LA CADERA DE EVA

Métodos de tortura utilizados en mujeres a lo largo de la historia

Desde la edad media, hasta nuestra historia, las mujeres han recibido métodos de tortura al ser juzgadas por delitos que para los hombres no se castigaban

  • REDACCIÓN
  • 14/08/2019
  • 12:53 hrs
  • Escuchar
Métodos de tortura utilizados en mujeres a lo largo de la historia
Tortura en mujeres (Especial)

A lo largo de la historia las mujeres han sido víctimas de violencia en todas las modalidades.

Desde la edad media, las mujeres eran castigadas y torturadas severamente por delitos como adulterio, expresar libremente sus opiniones y por supuestos actos de “brujería” y aunque hoy en día la tortura es ilegal en muchos países, no estamos exentas de sufrir violencia física y sexual como métodos de presión.

Te presentamos algunos métodos de tortura que se han practicado a lo largo de la historia. 

EL BURRO ESPAÑOL

Este método era utilizado por La Santa Inquisición española.

Fue uno de los dispositivos más crueles de la Edad Media. Creado con diferentes materiales, pero principalmente de madera, tenía forma triangular con picos en la parte superior. Las mujeres adúlteras eran amarradas con las piernas abiertas —exponiendo su vagina a los picos del dispositivo— para que fueran cortadas lentamente. Para que fuera más efectivo, se le imprimía peso a las piernas de la víctima y que así las heridas fuesen más profundas. El método era tan brutal que llegaba a herir otros órganos vitales provocando hemorragias imposibles de detener. En algunos casos la mujer se colocaba con el estómago directo en las púas, lo cual era aún más doloroso y mortal.

CORTARLA A LA MITAD

En La Edad Media, las mujeres que eran acusadas de blasfemia, adulterio y hasta brujería podían encontrar una muerte brutal; ser cortadas la mitad. Este método parece salido de un filme de terror, y es que primero se colgaba a la acusada de los pies y después se le rebanaba lentamente con una sierra. En algunas ocasiones el proceso terminaba con todo el cuerpo partido en dos, pero en otras los verdugos decidían detenerse a la mitad para prolongar el dolor. El hecho de que la víctima estuviese con la cabeza colgando las mantenía despiertas durante el proceso.

LA PERA DE LA ANGUSTIA

Este dispositivo posiblemente es de los más sádicos, fue usado alrededor de 1600 en Europa.

Resulta imposible imaginar cómo y por quién fue concebido, y de hecho, aún se cuestiona si fue utilizado como un método de castigo. Este horrible objeto consiste en cuatro partes que se asemejan a unos pétalos que se abren cuando alguien gira una palanca tipo sacacorchos en la parte baja del artefacto. El aparato entraba por la vagina cuando estaba cerrado y lentamente se abría destruyendo los órganos reproductivos de forma lenta e inhumana.

Las mujeres que eran acusadas de brujería y de haberse realizado un aborto eran castigadas con este despiadado aparato.

LA BRIDA DE SCOLD

El primer registro de este dispositivo se realizó en Escocia en 1567; fue utilizado en los siglos XV y XVI. Consistía en una especie de bozal que encerraba toda la cabeza, entraba en la boca e impedía el movimiento de la lengua. Se usaba para castigar a las mujeres groseras, las que se quejaban con sus esposos, y en general a cualquiera que hiciera escándalos en la calle. Aunque no provocaba heridas graves, servía como una forma de constante humillación, e indudablemente es prueba de cómo se ha callado a las mujeres durante siglos. Sin embargo, eventualmente se desarrollaron otros más complejos que sí resultaban más efectivos como métodos de tortura.

EL ARRANCA SENOS

También conocido como "La Araña", fue utilizado durante la Edad Media. Era un instrumento en forma de pinzas, hecho de hierro, que generalmente se usaba para sostener a las mujeres de los senos y arrancarles la piel y los músculos de esta área. Podía usarse en un solo seno y arrancarlo por completo. Reservado para las mujeres adúlteras y para las que habían abortado. Se cree que en algunos casos el metal era expuesto al fuego para facilitar el proceso. La mayoría de las víctimas moría, pero las que no lo hacían tenían que vivir con la marca permanente en su pecho.

TORTURA SEXUAL / VIOLACIÓN

Este método ha sido utilizado en toda la historia, hasta la actualidad. Hay registros de que en algunas guerras antiguas las mujeres eran violadas por los soldados invasores y actualmente se han registrado casos en las prisiones de Irán y de México en las que son forzadas a tener sexo para que confiesen más sobre sus crímenes. Asimismo, se ha reportado que los miembros de ISIS violan a sus prisioneras. Por supuesto, éstos son solo unos pocos casos en los cientos de miles que seguramente han ocurrido a lo largo de la historia.

ATADURA DE PIES Y EL CORSET

A lo largo de la historia también se han utilizado métodos de tortura, no como castigo, sino como para cumplir con estándares de belleza que terminaban por deformar el cuerpo de la mujer.

Desde hace más de mil años existe la atadura de pies para las mujeres en China. Se usaba como un proceso "de belleza" en el que se amarraban los pies de las niñas para que no crecieran, provocando fuertes malformaciones e incluso haciendo que se quedaran sin poder caminar bien por el resto de sus vidas. Esto era realizado por los padres, ya que se usaban los pies como una forma de atraer potenciales maridos. En algunas partes se sigue realizando, sin importar que ese tipo de tradiciones ya están en camino de extinguirse.

Por otra parte, el Corset fue un producto creado para tratar de mantener un estándar de belleza imposible de lograr. Impedía respirar apropiadamente, deformaba la cintura y cambiaba la posición de los órganos provocando fuertes daños a la salud. Asimismo, se atrofiaba la espalda al usarlo, y así, los hombres volvían a imponer los estándares de belleza que las mujeres debían tener a complacencia. 

Aunque en la actualidad muchos de estos métodos son inhumanos y han sido condenados, la violencia contra la mujer sigue estando entre nosotros.  

Las violaciones sexuales, así como los desmembramientos que se viven todos los días en el país, son símbolo de que, a pesar de los años, continúa una dominación masculina sobre los cuerpos de las mujeres que son violentados sin piedad.

bl