LA CADERA DE EVA

El tabú del sexo anal, no es sólo para homosexuales

Se sigue pensando al sexo como algo que implica siempre tres cosas: un pene, una vagina y penetración, pero ¿qué hay del sexo anal?

  • REDACCIÓN
  • 31/07/2020
  • 14:58 hrs
  • Escuchar
El tabú del sexo anal, no es sólo para homosexuales
El tabú del sexo anal, no es sólo para homosexuales. Foto: Pexels

Existen muchos mitos alrededor del sexo anal. Seguramente has escuchado alguna vez las frases "esa parte del cuerpo se hizo para expulsar, no para introducir", "es una práctica de homosexuales", "duele horrible; esa no es la función del ano" o "es una práctica antihigiénica". Es momento de sacar de la penumbra esta práctica sexual, despojarlo de su característica tabú y hacerle justicia. 

Para empezar hay que decir que el sexo anal podría ser tan viejo como la existencia humana misma. Se pueden encontrar expresiones artísticas donde se ve representado el sexo anal, desde la época greco-romana, pasando por diversas culturas como la china o egipcia. 

Vaso griego del 510 a. C. Imagen obtenida de Wikipedia

Lee: 5 posiciones eróticas que facilitan el sexo anal

El sexo anal se convirtió en tabú, y ha permanecido así por siglos. ¿Las razones? La religión condenó esta práctica por no tener finalidad reproductiva, por considerarse una actividad homosexual e impura, sucia y antinatural. 

Afortunadamente, ahora sabemos que la sexualidad puede ser tan amplia como la creatividad y las ganas de explorar que los involucrados en el acto tengan. Además, cada vez queda más claro que la reproducción no es la única finalidad de la sexualidad humana. El placer también es una finalidad de la práctica sexual, y este se puede alcanzar de diferentes formas; el sexo anal es una de ellas. 

El sexo anal no es antinatural

La sexualidad sigue siendo coitocéntrica. Se sigue pensando al sexo como algo que implica siempre tres cosas: un pene, una vagina y penetración. Esa idea deja fuera a cualquier práctica sexual que no involucre esos elementos. Lo que queda fuera se tacha como "lo otro", "lo no natural"; nos referimos a ellos como "complemento". 

Lee: ¿Qué tanto les gusta a las mujeres el sexo anal?

Nos ha costado entender que el sexo es mucho más que coito. El sexo oral, las caricias, la masturbación, la incorporación de juguetes sexuales, etcétera, también son sexo y no simples complementos. De igual forma, a quedado en el desconocimiento que sexo anal no es solamente penetración del pene por el ano, sino que implica cualquier práctica relativa al ano, como el sexo oral en el ano, mejor conocido como beso negro, un dildo y el ano, el dedo y el ano, etcétera. 

¿El ano está diseñado sólo para expulsar?

Es difícil responder a esta pregunta porque ¿bajo qué criterios identificamos para qué sirven o no sirven las partes de nuestro cuerpo? No existe un diseñador de cuerpos humanos al que podamos acudir para resolver esta duda. De cualquier manera, hay muchas cosas que no fueron diseñadas para algunos fines, pero que la creatividad y necesidad humana han ampliado sus posibilidades. Seguramente las mamás no van a dejar de guardar frijoles en envases de helado solo porque el envase fue diseñado para contener helado y no frijoles, ¿cierto?

La sexualidad humana es tan amplia como las posibilidades de placer a la que nuestro cuerpo y mente nos dan acceso. Explorar y reinventar con libertad no tiene nada de malo. Conocer tu cuerpo, lo que te gusta y lo que no a través de la exploración es parte de cómo vivimos la sexualidad. No tengas miedo a experimentar nuevas cosas, incluso aquellas que son consideradas tabú. La desinformación podría privarte del placer. 

El sexo anal no es sólo una práctica de hombres homosexuales 

La creencia de que el sexo anal es una práctica de hombres homosexuales y la homofobia han llevado a que muchos hombres se priven de experimentar placer sexual por medio del sexo anal. Debido a estos prejuicios, los hombres se limitan de disfrutar su cuerpo en su totalidad. Esa cuestión es aún más relevante si consideramos que es precisamente en esta zona en la que los hombres tienen la posibilidad de ampliar el placer, puesto que, en el caso masculino, la estimulación de la próstata, a través del sexo anal, puede desencadenar orgasmos sin necesidad de tocar el pene.

Es falso que tus gustos por determinadas prácticas sexuales sean un indicio infalible de tu orientación sexual. El sexo anal puede ser practicado en parejas de todo tipo. Las parejas heterosexuales pueden disfrutarlo de muchas formas: pene-ano, dildo-ano, dedos-ano, al igual que las parejas homosexuales. Incluso, las parejas de lesbianas pueden practicarlo con juguetes sexuales o con sus manos. 

Lee: Sexo anal y las preguntas más frecuentes

Por otra parte, es muy común pensar que en las parejas homosexuales el sexo anal es indispensable. Seguir pensando a la sexualidad bajo la lógica de la penetración nos priva de explorar otras formas de obtener placer. Entre las parejas de hombres homosexuales es una posibilidad, mas no la única. 

El ano es una parte muy sensible

El ano es una parte de nuestro cuerpo muy sensible; por lo tanto, puede desencadenar placer o dolor. Practicarlo con calma, a tu ritmo y, sobre todo, deseandolo de verdad, es fundamental. Utilizar lubricante puede ayudar a facilitar las cosas. Tener paciencia y buscar el placer son las cosas más importantes. No es necesario que introduzcas el objeto deseado hasta el fondo, que sea hasta donde tú quieras y hasta donde te sientas más a gusto.

Lo único antinatural en el sexo es no disfrutar la amplia gama de posibilidades que nuestro cuerpo nos brinda. Que ni los tabúes, ni prejuicios o la desinformación te impidan disfrutar de tu cuerpo. Conocer tu cuerpo y explorar lo que te gusta también son actos de amor propio. Disfruta de tu cuerpo con responsabilidad e información.

 

Con información de: Pikara online magazine