LA CADERA DE EVA

Mitos y realidades del uso del brasier

Estudios han señalado que el uso del sostén limita el crecimiento de los pechos

  • ANGÉLICA SÁNCHEZ LOVERA
  • 02/03/2021
  • 17:04 hrs
  • Escuchar
Mitos y realidades del uso del brasier
Mitos y realidades del uso del brasier (Foto: Pexles)

Un post en Facebook titulado “El Sostén: la falsa necesidad” expuso un par de datos que desconocía sobre las ventajas y desventajas del uso del brasier. Por esa razón aquí te cuento los mitos, realidades y todo lo que tienes que saber acerca del uso de esta prenda.  

El sostén no ayuda a levantar los pechos” 

Un estudio realizado a 330 mujeres por el profesor Jean-Denis Rouillon de la Universidad de Franche-Comté en Francia concluyó que el uso de esta prenda podría limitar el crecimiento de los tejidos que soportan los senos, la circulación sanguínea o afectar el crecimiento del pezón. 

No obstante, el estudio no fue realizado a un número representativo de mujeres en Francia ni incluyó a mujeres en diferentes circunstancias como mujeres embarazadas, después de la maternidad, mayores a 35 años, con senos grandes o mujeres menopausicas por lo que estos resultados son únicamente preliminares y poco comprobables. 

Mitos y realidades del uso del sostén

1. El brasier con varilla causa cáncer 

Un grupo de investigadores en los años 90 sugirió que el uso de esta prenda dañaba la salud de las mujeres porque promovía la acumulación de toxinas en el tejido mamario y podrían aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de mama. 

Sin embargo, no existen evidencias científicas o médicas que respalden el hecho. Lo que sí puede ocasionar el uso del sostén con varilla son lesiones internas o externas en la piel si se usa durante mucho tiempo.

2. Dormir con brassier reafirma los senos

Algunas mujeres usan brasier para dormir y  conservar la posición de sus pechos; sin embargo, la Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos y Reconstructivos afirma que los senos conservan su lugar de forma natural.

3. El brasier no es necesario 

El uso del brasier no es forzoso, y es cierto que llegó al mercado para influir de forma estética en las mujeres. Sin embargo, se recomienda su uso a mujeres con senos grandes,  sobrepeso o deportistas esto para aliviar el dolor que pueda ocasionar en el músculo que ejerce la mamá. 

La jefa de ginecología y obstetricia en la Unidad Médica Familiar número cuatro del Seguro Social Maritza García, afirmó para La Cadera de Eva, que el uso del brasier fungió como una prenda estética durante muchos años, no obstante, resaltó que es importante saber que existen diferentes tipos de mamas como las péndulas o las perfectamente contorneadas y esto depende de la anatomía de cada mujer.  

La conformación y tamaño de los pechos o el pezón no dependen del uso del brasier, aseguró la experta, y recordó que en efecto existen factores como el embarazo, la lactancia o la menopausia que pueden afectar el tono de las mamas

“Un sostén no determina ningún cambio anatómico en la mujer. El brasier es una prenda que fue confeccionada desde un punto de vista estético”, concluyó la doctora Maritza. 

Lencería: sensualidad y empoderamiento

-Un brasier normalmente se caracteriza por tener varillas curvadas en la parte inferior

-Un bralette puede ser de cualquier tela y normalmente es sin varillas

-Un corsé tiene las varillas en puntos centrales del busto y cintura y son largos 

Diana Barrientos Ramírez es una diseñadora mexicana de lencería, la inspiración de sus prendas surge del estilo barroco y se ha dedicado a deconstruir la idea negativa, y únicamente, erótica de la ropa interior

La lencería es sensualidad y empoderamiento de la mujer”, afirma Diana. Los corsés durante mucho tiempo ocasionaron daños negativos al cuerpo de las mujeres, sin embargo, Diana explica que hubo un quiebre cuando las mujeres comenzaron a vestirse solas y a conocer su cuerpo, “empezaron a tener control”. 

“A mí me hace sentir mucho más fuerte. Uso prendas de lencería que me gustan en  momentos especiales, pero también me gusta mostrarlas y dejar de ver a las pendas como algo erótico o exclusivo para la pareja”, expresó Diana.

La diseñadora mexicana recomienda que antes de comprar lencería conozcas y explores tu cuerpo para entender qué necesitas y qué estás buscando, después puedes comenzar a divertirte haciendo combinaciones y usando diferentes telas y colores. Diana explica que la ropa interior puede ser una herramienta que ayude a la parte emocional si comienzas a romper los tabúes de las prendas y la usas para ti y no para los demás. 

“No tiene que ser 14 de febrero para ponerte un conjunto de lencería rojo o año nuevo para decidir el color de tu ropa interior”, dijo Diana Barrientos, diseñadora mexicana de lencería.