CUMPLE SIETE AÑOS DE SU FUNCIONAMIENTO

Tuzobus: a 7 años del arranque con privilegios en estaciones del centro

Bajar y Subir del Tuzobús cuando se mete el sol no es igual para un pasajero que viaja a estaciones en los alrededores del centro de Pachuca que para quienes se desplazan a las paradas cercanas a Zempoala

La mitad de la troncal 1 se queda a oscuras durante la noche.Créditos: Lorena Rosas
Escrito en HIDALGO el

PACHUCA.- Hoy hace siete que años que el exgobernador Francisco Olvera Ruiz inauguró el polémico Tuzobús, que mensualmente transporta por la Zona Metropolitana de Pachuca a 1.3 millones de pasajeros como María, Natalia y Miguel.

Los tres usuarios coinciden en que después de que se oculta el sol los pasos peatonales del Tuzobús se quedan en penumbra en las estaciones más pegadas a Zempoala, no es igual para un pasajero que viaja a la estación Revolución, donde las luces de la ciudad iluminan las banquetas, marquesinas de un restaurante de Sushi y la Plaza Revo.

Además, de la estación Revolución a Bioparque solo están averiadas 9 de 44 lámparas, es decir funcionan 35.

En comparación, de Téllez a Ejército Mexicano 71 de 138 lámparas no sirven, las estaciones están sobre la carretera México-Pachuca, rodeadas de terrenos baldíos, talleres mecánicos o un tabledance. Del tramo que va de la estación Bicentenario a Preparatoria Uno hay 143 lámparas pero solamente sirven 78 y no funcionan 65.

"Mi celular alumbra mi camino"

Tres veces a la semana, María usa la lámpara de su celular para subirse al puente de la estación Casa de la Tercera Edad. A veces, la señora prefiere que su yerno la acompañe hasta la entrada a la estación, donde sí hay luz.

“Mi yerno luego me acompaña, pues está muy solo y no hay mucha luz en el puente… tengo a veces que sacar mi celular para alumbrar, sobre todo cuando subo las escaleras pues ya no alcanzo ver”.

María tiene 60 años, vive en el centro Pachuca. Cada tercer día cuida a sus nietos hasta las 20:30 horas de la noche. Para regresar al primer cuadro de la ciudad aborda la estación por las escaleras que están sobre la autopista México-Pachuca, (con dirección a la Ciudad de México) que es donde hay menos iluminación, las 10 lámparas están fundidas. Además, pululan desechos debajo de los escalones.

El escenario se repite en las cinco estaciones pegadas a la terminal Téllez, Gabriel Mancera, Matilde, Efrén Rebolledo y San Antonio. Ninguno de los puentes tiene iluminación, los focos se alimentaban de celdas solares, pero se las robaron.

“Sí les cae buen billete, que arreglen las estaciones

Miguel vive en la colonia Rovirosa, aborda el Tuzobús en la estación Juan C. Doria para acercarse a su trabajo en Colinas de Plata. Considera necesaria la reposición de lámparas que no sirven para que las personas transiten con seguridad, sobre todo las mujeres.

“Son seguras, limpias (las estaciones del Tuzobús), todavía no caemos en vandalismo, o sea, sí alguien pintarrajea, pero no como en otros lados, aunque hay que cuidarlo”, refirió.

Calcula que la empresa operadora del Tuzobús genera ganancias suficientes que puede invertirse en hacer mejoras.

“Sí cae buen billete, que no digan que trabajan en números rojos porque no es así, yo pienso”.

Ayudaría que el pasaje no subiera un peso cada año, que hubiera más camiones, que las corridas fueran más constantes, que la conectividad con la troncal fuera amplia, ya que las alimentadoras no cubren toda la ciudad y que los paraderos están lejos de las estaciones.

Del Tecnológico de Pachuca a Felipe Ángeles

De la estación Tecnológico, que se encuentra a la altura del Instituto Tecnológico de Pachuca (ITP), a Felipe Ángeles, en Villas de Pachuca, algunos puentes peatonales no tienen lámparas que iluminen el cruce, pero es posible ver por el alumbrado público y de los hospitales que hay alrededor.

En el paradero Tecnológico hay dos lámparas en la rampa para ingresa la estación, las cuales funcionan bien, pero a los costados no sirven, por lo que los usuarios deben transitar en la oscuridad por las noches, aunque del lado de la institución educativa, su alumbrado alcanza a llegar a las escaleras, aunque los árboles obstruyen un poco.

En la estación SEPH, la salida lateral hacia el hotel Gama no cuenta con iluminación, ni en escaleras ni en rampa, en esta última hay dos postes, pero sin lámparas; en medio hay tres postes inservibles y dos que alumbra el camino de quienes ingresan a la estación, aunque solo con un foco.

Del lado de las oficinas de la Secretaría de Educación Pública de Hidalgo (SEPH), el alumbrado público ayuda a que se vean las escaleras o rampa; sin embargo, un árbol tapa la luz, mientras que de otra lámpara solo sirve un foco.

En la de Hospitales, a la salida de la estación hay dos postes inservibles y cuatro funcionando, pero solo con un foco cada una; la luminaria del nuevo hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) permite que haya claridad al subir el puente peatonal; además, del otro lado todavía sirve la luminaria del Tuzobús que se complementa con la pública.

