LA CADERA DE EVA

Las 7 principales razones por las que mujeres fingimos un orgasmo

Investigaciones han encontrado siete razones por las que las mujeres no llegan al orgasmo, entre ellas evitar herir los sentimientos de la pareja o inseguridad

  • SUSANA CARRASCO
  • 12/03/2020
  • 10:55 hrs
  • Escuchar
Las 7 principales razones por las que mujeres fingimos un orgasmo
Las 7 principales razones por las mujeres fingimos un orgasmo (Foto: Internet)

El orgasmo suele ser el momento clímax de una relación sexual, algo que nos llena de placer y bienestar al estar con la persona que nos atrae, pero no en todos los encuentros sexuales ocurre y de hecho, somos las mujeres quienes tenemos más dificultades para alcanzarlo y, en algunas ocasiones, optamos por fingir un orgasmo.

Se han hecho investigaciones que concluyen 7 razones por las que no podemos llegar al clímax sexual.

¿Por qué una mujer prefiere fingir un orgasmo?

En las relaciones sexuales se busca, por lo regular, llegar al orgasmo, que es el momento en que sentimos un temblor en el cuerpo, esa sensación de estar débil y al mismo tiempo relajada, con un calor que nos recorre por completo y contracciones involuntarias en las paredes que rodean la entrada de la vagina.

Sin embargo, cada vez más estudios comprueban que las mujeres preferimos fingir el orgasmo en la intimidad, ¿por qué?

Una publicación en Archives of Sexual Behavior señala que durante un estudio realizado con más de mil mujeres heterosexuales de entre 18 y 94 años, se comprobó que al menos el 58% de ellas había fingido un orgasmo al menos una vez.

De ellas, el 55% reconoció que lo hacía frecuentemente o en casi todas sus relaciones sexuales.

Pero, ¿cuáles son las razones por las que una mujer podría fingir un orgasmo? De acuerdo a un artículo publicado en la BBC, hay 7 causas principales:

1. Evitar herir los sentimientos de la pareja

No herir los sentimientos de la pareja es, según investigaciones, la principal razón para fingir un orgasmo.

Algunas mujeres piensan que si después de un gran esfuerzo de la pareja por estimularla el orgasmo no llega, lo mejor es fingir como un premio a su esfuerzo.

“Probamos todas las posturas, me estimuló de todas las maneras… Aquello no llegaba, yo no podía más, y bueno, se lo ganó", confiesa una mujer a la BBC.

Sin embargo, el desconocimiento de la pareja sobre las zonas erógenas de nuestro cuerpo y la falta de comunicación para decir qué es lo que queremos y cómo lo queremos, también contribuye a una estimulación deficiente y poco placentera.

2. Inseguridades físicas

Cuando hay algunos defectos físicos que nos acomplejan o hacen que nos sintamos menos atractivas, podemos estar pensando solo en eso durante el encuentro sexual, haciendo hasta lo imposible para que la pareja no se dé cuenta de esas partes de nuestro cuerpo que no son perfectas.

Esto desvía nuestra atención de lo verdaderamente importante y favorece que se finja el orgasmo porque no estamos disfrutando plenamente.

3. Miedo a perder a la pareja

Luz Jaimes, médica sexóloga y secretaria de la Federación Latinoamericana de Sociedades de Sexología y Educación Sexual (Flasses), explica que otra de las razones por las que una mujer prefiere fingir un orgasmo es por miedo a perder a su pareja.

"No son pocas las mujeres que temen que sus maridos las dejen por no ser suficientemente hermosas o buenas en la cama", señala la experta.

De hecho, para algunas de ellas, un orgasmo, incluso fingido, puede ser la prueba de cuán experimentadas son en el terreno sexual.

Muchas mujeres confiesan fingir sus orgasmos por miedo a que su pareja las cambie por otra, alguien más joven, más bonita o que lo excite más.

4. Imitación

De acuerdo a Laura Morán, psicóloga, sexóloga y autora de "Orgas(mitos)", algunas mujeres deciden fingir porque tienen la idea de que deben verse igual que en las películas porno y las románticas, donde bastan un par de empujones para que ellas empiecen a gemir.

“Lo reproducimos para no parecer un bicho raro”, señala la sexóloga.

5. Cansancio y preocupación

Especialmente después de un parto, las mujeres pueden sentirse muy agotadas como para disfrutar del sexo, además de que el cuidado del bebé y el regreso al trabajo pueden consumir toda su energía.

“Estaba tan cansada que tener sexo con mi marido era un esfuerzo enorme. Y como además me costaba mucho concentrarme —no podía dejar de pensar en lo que dejé por hacer en la oficina, en lo que nos faltaba en el refrigerador, en si esos ruidos que estaba haciendo el niño eran normales o le pasaba algo…—, un día decidí fingir”, relata a la BBC una mujer de 43 años.

“No era porque él ya no me excitara, ni porque de repente lo hiciera mal. Yo solo quería dormir. Y la cosa se volvió un patrón", agrega.

6. Vergüenza

Aunque en general las mujeres hablan cada vez más de sus necesidades sexuales, la realidad es que aún hay mucha vergüenza al reconocer que no llegamos al orgasmo.

Esto puede deberse a que la mayoría creemos todavía que no tener un orgasmo nos deja como parejas sexuales poco experimentadas, malas amantes o porque pensamos que la pareja se lo va a tomar mal.

“A veces fingimos simplemente para no enfrentarnos al momento desagradable”, señala la sexóloga Morán.

7. Aumentar la propia excitación

Aunque parezca raro, para algunas mujeres fingir un orgasmo les permite aumentar la excitación sexual.

"Tal vez puede funcionar dentro de un cuadro de excitación. Esto es, los ruidos, los gestos, los gemidos, pueden servir para aumentar el ambiente, pero siempre habiendo dejado claro qué es lo que estamos haciendo y para qué", subraya Morán.


Algunas mujeres incluso confiesan que fingir, es como jugar a ser actriz, lo que puede darle un toque divertido al encuentro sexual.

El problema es que si tenemos sexo con la intensión de obtener mucho placer por medio de los orgasmos y terminamos fingiendo, puede causarnos mucha frustración y a la larga, una disminución del deseo.

Los hombres también fingen, pues una encuesta realizada a 1,400 personas encontró que hasta el 21,2% de los hombres había fingido al menos una vez y el 8,4% de ellos dijo hacerlo casi en todos sus encuentros sexuales.

Ellos fingen principalmente por problemas para mantener la erección, por preocupaciones o porque están tomando algunos medicamentos, como antidepresivos.

En cualquier caso, fingir orgasmos en casi todos los encuentros sexuales no es saludable y si notas que no hay forma en que puedas llegar al clímax, lo mejor es que acudas con un sexólogo para determinar las causas y encontrar una solución efectiva.

(Con información de BBC Mundo)