LA CADERA DE EVA

¿Por qué la película 'John Wick' promueve la masculinidad tóxica?

El diario The Guardian explica por qué la película de John Wick promueve el papel de la masculinidad tóxica

  • REDACCIÓN
  • 09/06/2021
  • 21:48 hrs
  • Escuchar
¿Por qué la película John Wick promueve la masculinidad tóxica?
¿Por qué la película 'John Wick' promueve la masculinidad tóxica?

Las películas de acción, entre ellas las de John Wick, están cargadas de una narrativa donde se promueve la masculinidad tóxica.

El diario The Guardan acusa a la película protagonizada por Keanu Reeves de promover la masculinidad tóxica, donde sobre salen conducta sexuales inapropiadas, políticos fuertes, armas, venganza, violencia y más violencia.

Las narrativas de estas películas de acción no brindan versiones matizadas de estos temas, sólo formas de ultraviolecia ingeniosamente orquestada, una visión reductiva de la masculinidad que plantea a los hombres que deben ser un perdedor castrado o un guerrero desenfrenado, de acuerdo con Steve Rose, autor del artículo Masculinidad tóxica: ¿son las películas violentas como Nadie una advertencia o una celebración?´ .

La masculinidad tóxica se refiere al señalamiento de comportamientos perpetuados por los hombres y basados en la misoginia. Entre estas actitudes podemos encontrar la violencia, la falta de sensibilidad o la dominancia, entre otros, recientemente, en redes sociales se nombró como "fifas" a hombres con estas características.

Steve Rose, autor del artículo de The Guardian, analiza la participación de diversos personajes de la pantalla, cuya trágica historia de vida los "orilla" a responder con la misma violencia.

Pone de ejemplo a "Bryan Mills" (Liam Neeson), de ´Búsqueda Implacable´; "John Wick" (Keanu Reeves), de la saga John Wick; y "Hutch Mansell" (Bob Odenkirk) de ´Nadie´, uno de los nuevos largometraje de Netflix.

La cuestión es siempre si estas películas sirven de advertencia contra esas formas de violencia impulsivas y a menudo fascistas, o si las inspiran.

En el extremo opuesto de la teoría -continuando con los ejemplos histriónicos- ofrece a Edward Norton y Brad Pitt en la icónica ´Fight Club´ de David Fincher, como antítesis de las masculinidades tóxicas en el entretenimiento.

Este es el argumento de ´Fight Club´: dentro de cada Ed Norton bobo hay un Brad Pitt buena onda y superviolento esperando a ser liberado.

(...) Por otra parte, se trata de una visión bastante reductora de la masculinidad que dice que o eres un perdedor castrado o un guerrero furioso; una oveja o un lobo; un Norton o un Pitt. Existen otras formas de masculinidad, que involucran tanto al cerebro como a las pelotas.

La preocupación de algunos críticos está en torno a esos personajes violentos, cuando recordamos que las películas que protagonizan son admiradas por muchos jóvenes que tienen acceso a armas de fuego y que en ocasiones forman parte de grupos reaccionarios. A principios de año la toma del Capitolio preocupó a muchos estadounidenses por la posibilidad de que se convirtiera en una escena de las películas que producen.