En la estación Juan C Doria, del lado de la unidad deportiva municipal, hay luces al iniciar el puente, pero que no alumbran hasta lo más alto del puente, en la rampa para entrar a la estación hay lámparas con un solo foco, aunque eso basta para que la visibilidad sea buena; del lado de las agencias de autos o entrada de la colonia, no hay luz, solo dos lámparas pequeñas debajo de las escaleras.

En la parada Vicente Segura, del lado de Sector Primario hay buena luz, tanto en rampa lateral como en medio, toda vez que las lámparas aún funcionan, pero de lado de la plaza toros o instalaciones de la feria, no hay alumbrado.

En el paradero Centro de Justicia, del lado del Congreso solo hay lámparas pequeñas del Tuzobús que están al pie de la rampa, para ingresar a la estación hay tres postes de luz que sirven, pero solo con un foco cada uno; del otro lado no hay lámparas que permitan ver por dónde ir.

En tanto, la estación Felipe Ángeles se ve iluminada debido a que el alumbrado público lo permite, ya que del lado del paradero de ADO la rampa con un poste del Tuzobús y el resto son del servicio público, en medio hay cinco postes, pero solo tres funcionan y cinco focos prenden; del lado de Villas de Pachuca, el alumbrado público permite ver el camino.

El alumbrado selectivo

Cuando los últimos rayos de sol se difuminan en la bóveda celeste emergen de la cinta de asfalto 20 flamantes lámparas, una tras otra, como cerillos puestos en hilera iluminan el corredor que se forma desde el puente de la estación Tec de Monterrey hasta el acceso al estacionamiento de la Plaza Galerías Pachuca.

Solamente dos lámparas están fundidas, el resto, iluminan como velas un pastel de cumpleaños, al otro lado del bulevar Felipe Ángeles el escenario es distinto, hay 10 lámparas, pero ninguna sirve, el descenso del puente peatonal es penumbra hasta el acceso al Tec de Monterrey, cuyo anuncio luminoso es un oasis de luz.

El tramo del Tuzobús que va de la estación Bicentenario a la Preparatoria Uno está dividido en nueve paradas, en los alrededores se encuentran dos centros de importancia económica para la ciudad: Galerías Pachuca y el Estadio de Fútbol Miguel Hidalgo, casa de los Tuzos.

También se encuentran las escuelas David Alfaro Siqueiros, la Secundaria General 1, el Servicio Geológico Mexicano, el Poliforum José María Morelos y Pavón, que es usado como base de la Guardia Nacional y la Prepa Uno.

La diferencia entre unos y otros es la iluminación que hay afuera de las estaciones del Tuzobús, mientras que la parada del Huracán tiene diez luminarias en óptimo funcionamiento la estación Santa Julia, que queda frente a la Secundaria General 1, iluminan cinco de ocho lámparas. Un caso excepcional es la Preparatoria Uno que tiene 24 lámparas, todas funcionando.

Un camino más largo pero iluminado

Natalia es usuaria de la línea troncal del Tuzobús, cuando es de día desciende en la estación Vicente Segura, pero cuando se hace noche se baja en Juan C. Doria porque está mejor iluminada.

“El problema es que la zona está muy sola, en el día claro que hay mucho movimiento, mucha gente, pero en las noches se vacía, no hay nada, por las noches es cuando da más miedo pasar por ahí porque si gritas, nadie te va a ver o escuchar, por eso es que está un poquito peligroso, creo que sí hace falta un poquito más de iluminación”.

Durante las mañanas y principalmente cuando hay luz de día, Natalia utiliza la estación Vicente Segura porque es la más cercana a su domicilio, que está a menos de 10 minutos del bulevar Felipe Ángeles, por donde transita el Tuzobús.

Sin embargo, cuando sale tarde del trabajo o por alguna circunstancia debe regresar por la noche a su vivienda, por seguridad prefiere descender en Juan C. Doria, pues considera que está mejor iluminada, pero agrega, que con o sin luces, es un riesgo, especialmente por unos elevadores que acompañan la infraestructura del Tuzobús.

“En los puentes dejaron unos elevadores que no funcionan y ahí si da más miedo que alguien se esconda, pero soy más cuidadosa cuando salgo en la noche, como que ando más alerta”.

Cuatro empresas, demandas y desalojos

Desde el primero de abril de 2022 Líneas Urbanas y Suburbanas de Pachuca, S.A. de C.V. se encarga de la operación del Tuzobús. La firma es propiedad de cuatro socios, entre ellos Oscar Monzalvo Destunis, quien denunció diversas irregularidades cuando el Corredor Felipe Ángeles S.A.P:I. se encargaba del sistema de transporte.

Entre 2019 y 2022 Vanguardia y Cambio que fue concesionaria de la Troncal 1 del Tuzobús. La relación entre la empresa y el gobierno de Hidalgo terminó con una demanda por desalojo.

De 2014 a 2019, el Corredor Felipe Ángeles SAPI de CV se hizo cargo del sistema de transporte masivo. El 13 de octubre de 2014, el gobierno de Olvera otorgó el título de concesión T/SG/SITMAH/RITC1ZMP/OC-01/2014 en favor del Corredor Felipe Ángeles SAPI de CV, con vigencia de 10 años.

La firma incumplió con la operación del transporte, no dio mantenimiento a las unidades, además de tener pasivos por 200 millones de pesos. Con ese argumento, el gobierno de Omar Fayad revocó la concesión el 3 de junio de 2019.

A partir de entonces la administración estatal se hizo cargo de la operación. Después cedió un contrato por 32 millones de pesos a Vanguardia y Cambio S.A. de C.V.

sjl