narrativa en la que criminalizaba la protesta y hasta el momento no la ha realizado; por lo tanto las compañeras seguimos molestas y se acordó que hasta que no las ofrezca no seguirán las mesas de diálogo", dijo Camila.

En este punto coinciden "Sonia" y "Ana" quienes reafirman que "no hay feministas buenas ni malas" y hay enojo porque debe trabajarse mucho más.

Además, "Sonia" añade que la falla en cumplir las promesas ha generado desconfianza y algunas compañeras están reconsiderando su permanencia en estas mesas.

En contraste Camila, Estefanía y "Ana" reafirman su postura y seguirán involucrándose en lo que sea necesario.

"Hemos bailado, cantado, protestado, marchado y vamos a seguir, ya sea en pláticas, talleres o manifestaciones", asegura ana.

Karla, participante de un colectivo feminista que no fue convocado comenta que se debe intensificar la participación, y que sin importar quién participe, mientras se pongan las demandas sobre la mesa y se resuelvan será lo importante.

"Con que no queden como intenciones, hay que mantener la actividad", finaliza Karla.

fmma