LA CADERA DE EVA

La importancia de sanar la relación con mamá

Para sanar la relación que tenemos con nuestras madres es necesario tener empatía, sororidad y compasión, afirma Valeria Sánchez, psicóloga

  • ITZEL NICTÉ UC DOMÍNGUEZ
  • 07/05/2021
  • 17:08 hrs
  • Escuchar
La importancia de sanar la relación con mamá
La importancia de sanar la relación con mamá. Foto: Pexels

Se acerca el 10 de mayo, Día de las madres, una fecha perfecta para cuestionarnos sobre el papel de la maternidad en la vida de las mujeres y para cuestionarnos sobre la importancia de la relación madre-hija en el desarrollo personal y la estabilidad emocional de las personas. 

De acuerdo con Valeria Sánchez, psicóloga feminista y fundadora de Mujeres PSInfronteras, explicó en entrevista para La Cadera de Eva que, aunque la relación con las madres no es determinante, sí influye en la salud mental de las personas. "Somos mamíferos, y se ha estudiado que en otros animales este vínculo que se crea con la madre es vital, no solo porque satisface nuestras necesidades básicas sino también porque estas necesidades psicológicas determinan o no el desarrollo de la cría o el niño", afirmó. 

"En el caso de los seres humanos, la mamá es la primera persona que sabemos que no es nosotros, es decir, el bebé en sus primeros momentos de vida todavía no se concibe a sí mismo separado de la mamá, porque también las mamás están muy atentas a las necesidades vitales [...] En el momento en el que el niño empieza a trabajar estas cuestiones de autonomía, individualidad y se da cuenta de que mamá es ´un otro´ y que no está a su disposición", agregó la experta.

De acuerdo con Valeria, el vínculo que tenemos con mamá en los primeros meses o años de vida influye en nosotros por tratarse de una especie de espejo, es decir, nos vemos a través de la madre, y este espejo se convierte en algo importante para cuestiones de autopercepción como la autoestima. 

Lee: Ideas de regalos feministas para este 10 de mayo

Desde esta perspectiva, la relación entre madre e hijos es importante desde el primer momento de vida de cualquier individuo, y es importante también a lo largo de su desarrollo personal. Sin embargo, la psicóloga destacó que la relación madre-hijo puede cambiar de acuerdo a la etapa de la vida en la que se encuentren tanto el hijo o hija como la madre. La relación puede enfrentar algunos problemas cuando, por ejemplo, la hija o hijo se encuentra en la adolescencia y la madre en la menopausia. 

La importancia de sanar la relación con mamá

"Desde el enfoque feminista de la psicoterapia, la importancia de sanar la relación con nuestras mamás es vital, en el sentido de que nospermite identificar patrones familiares para no repetirlos", afrma la experta. "También, sanar la relación que tenemos con nuestra mamá nos permite concebirla como una mujer dentro de un sistema que hizo lo que pudo con lo que tuvo a su alcance", agregó. 

De acuerdo con Valeria, para sanar la relación con mamá es importante tener en cuenta el contexto patriarcal en el que creció y en el que continuamos viviendo. "A través de los roles de género que se nos imponen a las mujeres y la cuestión de la maternidad, se espera mucho que las madres sean perfectas, que las madres sean devotas, que las madres no tengan duda, que las madres sepan qué hacer", afirma. 

Sin embargo, es importante reconocer que las madres también son oprimidas y que sus circunstancias de vida las llevaron al lugar donde están actualmente. La comprensión de la situación de nuestras madres puede ser el primer paso para sanar la relación, "nos puede ayudar a comprender que no existe la mamá buena, no existe la mamá mala, solo existe mamá", agregó la psicóloga

Lee: No a la culpa en la maternidad, hablemos de la crianza feminista

Para Valeria Sánchez, es fundamental darnos cuenta de que nuestra madre también es una persona, un ser humano atravesado por un sistema patriarcal que han normalizado. "Muchas veces nuestras mamás y nuestras abuelas no entienden este tipo de cuestiones sociales y de feminismo; la razón es porque no llegan a comprenderlo. No se trata de maldad o ganas de hacernos daño, sino que simplemente no entienden los paradigmas actuales", señaló.

¿Cómo podemos crear lazos más sanos entre madre e hija?

La psicóloga afirma que algo importante para crear lazos sanos entre madre e hija es crear una relación horizontal:

"En latinoamérica están muy normalizadas las relaciones verticales, esto quiere decir que alguien está encima de la otra persona. Lo vemos en todos lados, en los trabajos. Esto pasa mucho también en las estructuras familiares: papás y mamás están por encima de los hijos. El vínculo, mientras sea vertical, es muy difícil que sea sano", afirmó.


De acuerdo con la experta, generar relaciones sanas entre madre e hija necesita del fomento de relaciones horizontales, responsabilidad afectiva, comunicación, compasión y sororidad.

"La maternidad es un tema que no se ha abordado de la manera correcta; es necesario saber que mamá puede necesitar un respiro de nosotras y nosotras podemos necesitar un respiro de mamá [...] Tanto mamá como yo debemos tener bien en claro que somos figuras autónomas, que no dependemos y que el amor que debemos profesarnos debe ser incondicional, que no depende de que yo sea de alguna manera para que la otra parte me ame y apoye"


¿Qué hacer cuando enfrentamos una situación complicada en relación con mamá?

Para enfrentar alguna situación compleja en relación con las madres, la psicóloga recomienda asistir a psicoterapia de pareja, pero, de no ser posible, tratar la situación de forma individual. "Idealmente, yo recomendaría asistir a psicoterapia, en psicoterapia de pareja también trabajamos con la relación madre e hija; si es la intención de ambas trabajar en su relación, yo recomendaría ir a terapia", afirmó.

Lee: ¿Qué es la crianza feminista?

Individualmente, la experta recomendó hacer el intento de ver a nuestras madres desde una perspectiva empática, comprendiendo que ellas también han sido oprimidas por el machismo, "verla como quien realmente es, como la mujer que se presenta enfrente de mí, que sí es mi mamá pero que también se ha enfrentado a otras experiencias, que también ha sido hija con otras experiencias o esposa con otras experiencias. Cuando la podemos ver realmente por quien ella es, es realmente liberador", señaló. 

La psicóloga enfatizó que no todos los casos terminan en reconciliación, sino que esto depende de lo que cada persona quiera y crea necesario. "Como psicoterapeuta, creo en la reparación, trabajo en la reparación, pero lamentablemente hay casos donde realmente no se puede concluir en esta sanación. También es importante tener en cuenta si realmente se desea esa reconciliación, si realmente se tiene la convicción de sanar la relación con mamá".