LA CADERA DE EVA

Las películas de culto que retratan una masculinidad tóxica

"Es fundamental que cambiemos el imaginario que tenemos sobre la masculinidad", dijo el investigador de género Octavio Salazar

  • ANGÉLICA SÁNCHEZ LOVERA
  • 09/02/2021
  • 18:24 hrs
  • Escuchar
Las películas de culto que retratan una masculinidad tóxica
Las películas de culto que retratan una masculinidad tóxica

En 2018 el término ‘masculinidad tóxica’ fue la primera opción para ser la palabra del año por el diccionario de Oxford y aunque terminó siendo únicamente ‘tóxico’ este término se ha puesto en discusión durante los últimos años cuestionando los roles masculinos. 

Octavio Salazar, autor de El hombre que no deberíamos ser, profesor de derecho en la Universidad de Córdoba e investigador de género afirmó en una entrevista para El País lo siguiente: “Es fundamental que cambiemos el imaginario que tenemos sobre la masculinidad. Hay toda una construcción simbólica de qué es ser hombre que tiene que cambiar también desde lo cultural”. 

Masculinidad tóxica según el sitio de noticias Al Jazeera es una construcción social del sistema patriarcal que define el cómo ser hombre desde una única forma basado en roles de género que indican que un hombre es fuerte, dominante y poderoso. 

El modelo y estereotipo del deber ser del masculino se ha reforzado con ayuda de la cultura popular y en los años 70 grandes películas que hasta ahora disfrutamos han contribuido a mostrar a la masculinidad tóxica como un rol a seguir. 

Violencia y violación 

Dirigida por Stanley Kubrik se estrenó en 1971 La Naranja Mecánica, película polémica y controversial basada en la novela del mismo nombre escrita por Anthony Burgess. La película relata la historia de Alex un joven extremadamente violento y con gusto por la música de Beethoven. 

En este filme se muestra a la violencia como una opción que el hombre puede elegir. Alex y su grupo de amigos cometen actos vandálicos (robos, palizas y violaciones) que la película retrata con escenas explícitas. Y a pesar de estar centrada en un experimento psicológico muestra al hombre como un ser violento. 

Cuando se estrenó en Gran Bretaña algunos hombres borrachos comenzaron a salir a las calles para atacar sexualmente a las mujeres apelando haber visto la película. En la primera escena de la película se observa una cosificación de la mujer al aparecer desnuda como mesas y adornos en un bar. 

Las palizas a vagabundos, los robos y las violaciones aparecen en esta cinta cinematográfica, la feminista y escritora argentina Rita Laura Segato afirmó: “La naranja mecánica fue considerada la película más cruel de la historia en su momento. Cuando la vemos hoy es cómica. Eso nos muestra cuánto avanzó la pedagogía de la crueldad”. 

El supuesto ‘héroe’ 

Taxi Driver fue una película de 1976 dirigida por Martin Scorsese que narra la vida de un taxista (Robert De Niro) veterano de la guerra de Vietnam que trabaja por las noches en las calles de Nueva York. 

La película celebra el ‘heroísmo’ del personaje principal y retrata a un hombre poco comprendido víctima de sus circunstancias. Incapaz de crear una conexión sana con las personas, Travis (De Niro) siente una obsesión por la justicia y una urgencia por la violencia lo que provocan que se haga un ‘vigilante’ nocturno. 

Es un ‘héroe’ obsesionado con las armas, el control y el poder. Se podría pensar que en la película él ‘salva’ a Iris una niña de 14 años que se dedica al trabajo sexual. El personaje es el reflejo de una masculinidad vulnerada que por haber sido rechazado con anterioridad por una mujer él cree saber qué es lo mejor para una niña que apenas conoce y parece ser que se justifica todo acto de violencia

Amor adolescente 

Por último está la película de amor adolescente Vaselina, dirigida por Randal Kleiser en 1978. En esta propuesta se pueden observar  actos que refuerzan la masculinidad tóxica en las relaciones amorosas. 

Danny Zucko (John Travolta) representó durante años al joven adolescente que todos querían ser. Guapo, popular y con carisma el personaje principal de Vaselina es un ejemplo de masculinidad tóxica. En una de las primeras escenas de la película se ve el reencuentro de Dany y Sandy (Olivia Newton) y a pesar de que él se emociona de verla, momentos después pretende ser un patán para quedar bien con sus amigos. 

Durante el filme se observa el constante conflicto que vive Danny para conquistar a Sandy nuevamente sin perder su ‘poder’ masculino, virilidad y fuerza. Por ejemplo en las escenas donde intenta ser un hombre deportista y ganar una beca escolar recurre a la violencia física para reafirmar su posición masculina y no caer en el fracaso total. 

La escena donde Sandy y Danny tiene una cita en el auto cinema no es más que una representación de la cultura normalizada de la violación, ya que Zucko intenta sobrepasarse de forma sexual con Sandy.