LA CADERA DE EVA

Cuckolding: ponerle el cuerno a tu pareja con su consentimiento

¿Disfrutarías viendo a tu pareja teniendo relaciones con alguien más? Los cuckold y las Cuckquean lo hacen

  • ITZEL NICTÉ UC DOMÍNGUEZ
  • 11/09/2020
  • 16:35 hrs
  • Escuchar
Cuckolding: ponerle el cuerno a tu pareja con su consentimiento
Cuckolding: ponerle el cuerno a tu pareja para excitarlo. Foto: Pexels

Cada día más personas se atreven a vivir sus relaciones sexo-afectivas en libertad, rompiendo con la mononorma y aventándose al ancho espectro de las relaciones poliamorosas. Una forma de vivir el poliamor o la poligamia es, precisamente, el cornudismo.

El Cuckolding o cornudismo es una práctica no monógama en la que las mujeres tienen relaciones sexuales con otros hombres, mientas que sus parejas varones se mantienen fieles a ellas. Ellos disfrutan de verlas con otros. 

Lee: El "poliamor", ¿qué es, cómo practicarlo y cómo saber si es para mí?

¿Esta práctica sexual aporta a la liberación sexual femenina? 

Existe un debate sobre la libertad sexual femenina en esta práctica. Mientras algunas personas acusan al cornudismo de ser una práctica más en la que la mujer se ve como una "propiedad que se presta a alguien más", otras aseguran que lo que en realidad disfrutan es la liberación de la sexualidad femenina, comúnmente considerada como negativa. 

Por otra parte, a algunos hombres les parece excitante ver a sus parejas mujeres rompiendo los prejuicios de sumisión impuestos sobre ellas. Así, cuando imaginan a sus parejas o esposas rompiendo la monogamia impuesta socialmente, esa trangresión se convierte en algo profundamente erótico ¿Tú qué opinas al respecto? ¿Te atreverías?

¿Y los celos?

Estamos acostumbrados a sostener relaciones sexo-afectivas basadas en la idea romántica de la propiedad. Con el cornudismo sucede algo peculiar, pues mientras el hombre se excita con la idea de que su pareja tenga relaciones con otra persona, él se mantiene fiel a su pareja. 

Aunque entrar en el mundo de las relaciones no-monógamas es un camino difícil, donde deconstruir el pensamiento y eliminar los celos es una tarea larga y complicada, en el cuckolding, el cornudo cumple sus fantasías viendo a su pareja disfrutar con otros. Los celos dentro de esta estructura relacional están ausentes.

Lee: Poliamor: ¿cómo evitar múltiples cadáveres emocionales?

Los estándares de relaciones románticas que se nos han impuesto socialmente asocian las infidelidades de las mujeres a la humillación de sus parejas varones, a la ruptura de su frágil masculinidad. En el cornudismo, el que las esposas tengan relaciones sexuales con otros no es humillante sino emocionante y erótico

El consentimiento es fundamental  

Se trata de un acuerdo, todo está completamente consensuado y apalabrado. En teoría, ambas partes de la relación disfrutan con los encuentros sexuales de la mujer, y por tanto, no existen celos o peleas al respecto. 

Lee: Series y películas sobre poliamor en Netflix

Cada relación es diferente, y por tanto, las posibilidades o límites de cada uno dependen de los involucrados. En las relaciones de cornudos, algunos deciden elegir juntos a la tercera persona que integrarán a su vida sexual. En otros casos, la mujer es completamente libre de escoger cuándo y con quién, siempre que le cuente a su pareja, con lujo de detalle, las cosas que hizo con su amante

Cuckquean, lo mismo pero al revés

El Cuckquean es el equivalente al Cuckolding, pero en este caso, son las mujeres quienes disfrutan ver a sus parejas teniendo relaciones sexuales con otras mujeres, mientras ellas se mantienen fieles a ellos. 

Sí, aunque esto suene muy extraño e incluso parezca que reafirme el poder del hombre sobre la mujer, hay novias y esposas que disfrutan de saber que sus parejas tienen encuentros sexuales con otras mujeres

Lee: ¡Friló! interacción digital de amor libre en pandemia

En definitiva las formas de relacionarnos sexo-afectivamente con nuestra o nuestras parejas son muchísimas; el cornudismo es una de las más polémicas. 

Lo más importante es recordar que, mientras todo sea consensuado y hablado con sinceridad completa, ambas partes disfruten y se sientan cómodas, el placer puede disfrutarse al máximo.