LA CADERA DE EVA

Cómo evitar infecciones después de tener relaciones sexuales

La manera en la que limpiamos nuestro cuerpo después de un encuentro sexual es muy importante para prevenir enfermedades y en específico infecciones vaginales

  • KARINA MARTÍNEZ NAVARRETE
  • 17/11/2020
  • 19:21 hrs
  • Escuchar
Cómo evitar infecciones después de tener relaciones sexuales
La manera en la que limpiamos nuestro cuerpo después de un encuentro sexual es muy importante para prevenir enfermedades y en específico infecciones vaginales. Foto: Pexels

Algunos estudios encuestaron a mujeres latinoamericanas sobre sus hábitos de higiene y encontraron que en la mayoría de los casos, la manera en la que cuidado su zona íntima después de tener relaciones, no es la adecuada para mantener esta área saludable. 

Durante las relaciones sexuales, el pH de las mujeres cambia al entrar en contacto con otros fluidos, esto provoca que la protección vaginal cambie y se puedan desarrollar nuevas bacterias que resulten en infecciones —las más comunes son las vaginales y urinarias—.

Sin embargo, al tener una rutina de higiene bien establecida, se pueden reducir las posibilidades de atrapar una de estas enfermedades. Para que tu zona íntima se mantenga saludable es necesaria una limpieza adecuada después de tener relaciones, por lo que los ginecólogos recomiendan lo siguiente: 

Un consejo muy importante es orinar después de tener relaciones, pues ayuda a prevenir infecciones que pueden transmitirse durante el coito a través de microbios, bacterias y secreciones presentes en la zona genital y acumulados en la uretra —estos organismos después pueden resultar en una infección en la vejiga—. De hecho, varios estudios han demostrado que el sexo es una de las causas más comunes de infecciones urinarias en las mujeres.


Después se puede seguir una sencilla rutina de lavado. Lo más recomendable es utilizar limpiadores neutros para que no modifiquen tu pH, y que no causen irritación. Se recomienda aplicar una pequeña cantidad en esta zona, frotar suavemente y  enjuagar con abundante agua. Los productos de higiene íntima como toallas o desodorantes pueden causar alergias o irritación y no se recomiendan.

Tampoco se recomienda el uso de esponjas ni objetos similares para limpiar la zona, ya que pueden contener gérmenes. Trata de evitar los lavados vaginales, pues tu vagina, en lo peores casos, puede tener reacciones adversas como resequedad.

Finalmente, debes secar cuidadosamente y perfectamente se recomienda el uso de toallas de algodón limpias, para evitar que la humedad produzca bacterias.