LA CADERA DE EVA

"La violencia sexual me llevó a querer suicidarme"

Las mujeres que sufren violencia constante tienen 12 veces más probabilidades de suicidio que el resto de las mujeres, según expertos

  • ITZEL NICTÉ UC DOMÍNGUEZ
  • 10/09/2021
  • 20:29 hrs
  • Escuchar
"La violencia sexual me llevó a querer suicidarme"
"La violencia sexual me llevó a querer suicidarme". Foto: Pexels

Andrea es sobreviviente de violencia sexual y de un intento de suicidio, es recién egresada de la universidad y difruta de hacer natación, escribir y ver películas de terror. Pidió permanecer en el anonimato, porque, según afirma, aún no se siente preparada para encarar a su agresor.

La jóven de 23 años contó en entrevista para La Cadera de Eva, que su experiencia con la violencia machista data desde los primeros años de su vida, vio a su madre ser violentada por su padre desde sus primeros años. "Sólo vi que la golpeara una vez, pero constantemente escuchaba como la humillaba y le decía cosas horribles. Crecí normalizando ese tipo de abusos, hasta que mi papá nos abandonó", dijo. 

Andrea era muy pequeña cuando fue abusada sexualmente por primera vez, había regresado de la escuela y uno de sus familiares cercanos se encontraba en casa, ese día la besó en la boca sin su consentimiento y días más tarde la obligó a tocar sus partes íntimas. 

LEE: Culpa, vergüenza y miedo. Denunciar el abuso sexual no es fácil

"Yo no sabía qué era eso, pero me hacía sentir incómoda. Fueron varias veces en las que me obligó a tocarlo y, calculo que unos tres o cuatro meses después, me violó", cuenta Andrea

"Tenía mucho miedo, me dijo que no le contara a nadie y eso hice [...] me violó unas tres veces más, pero había otro tipo de abusos. Eso terminó cuando él se fue a vivir lejos, pero el miedo siempre se me quedó", dijo Andrea con un nudo en la garganta. 

"Solo quería morirme"

Conforme fue creciendo, Andrea comprendió que eso que había vivido  y que la había marcado profundamente, era violencia:

"Después de mucha terapia psicológica me di cuenta de que el abuso sexual que sufrí por años me afectó más de lo que yo pensaba. En mi adolescencia, cuando comprendí más lo que había pasado, solo quería morirme", cuenta Andrea.

LEE: "Nos obligaban a tener sexo hasta 15 veces al día": víctimas de red de trata

De acuerdo con el testimonio de Andrea, el a haber sido víctima de violencia sexual se sumó a otras preocupaciones y violencias que vivió en la adolescencia y que influyeron en llegar al intento de suicidio:

"Fueron muchas cosas, tenía quince años y había tenido un noviazgo muy violento también. Creo que fue también que yo normalice la violencia, pero llegué al punto de ya no querer sentirme así, pensé que la única forma de detener la tristeza y el coraje y los abusos, era con el suicidio".


La relación entre la violencia de género y el suicidio

Según la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio (IASP), cada día hay en promedio 3 mil personas que ponen fín a su vida, y es una persona que consigue suicidarse por cada 20 personas que lo intentan. Datos de la Secretaría de Salud indican que, en México, tan solo en el primer semestre del 2020 se registraron alrededor de cuatro mil intentos de suicidio.

De acuerdo con Papageno.es, una plataforma para profesionales en la prevención del suicidio, las mujeres que sufren violencia constante tienen 12 veces más probabilidades de suicidio que el resto de las mujeres.

"La violencia machista se caracteriza por su continuidad en el tiempo y por la intención de sometimiento. Esto puede llevar a aumentar la probabilidad de aparición de conductas suicidas. La violencia machista y el suicidio están profundamente relacionados", afirma el sitio oficial. 

LEE: "Cifras de violencia sólo son la punta del iceberg", alertan feministas

Asimismo, los expertos indican que la violencia contra la mujer, especialmente la ejercida por su pareja y la violencia sexual, constituyen un grave problema de salud pública y que son una variante en algunos casos de intento de suicidio.

Para Andrea, sanar no ha sido nada fácil y afirma que aún continúa en el proceso:

"Sobrevivir al intento de suicidio me llevó al punto más difícil de mi vida. Afortunadamente no estoy sola y pude acceder a terapia psicológica donde me di cuenta lo mucho que me habían afectado los abusos de otros, especialmente la violencia sexual", afirma. "La violencia sexual me llevó a querer suicidarme y también fue algo que marcó mi vida en otros aspectos, creo que me hizo más vulnerable hacia cualquier forma de abuso", agregó.


"Fueron muchos años en los que tuve pensamientos suicidas,ahora estoy mejor, pero sigo luchando y sigo queriendo estar mejor. Eso es lo importante para mi ahora", enfatizó Andrea.