QUEER

Las personas cis buscan someter a las personas trans a estándares

“Es transfobia que las personas cis sometan a las personas trans a estándares que ellas mismos no pueden imaginar”

Escrito en LA CADERA DE EVA el

Estoy harte con la comprensión semiológica de género de las personas cisgénero.

Estoy harte de explicar los límites de mi identidad a las personas que parecen no poder respetarme sin diseccionarme primero, cortándonos y estudiándonos como ratas de laboratorio en un proceso de metamorfosis, ya que me ven como un monstruo.

Estoy tan cansade que ya no puedo fingir que me importa.

Alguien me volvió a preguntar qué es una mujer. Para mí, la respuesta es bastante simple: una mujer es alguien que se identifica como tal. Pero entiendo que esta respuesta deja intactas las pretensiones originales. Pretende que yo, como persona trans, he dejado de preocuparme. ¿Por qué? Porque “mujer” es un símbolo tan pequeño para millones de experiencias, la mayoría de ellas no contadas.

Pero tampoco soy una mujer, entonces, ¿por qué me preguntas?

Oh, porque me ves como uno.

Me dicen que, si no sigo tratamiento de hormonas, me veré como una mujer. Después empiezo hormonas, y me dicen que estoy mutilando mi cuerpo. Y luego, cuando me obligas a morir, exclaman: “¡es algo tan triste!” y siguen con su vida desprendiéndote de la sangre de tus manos.

Es transfobia que las personas cis sometan a las personas trans a estándares que ellas mismos no pueden imaginar: Ponga los pronombres en su biografía, explique si la transmisoginia se ve afectada o exenta, dígale a su posible abusador o asesino si es trans si se sometió a una transición médica, quédese callado cuando las personas lo presionen bajo violencia verbal al llamarle por su deadname y le malgenericen, suicídese cuando ya no puede vivir de la forma en que viven las personas cis porque hacen de tu vida una miseria y al mismo tiempo te rechazan.

Podría seguir para siempre sobre por qué el cissexismo es un sistema hipócrita y agotador de ideologías que ni siquiera las personas cis se aplican a sí mismas. Una lesbiana marimacho increíblemente me expresó que se refería a mí en términos femeninos porque me veía como una mujer cis. La precisión de sus palabras al describir su percepción de una persona trans no binaria me dice que ella sabe que las personas no binarias existen en un nivel semiótico, pero no nos reconoce más allá de los símbolos ya que no nos ajustamos a los roles de género y al género binario de la forma en que ella esperaría que hicieran las personas trans. En otras palabras, espera que androginia de todas las personas que expresan su inconformidad con el binario de género. . .mientras ella misma es una persona no conforme con el género.

Leyenda

SOBRE LA TEORÍA QUEER

Al mismo tiempo, los blancos que hablan de géneros son generalmente obtusos a la experiencia negra de los géneros marginalizados. Butler no entiende la eliminación de género y Millet no se preocupó por la mutilación genital más allá de lo que sirvió a sus propósitos pornotrópicos.

La única teórica queer real a la que se refieren las personas cis es Judith Butler, a quien leen y de repente cometen el error más básico de afirmar que la performatividad de género se trata de “percepción”, por lo que llegan a la pomposa y absurda conclusión de que la existencia no binaria es puramente idealista. Para empezar, Butler ni siquiera reconoce su error de ignorar a las mujeres trans al analizar la performatividad de género. Por esa razón y por el hecho de que no es accesible para la mayoría de las personas trans, la mayoría de nosotros no admiramos las teorías queer occidentales o de Butler. La teoría queer tiene una inversión en transmisogynoir, y la heterosexualidad forzada es un aspecto integral de ella, ya que sirve para patologizar a las mujeres trans, lo que luego se extiende a otras personas de géneros marginados.

La teoría queer también tiende a colapsar la feminidad drag y trans entre sí y la vincula a la atracción por los hombres. g, una mujer trans, afirma en su ensayo ara los que buscan o huyen: el nihilismo transfeminista negro que la idea de que el género es imaginario y performativo es un malentendido:

Lo que en realidad es imaginario, según la teoría, son los guiones normativos que forman una “estructura” que actúa como una caja conceptual (una gama de actuaciones) dentro de la cual se realizan comportamientos sociales repetidos de acuerdo con las normas de género que, en última instancia, construyen y cosifican esas normas. De esto, vemos que Butler está haciendo un caso similar a Money, en que el género precede al sexo y, por lo tanto, para el primero, el sexo se deriva de directivas sociales y políticas que buscan contener las diferencias con el género como su mediador.

Las personas cis no entienden el género más allá de la evaluación de “sexo, no género”, lo cual es irónico, porque el sexo cumple la misma función que el género y el primero simplemente sirve como la justificación más directa para la construcción de la raza a través de la Visualización Corporal. Pero esta visualización tiene límites: fue creada por personas cis para personas cis y, por lo tanto, quienes se ven afectados por ella son en su mayoría personas de géneros marginados, especialmente personas trans. Es decir, el análisis sobre el género no se puede iniciar desde la perspectiva de lo visual. Porque el género es mucho más que símbolos o percepción. Es una pregunta abierta. En realidad, no importa si una persona trans negra se ve o no, porque esta proyección no comunica la proximidad a la humanidad, ya que estamos colocades en la esfera de la monstruosidad. Como escribió María Lugones, les negres son bestializades, no solo deshumanizades. La deshumanización implicaría que fuimos parte del proyecto del Hombre desde el principio, lo cual, como afirma Sylvia Wynter, simplemente no es el caso. Simplemente somos percibidos como algo que debe ser cuestionado.

Las personas cisgénero no podrán crear alianzas honestas con las personas trans mientras no reconozcan su creación y, a veces, la participación voluntaria en un sistema que se alimenta de nuestras vidas, porque la transfobia va más allá de los símbolos.

Leyenda

Jennifer Rubio, mejor conocida como Ciguapa, es una educadora y escritora dominicana. Divulga sobre antirracismo y feminismo a través de las redes sociales y ha trabajado como profesora de música en República Dominicana. Directorx regional de Norteamérica y el Caribe para Afroféminas.

Twitter: @soyciguapa

*Las opiniones vertidas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten.