DEPORTES

Kolinda Grabar, el lado oscuro de la novia de Rusia 2018

La presidenta de Croacia se transformó en una de las figuras más entrañables del Mundial Rusia 2018, sin embargo, cuenta también con una cara cuestionable

  • REDACCIÓN
  • 16/07/2018
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
Kolinda Grabar, el lado oscuro de la novia de Rusia 2018
Kolinda Grabar, amada como aficionada, cuestionada como política. (FOTO TOMADA DE WEB)

Durante el Campeonato Mundial Rusia 2018 su figura, gracia, patriotismo y apoyo a su selección nacional la transformaron en la mujer más aplaudida del certamen, sin embargo, Kolinda Grabar, presidenta de Croacia, cuenta con un lado altamente gris dentro de su vida política.

Jamás se ausentó a alguno de los partidos de los hoy subcampeones mundiales, siempre estuvo presente con la playera ajedrezada de su equipo nacional e incluso varios de los encuentros los observó y disfrutó desde la grada de aficionados, no dentro de un palco especial, lo que acrecentó el fervor por su figura.

El imán de su figura se activó al saberse que Kolinda acudió a la justa mundialista gracias a un permiso especial que solicitó en su país para ausentarse sin cobrar un solo centavo durante su ausencia, además de que el costo de viaje fue costeado netamente con sus propios recursos.

Esta situación, que rompe plenamente con las acostumbradas maniobras políticas para hacerse presente en los eventos internacionales, más la pasión manifestada por el equipo hicieron que la figura de Grabar se haya convertido en una de las más aplaudidas durante todo el certamen.

Pero esta entusiasta política no puede ser considerada netamente como un ejemplo, ya que sus acciones pasadas y algunas de sus actuales estrategias de gobierno dejan en claro que se trata de una mujer con actitudes que bien pueden ser cuestionadas, incluso a nivel mundial; ya que antes de su experiencia en Rusia 2018, estuvo envuelta en polémicas por sus políticas contra los refugiados y su amistad con un acusado de corrupción

De acuerdo a reportes de la Agencia EFE, la primera presidenta croata, al más puro estilo Trump, defendió en 2015 la construcción de vallas en las fronteras para evitar la entrada ilegal de refugiados.

Creo que en el futuro será necesaria alguna valla u obstáculo físico", manifestó la mandataria conservadora que se opuso también a las cuotas de reparto de refugiados acordadas en la Unión Europea.


Kolinda Grabar, la mujer que se ha transformado en un ejemplo mundial durante el Mundial Rusia 2018

La mujer que lleva las riendas del país balcánico desde febrero de 2015, tras ganar las elecciones con el partido ultraderechista Unión Democrática Croata, también estuvo envuelta en otros escándalos:

Al ser embajadora de Croacia en Estados Unido, durante 2010, diversos reportes dieron a conocer que su esposo, Jakov Kitarovic, acostumbraba utilizar vehículos oficiales de la embajada para fines privados. El asunto fue investigado y al final fue ella quien determinó pagar los gastos generado por dicha situación.

En 2016, ya como presidenta, causó un escándalo en Croacia al ser fotografiada mientras portaba una bandera de los “ustachas”, fascistas croatas que se pusieron al servicio de los nazis para atacar a judíos, gitanos, serbios y bosnios musulmanes. 

A todo esto se suma el hecho de que, durante su estancia en Rusia, en su país la criticas por su amistad con Zdravko Mamic, que fue condenado a seis años y medio de prisión por corrupción en un caso de traspasos fraudulentos, aunque permanece en su residencia de Bosnia, desde donde no puede ser extraditado.

Kolinda es cuestionada por rehusarse a hablar sobre sus lazos con Mamic. Además de ello, la prensa local reveló que la mandataria habría recibido donaciones de este hombre durante la campaña presidencial", señalan algunos diarios en Europa sobre la mujer que incluso visitaba el vestidor croata para festejar e impulsar al equipo antes de cada partido.

Esta mujer es hija de los dueños de una carnicería. Durante sus primeros años de estudio participó de un intercambio en Nuevo México (Estados Unidos), de donde se graduó del nivel secundaria en 1986. Una vez de regreso en su país, terminó sus estudios en la Universidad de Zagreb, en 1992, con una triple licenciatura en inglés, español y literatura. Luego hizo una maestría en relaciones internacionales y recibió una beca Fullbright.

Antes de asumir la presidencia, trabajó como embajadora de Croacia en Estados Unidos y como secretaria general adjunta de la OTAN. Estudió en Zagreb, Viena, Washington y Harvard. Domina el croata, el inglés, el español y el portugués.

Si bien durante el Campeonato Mundial Kolinda fue una figura altamente mediática, una vez que el equipo regresó a su país, su figura no ha sido de las más vistas, ya que ha preferido que sean los jugadores los que den la cara al momento del festejo y con ello ha disminuido su protagonismo.

jla