LA CADERA DE EVA

''Ahora marchamos en silencio para que nos escuchen''

La ''Marcha del Silencio'' fue organizada por las madres de mujeres desaparecidas o víctimas de feminicidio y no tuvo tanta presencia mediática y fue apacible

  • DIANA JUÁREZ
  • 08/09/2019
  • 18:22 hrs
  • Escuchar
Ahora marchamos en silencio para que nos escuchen
Marcha del silencio por las víctimas de violencia de género (Fotos: Diana Juárez)

La cita fue a la 13 horas en la Victoria Alada, el domingo 8 de septiembre. A un día del inicio del juicio de Lesvy. La convocatoria fue apacible. Sin una presencia mediática notable. Sin tanto ruido. Correspondió al nombre que se le dio: “Macha del silencio”. Fue organizada por las madres de las mujeres desaparecidas o víctimas de feminicidio.

“Esta vez no se rompió ni un vidrio. Pero venimos con el corazón roto”, dijo la madre de Zyanya, quien fue víctima de feminicidio. La joven fue a Puebla a hacer sus prácticas profesionales, su muerte se justificó con que la joven se había suicidado. La argumentación del jefe de prácticas no correspondió con la forma en la que encontraron su cuerpo, declaró la madre. Además, la decisión de un suicidio no correspondía a la personalidad de Zyanya dice la madre.

En las declaraciones de las madres coincide la falta de empatía por parte de las autoridades. El apoyo lo han recibido por el Observatorio de Feminicidios, institución que las ha acompañado en su proceso de pedir justicia. “Nos quieren tener calladas”, dice una madre.

“A ver si estas sí son las formas” grita otra de las madres. Al hacer alusión a la pasada marcha que se enfoco en el tema de las pintas y vidrios rotos. Por ello, la madre de Lesvy lanza una petición: “Esta vez les queremos pedir a los medios que se enfoquen en el motivo de la marcha, que le den voz a todas las madres que están aquí cuyos casos han sido ignorados por la Fiscalía”.

Un cambio en las narrativas de los medios y en los planes de educación, son algunas de las observaciones que hacen las manifestantes. “Los medios deben ser más responsables en al forma en que comunican, porque son ellos quienes nos dan la información. Así que tienen el deber de hablar desde una perspectiva de género”, comentó para la Cadera de Eva una de las activistas que asistió a la marcha. También sugirió que los planes de estudio deben cambiar y enfocarse en una enseñanza igualitaria e inclusiva.

A esta exigencia, también se sumó una de las integrantes del colectivo Libres y Combativas. La joven activista señaló que: “las marchas sí han ayudado, nos ha facilitado el acercamiento con la Fiscalía”, quien fue apoyar a las madres y a hacer justicia por una de sus compañeras que es sobreviviente de feminicidio en la Alcaldía de Iztapalapa.

Las marchas se han convertido en una herramienta de lucha en la Ciudad de México. Para hacer notoria la inseguridad en la que vivimos las mujeres. En la plenaria, las madres exigieron que se activara la Alerta de Género en la Ciudad de México para que se toman las medidas necesarias. “Al parecer, las mujeres de la ciudad no le importamos al Gobierno. No quieren activar al alerta porque sería perjudicial para la economía. El turismo bajaría, por eso no quieren hacer público el nivel de violencia que vivimos en la ciudad. Queremos vivir sin miedo. Queremos sentirnos seguras”, aseguró una de las madres de las víctimas.

En la movilización también estuvieron presentes los vecinos de Tlalpan. Alcaldía donde suceden de dos a cuatro feminicidos por día. Sus peticiones eran la destitución de la alcaldesa Patricia Aceves, quien ha dicho “ni que fueran tantos los casos”. Esta vez Claudia Sheinbaum no puede decir que es un problema del actual gobierno, comentó para la Cadera de Eva, una de las locatarias: “estamos aquí para exigir justicia, para que se pare el número de feminicidios en nuestra localidad”, señaló.

En el camino no faltaron los comentarios de externos quienes decían “no le vayas a decir nada porque ahorita te van a agarrar todas”. “No se vale que rompan carros”. La marcha del pasado 16 de agosto seguía presente. Solo que esta vez el silencio fue la insignia del movimiento. El enojo y rabia social tuvieron que ser contenidas para comprobar si de esta forma debía exigirse justicia.

fmma