MUNDO

La comunidad que obliga a sus hijas a prostituirse

La familia de Heena comenzó a prostituirla a los 15 años para que "sacara adelante" a su familia. Fue rescatada por una ONG y hoy cuenta su historia.

  • REDACCIÓN
  • 28/03/2019
  • 11:58 hrs
  • Escuchar
La comunidad que obliga a sus hijas a prostituirse
La comunidad que obliga a sus hijas a prostituirse (Foto ilustrativa/tomada de la web)

Aunque la “tradición” indica que es mejor tener un hijo varón, la familia de Heena celebró cuando se enteraron que fue niña.

Lo que Heena no sabía es que dicha felicidad no era por las razones que ella esperaba.

Los primeros años de su vida en la comunidad de Bacchara, en la India, fueron “normales” pese a vivir en el seno de una familia pobre.

LEE ADEMÁS: Tayla Harris, la foto de la futbolista que generó abuso sexual en redes sociales

Sin embargo, todo cambió cuando cumplió 15 años. Henna comenzó a “trabajar” para ayudar a la familia: prostituyéndose.

Entrevistada por la BBC, Heena relata que su caso no era único, era ya una “tradición” en la comunidad, más niñas desde los 10 años son prostituidas para sacar adelante a su familia y cuando crecen son remplazadas por las hermanas menores.

(Foto: BBC)

Las familias viven de las ganancias de la prostitución infantil, el padre o el hermano se convierten en sus proxenetas.

"Tenía solo 15 años cuando me forzaron a esto. Tuve que dejar mis estudios y seguir el mismo camino que mi mamá y mi abuela materna", las palabras de Heena reflejan que la “tradición” es añeja.

PUEDES LEER: Abuso sexual de monjas por curas, el otro escándalo en la Iglesia

Desde temprano hasta muy tarde atendía “clientes”, desde hombres pobres del campo hasta ricos camioneros.

Hasta que cumplió los 18 años, Heena se dio cuenta de la explotación que realmente estaba viviendo, se molestó con su familia, sin embargo, “reflexionó” y se preguntó: "¿Cómo sobreviviría mi familia si no ganaba dinero de esta forma?".

(Foto: BBC)

En Bacchara, cerca de un tercio de las mujeres que se prostituyen son menores de edad.

Las mujeres víctimas de esta explotación sexual son conocidas como khilawadis o "las que juegan” reciben entre 1.45 y 2.80 dólares por cada “cliente”, sin embargo, si es virgen estos llegan a pagar hasta 72 dólares.

"Durante el día, vienen entre cuatro y cinco hombres. Por la noche, nos vamos a hoteles o algún lugar cerca de aquí”

TAMBIÉN LEE: Mi cuñada me vendió a una familia que me violaba todos los días

La explotación sexual también atrae el riesgo de las infecciones y embarazos no deseados.

Heena tuvo una niña, ahora tenía que trabajar más duro para sacar a ambas adelante. Siempre sola porque ser trabajadora sexual significa que está prohibido casarse con un hombre de la misma comunidad.

(Foto: BBC)

Con ayuda de una ONG local, Heena logró salir de la red de explotación sexual de la que fue víctima por su propia familia.

"Solo las niñas que cumplen con esta práctica maldita pueden entender el conflicto. Sé cómo se siente y quiero ayudar a acabar con esto"

Autoridades locales luchan contra esta red de trata en la India: "Hemos rescatado a cerca de 50 menores en estas zonas en los últimos meses", detalló Manoj Kumar Singh, superintendente de policía.

PODRÍA INTERESARTE: Las confesiones de Ana Gabriela, la mujer que transmitió en vivo la violación de su hija

El uniformado detalló incluso el caso de una niña de dos años que fue rescatada y que ahora se encuentra en un refugio.

El problema, explica Kumar Singh, es que se tratan de prácticas profundamente arraigadas en las comunidades.

Una ley aprobada recientemente en Madhya Pradesh, el estado en el que viven los Bacchara, multa con pena de muerte a cualquiera que viole a un menor de 12 años.

Por otra parte, también se aumentaron las penas para los adultos que tengan relaciones sexuales con un menor de edad.

(Foto: BBC)

Aunque el gobierno ha buscado esquemas y publicidad para terminar con esta práctica en Bacchara, no ha funcionado.

Todo parece indicar que el cambio tiene que venir de adentro y parece que está comenzando.

Las mujeres más jóvenes de la comunidad están desafiando las normas buscando trabajo en otros lugares o continuando con sus estudios.

También ONG apoyan a las víctimas, como Heena, quien ahora participa en este proyecto para rescatar a más niñas.

"Yo ayudo a otras niñas a entender que pueden encontrar apoyo y salirse de esta profesión"

Para Heena, la única forma en que estas comunidades y las mujeres puedan progresar en a través de la educación.

Con información de la BBC

rgg