LA CADERA DE EVA

El dolor de los feminicidios, el despertar de una sociedad

Ingrid y Fátima son el rostro de los diez feminicidios que ocurren todos los días en nuestro país, la indignación debiera ser permanente hasta que veamos resultados por parte de las autoridades y como sociedad nos organicemos para exigir justicia

  • Yanin Montes
  • 18/02/2020
  • 11:26 hrs
  • Escuchar
El dolor de los feminicidios, el despertar de una sociedad
Manifestación de mujeres (Foto: Cuartoscuro)

El feminicidio en México cada de día se supera más, hace poco más de una semana nos horrorizó el caso de Ingrid, esta semana es la pequeña Fátima quien nos rompe el corazón, su asesinato conmociona, duele, nos llena de ira e impotencia. 

Ambas historias son el rostro de los diez feminicidios que ocurren todos los días en nuestro país, la indignación debiera ser permanente hasta que veamos resultados por parte de las autoridades, hasta que, como sociedad civil, nos organicemos para exigir justicia y hacer comunidad.

Verónica Villalvazo, mejor conocida como Frida Guerrera, una activista que lleva años dando acompañamiento a familias víctimas de feminicidio, alzó la voz en la mañanera, exigió al presidente Andrés Manuel López Obrador medidas concretas para erradicar este tipo de crímenes. Ha sido de las pocas veces, si no es que la única, en que hemos visto a un presidente contrariado que tuvo que improvisar un decálogo, que lejos de ayudar abonó más para las críticas en las benditas redes sociales.

 

(Foto: Cuartoscuro)

Al tiempo que Frida Guerrera encaraba al primer mandatario, colectivos feministas se manifestaban a las afueras de Palacio Nacional haciendo pintas en las paredes y la puerta mariana. El mensaje es claro: estamos hartas, no hay manera de seguir tolerando diez feminicidios todos los días.

El feminismo es un movimiento político y social que a lo largo de la historia ha luchado por emancipar a la mujer, por abolir el género y tirar ese sistema patriarcal que daña a la sociedad. La lucha de las mujeres mexicanas desde distintas trincheras y formas de pensar, me parece que finalmente están teniendo una visibilidad preponderante.

Muchas voces señalaron que por primera vez se vio un contrapeso real a la actual administración, varios actores políticos se subieron al tren de manera oportunista, aprovecharon el caos para atacar al gobierno, sin embargo, las mismas feministas y activistas los han descalificado. 

Quizás sea el momento, pero también he leído a hombres indignados, cuestionándose su machismo, sus privilegios, preguntándose qué hacer. Esa es una buena semilla que está germinando.

Ahora, el gobierno del presidente López Obrador si bien ha dado una apertura para la libertad de expresión, también se ha mostrado indolente, empezando por el mandatario y los terribles silencios de las mujeres líderes de la 4T, ¿dónde están?

Estamos ante un problema sumamente serio, pero también ante una oportunidad, el dolor está despertando a toda una sociedad y tenemos que hacer agenda, sumar esfuerzos, no dejar de exigir justicia, eliminar juicios y fomentar la empatía. 

Se acerca el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, todo indica que por primera vez en nuestro país no habrá cabida para las flores y chocolates que se le estaban imponiendo a esta fecha. La lucha está presente, no hay marcha atrás, las mujeres no estamos pidiendo validación, estamos exigiendo justicia y derechos, por las que estamos presentes, las que ya no están y las más pequeñas que, seguro ya crecerán con otra forma de pensar.