LA CADERA DE EVA

De flores y chocolates a llamadas y celos: el hostigamiento no es amor

Kimberli de 25 años decidió tomar medidas de seguridad para ponerle un alto al acoso que vivía por parte de Emanuel en Iztapalapa

  • IVÁN MEJÍA
  • 14/07/2020
  • 19:57 hrs
  • Escuchar
De flores y chocolates a llamadas y celos: el hostigamiento no es amor
(Especial)

En octubre pasado, Kimberli conoció a Emanuel, quien pasó de ser su "pretendiente" a su acosador, pues al principio el hombre era amable y trataba de conquistarla con detalles, pero poco tiempo después la esperaba afuera de su casa o la seguía a donde fuera.

Fue a principios de este año, que el sujeto cambió las flores y los chocolates que le obsequiaba, por llamadas en las que la acosaba, ya que en estas le decía que la acaba de ver y le describía como iba vestida, incluso hubo ocasiones en el que él le proponía que fueran a un hotel, para que le demostrara su "amor".

Por esto, la joven de 25 años decidió tomar medidas de seguridad, como bloquear el número telefónico del sujeto, para impedir que éste le marcara a su celular. Pero esto no fue suficiente para alejar a Emanuel, pues el sujeto consiguió su dirección y había días que la esperaba a que saliera de su hogar ubicado en Iztapalapa.

Hostigamiento no es amor

La historia de Kimberli es una hostigamiento y acoso como la que tantas mujeres viven a diario y que para muchos es justificada como "amor".

Sin embargo existe una palabra que marca una frontera entre un "cortejo" y el "amor": consentimiento. Mientras haya consentimiento un cortejo es válido, pero en caso contrario, no es no.

La denuncia

A pesar de que en semanas pasadas estuvo prohibido salir a las calles por la pandemia del coronavirus, el hombre estuvo afuera del domicilio de la mujer, quien por esta razón decidió presentarse ante la Fiscalía General de Justicia (FGJ) de la Ciudad de México a interponer una denuncia en contra del sospechoso.

Durante su entrevista con el Ministerio Público, Kimberli mostró los mensajes de texto que el individuo le mandaba y narró como la ha acosó a lo largo de estos meses. 

"Qué no entiendes que te amo. Necesitamos estar juntos, es nuestro destino. Estaremos juntos hasta que la muerte nos separe", se leía en uno de los mensajes que le envió Emanuel a la joven, quien pidió protección a las autoridades.

El representante social de la Fiscalía Desconcentrada en Iztapalapa que atendió a la mujer dio inició a la carpeta de investigación con número 0072, y también dio tramite a la petición de la víctima, quien afirmó que la última vez que supo del sospechoso, fue la semana pasada, cuándo éste estaba afuera de su casa a bordo de un vehículo color rojo.

fmma