LA CADERA DE EVA

Mujeres de familia, desplazadas por el narcotráfico y el Tren Maya

La violencia en nuestro país se mantiene como una de las principales causas por las que miles de personas se vuelven víctimas de desplazamiento

  • SARA LOVERA
  • 09/07/2021
  • 16:24 hrs
  • Escuchar
Mujeres de familia, desplazadas por el narcotráfico y el Tren Maya
Mujeres sostienen y alimentan a sus hijos en el lugar de resguardo de 15 familias desplazadas (Foto: Cuartoscuro)

En abril del 2021, se registraron dos eventos de desplazamiento interno causado por violencia en México; en Aguililla, Michoacán, derivado de enfrentamientos entre grupos armados que provocaron el desplazamiento de al menos 680 personas.

Además del desplazamiento forzado de 400 personas integrantes de 80 familias, las cuales debieron abandonar las comunidades de El Maguey, municipio de Quitupan, Jalisco, y El Lobo, municipio de Cotija, Michoacán, debido a incursiones armadas.

La problemática en el caso de las mujeres desplazadas es que son más vulnerables. El desplazamiento genera en las mujeres riesgos y problemas basados en su condición de género. Algunos son explotación, abuso sexual o esclavización para ejercer labores domésticas y actos que tienen que ver con el núcleo familiar como el reclutamiento forzado de hijos e hijas como establece Acnur.

Las mujeres se exponen a nuevos y mayores riesgos durante su huida, así como dificultades de no contar con habilidades ni con información necesaria para poner a salvo a sus familias, según con la investigadora Mercado, en su estudio La perspectiva de género en el estudio de las mujeres en condición de desplazamiento

Obidia es una de las mujeres desplazadas de Tierra Blanca, Oaxaca. Ella viajo con sus 6 hijos y esposo para apoyar en el plantón que primero se mantenía frente a Bellas Artes y a inicios de marzo se trasladaron a la Plancha del Zócalo frente a Palacio (Foto: Cuartoscuro)

Al ser ellas las encargadas de la unidad familiar, sufren afectación en acceso a servicios básicos como atención médica, alimentación, educación y servicios públicos.

La violencia en nuestro país se mantiene como una de las principales causas por las que miles de personas se vuelven víctimas de desplazamiento interno forzado. Hasta  abril de este año, cerca de 1,080 personas tuvieron que abandonar sus hogares de manera forzada; 332% más casos que lo registrado en el mismo mes del 2020, cuando se contabilizaron 250 personas desplazadas internamente.

Mujeres desplazadas en el año 2017 se organizan para preparar los alimentos que servirán durante el evento (Foto: Cuartoscuro).

DESPLAZAMIENTO

Alrededor de 13 mil 246 personas han sido desplazadas, por violación a sus derechos humanos. 73.5 por ciento corresponde a hombres y 26.5 por ciento a mujeres, de acuerdo con la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH), en 2020 y lo que va de 2021.

El desplazamiento forzado es una violación a los derechos humanos, esto se presenta cuando las personas se ven obligadas a huir de su hogar o residencia habitual

En los primeros seis meses del año se reportaron tres casos por día de personas desaparacidas, según el monitoreo realizado por el sistema ciudadano. 44% del delito ha sio en el territorio tamaulipeco, según la periodista Perla Reséndiz.

En México existen 89 mil 437 personas no localizadas, mientras que, en Tamaulipas, al 30 de junio, se reportan oficialmente 11 mil 542.

Familias desplazadas por la construcción del Tren Maya

La violencia no es la única causa del desplazamiento forzado interno en México. También en abril pasado se identificó la reubicación de 3,286 hogares en los estados de Chiapas, Tabasco, Campeche y Quintana Roo a causa de la construcción del Tren Maya, ya que esta población se encontraba asentados sobre el derecho de vía.

Para reubicarlos, el FONATUR prevé que se tendrán que destinar 3,579 millones de pesos. Se estima trasladar a al menos 1,314 hogares durante el 2021.

Asimismo, la Comisión advirtió sobre las agresiones armadas contra pobladores del municipio de Aldama, Chiapas, donde familias indígenas tsotsiles de 12 comunidades de ese municipio han sido víctimas de repetidos ataques armados, lo cual ha ocasionado que en múltiples ocasiones tengan que abandonar sus hogares y desplazarse a las montañas de la región.

También se presentaron casos de desplazamiento forzado en entidades como Chihuahua, donde el asesinato de al menos 10 defensores del territorio ha provocado el desplazamiento de unas 50 familias.

Por su parte Ligia de Aquino Barbosa Magalhães, investigadora del área de desplazamiento interno forzado de la CMDPDH, puntualiza que entre enero y mayo se han registradotres eventos de desplazamiento masivoen Michoacán; dos en Jalisco, Chiapas y Guerrero, y uno en Oaxaca y Tamaulipas.

Refiere,  que desde 2016, Michoacán ha registrado una escalada de la violencia y ha aumentado el número de eventos masivos de desplazamientopor ejemplo, Barbosa Magalhães indica que, en el municipio de Aguililla, desde 2018, cada año hay al menos un nuevo desplazamiento masivo.

En Jalisco no es la primera vez que se reportan eventos de esta índole, pero desde hace unos años han sido cada vez más frecuentes las balaceras y los hechos de violencia por la disputa entre distintos cárteles, lo cual ha propiciado que este año, de enero a mayo, se hayan registrado dos episodios, donde son afectados hombres  y mujeres.

“Muchos de los eventos de desplazamientos de Michoacán, por ejemplo, son en esta región que colinda con Jalisco. Sabemos que este contexto de violencia está muy activo actualmente y eso genera desplazamientos en ambas entidades”, agrega.

Añade, por otra parte, que Chiapas es “un foco rojo también, porque, desde 2017, en el municipio de Aldama se ha observado que casi un tercio de la población está en situación de desplazamiento, porque constantemente se reportan ataques armados de grupos  paramilitares.

«Allí hay una situación que no habíamos observado en otro lugar: que la población se encuentra en una situación de desplazamiento medio intermitente, y es que vuelven a sus casas cuando bajan las balaceras y los ataques, pero luego empiezan nuevamente y tienen que huir a las montañas y otros lados; luego, cuando disminuyen las balaceras, vuelven, pero están en constante desplazamiento”, explica.

Ligia de Aquino detalla que en Guerrero y Oaxaca llevan varios años que se han registrado desplazamientos, mientras que, en Tamaulipas, a pesar de que hay muchos eventos de violencia, no se reportan los desplazamientos con la misma frecuencia, lo cual puede ser porque no se cubre el tema o puede ser que los eventos no sean masivos.

Las cifras de desplazamiento de la CMDPDH son preliminares, ya que pueden sufrir cambios tras el surgimiento de información nueva y del análisis detallado que se realizará para la elaboración del informe anual definitivo.

En 2019, el Estado mexicano reconoció oficialmente la existencia del fenómeno en el país y se comprometió a atenderlo; sin embargo, aún no existe un marco normativo a nivel federal que determine la distribución de recursos y responsabilidades de los tres niveles de gobierno.

Si quieres leer el artículo completo, da clic aquí

*Sara Lovera es fundadora de SemMéxico

@SaraLoveraLpez