LA CADERA DE EVA

Debate Feminista cumple 30 años y la covid arruinó su aniversario

Debate Feminista celebra sus 30 aniversario en plena pandemia y quiere llegar a las lectoras jóvenes, de una revista "desmadrosa" se convirtió en académica

  • DIANA JUÁREZ
  • 21/08/2020
  • 11:26 hrs
  • Escuchar
Debate Feminista cumple 30 años y la covid arruinó su aniversario
Debate Feminista cumple 30 años (Foto: Cortesía)

La pandemia por coronavirus también arruinó el 30 aniversario de Debate Feminista, una de las revistas pioneras que nos adentra a la reflexión desde una perspectiva de género. Antes de que apareciera el covid-19, sus fundadoras, Hortensia Moreno y Marta Lamas querían celebrar en un caberet, no se pudo, y tuvieron que resignarse a su difusión en entrevistas vía zoom.

"Nos agarró la covid y el confinamiento antes de que tuviésemos la preparación para vivir en este universo. Para mí ha sido traumático, decir, odio el zoom. Sé que es lo que hay y debemos usarlo porque sino te pierdes un montón de cosas. Pero no conozco la tecnología que nos permita hacer de forma autogestiva el festejo de Debate Feminista”, dijo Hortensia Moreno en entrevista para La Cadera de Eva.

Debate Feminista es una revista del siglo pasado que quiere estar presente en las nuevas generaciones, apuntan sus creadoras. Hortensia Moreno comentó que le gustaría que más sangre joven se incorporara al comité para extenderse a las redes sociales, sabe que esto es un proceso porque se rige por ritmos del Centro de Investigaciones y Estudios de Género (CIEG).


Ahora Debate Feminista tiene una competencia de revistas académicas con perspectiva de género que antes no tenían como, La Ventana de la Universidad de Guadalajara, la revista Estudios de Género del Colegio de México del Programa Interdisciplinario de Estudios de Género (PIEG ) y Géneros de la Universidad de Colima.

La revista era como “el ladrillo feminista

Debate Feminista surge en 1990 por iniciativa de Marta Lamas, en la dirección siempre la apoyó Hortensia Moreno. “Nosotras siempre fuimos las esclavas de la revista”, cuenta Marta Lamas. El proceso de planeación, producción y distribución fue responsabilidad de las dos por 25 años. “Teníamos que capturar cosas, hasta llevarlas físicamente a las librerías, y cargarlas en un coche y demás, durante 25 años”.

Lamas cuenta para La Cadera de Eva que la revista es consecuencia de un proceso. En 1976 un grupo de feministas encabezado por Alaíde Foppa y  Margarita García Flores hicieron la revista fem en la que participó Marta Lamas. Después un grupo de mujeres, donde también participóLamas, hicieron otro proyecto y crearon un suplemento para La Jornada.

“Queríamos entrar en un debate político con los lectores del periódico que eran un poco la izquierda en México”. Cuando el proyecto estuvo avanzado, las reporteras decidieron convertirlo en un proyecto para mujeres que se le llamó Doble Jornada, fue dirigido por Sara Lovera”, dijo Lamas.

Debate Feminista tomó su propio camino, se publicaba dos veces al año. Su extensión fue de 300 a 500 páginas, por ello se refieren a ésta como “ladrillo feminista”. Fue hasta el número 50 cuando Marta Lamas dijo “hasta aquí”, en algunas ocasiones, tenía que financiarla de su propio bolso. Fue Hortensia Moreno quien propone que la adoptara el CIEG en 2015, cuando ella se incorporaba como parte del cuerpo académico del Centro. Los trámites para que la universidad la adoptara tomó un año.

Del “desmadre” a lo académico

La revista se ha convertido en uno de los acervos históricos más consultados del mundo. Al ser adoptada por la Universidad Nacional Autónomo de México (UNAM) nunca hubo una prohibición sobre los contenidos sólo cambia su estilo.“No hay una prohibición pero hay un estilo académico, toda la parte desmadrosa de la revista que teníamos, había una sección cabaretera, en donde Jesusa Rodríguez publicaba los guiones de sus obras de cabaret y Liliana Felipe compartía las partituras de sus canciones, eso se pierde, pero se ganan otras cosas”, dijo Lamas.

Debate Feminista nunca generó ganancias para Lamas y Moreno, ahora que está cobijada por la UNAM, donde tampoco hay una retribución económica, permite que la revista siga vigente.

Aunque el covid también arruinó la celebración de cumpleaños de Debate Feminista, sus fundadoras motivadas por la encargada del área de comunicación, bajo la coordinación de Alejandra Collado, intentan hacer ruido en medios para que sus lectoras y aquellas que aún no la conocen se sumen a las felicitaciones de sus 30 años.