ORDEN DEL IMPERIO BRITÁNICO

Don Chencho, el cuidador del Panteón Inglés que recibió título de la Reina Isabel II

La Reina Isabel II nombró a Don Chencho, cuidador del Panteón Inglés, miembro de la Orden del Imperio Británico, narró su hija, María del Carmen, quien sigue el legado de cuidar el cementerio ubicado en Real del Monte

María del Carmen Hernández Skewes continúa el trabajo de su papá y cuida el Panteón Inglés de Real del Monte.Créditos: Ian Lima
Escrito en HIDALGO el

MINERAL DEL MONTE.- Hace ocho años la monarquía inglesa visitó a sus muertos en el panteón de Real del Monte, un lugar resguardado desde hace cinco generaciones por la familia de María del Carmen Hernández Skewes, la actual guardiana del cementerio.

El Príncipe Carlos de Gales, que se convertirá en rey de Inglaterra tras la muerte de la Reina Isabel II, asistió al Panteón Inglés, ubicado en Real del Monte, el 2 de noviembre de 2014.

Carmen Hernández recordó que los preparativos para recibir a la monarquía inglesa empezaron dos meses antes. El piso de tierra fue sustituido con mampostería, a los caminitos que existen entre las tumbas les incrustaron lámparas y el inmueble fue bardeado.

Después de la visita, las mejoras para el panteón quedaron olvidadas, aquellas luces que colocaron en el suelo no funcionan desde hace un año y desde hace dos más no hay agua, contó la cuidadora del panteón inglés, que tiene 192 años de antigüedad, fue edificado en 1830.

Ensayos para recibir al Príncipe Carlos

Para recibir al Príncipe Carlos en el Panteón Inglés no solo se realizaron obras de remodelación al cementerio, también hicieron ensayos protocolarios para saludar, recordó María del Carmen.

“Hace siete años, ya va a ser ocho para el 2 de noviembre, de la visita del Príncipe Carlos, él viene a conocer porque este es el primer cementerio inglés en toda América, viene a visitar a sus compatriotas sepultados aquí que son ingleses, irlandeses y escoceses”.

Durante todo septiembre y octubre de 2014, una hija de embajadores, descendiente de Inglaterra que se casó con mexicano, fue la encargada de explicar los protocolos, la cuidadora del cementerio recuerda que el nombre de aquella mujer era Brigette.

“En los saludos dijo que no debíamos hacerlo con la mano, sino una reverencia porque es un príncipe, de la realeza, pero cuando me toca que me presentan con él, me dio la mano y ni modo de dejarlo con la mano estirada”.

Aquel 2 de noviembre, las tumbas del Panteón Inglés fueron adornadas con dos veladoras y un ramo de flores de cempasúchil, un toque mexicano que es parte de los festejos del Día de Muertos.

Con la visita, el panteón que fue edificado desde 1830 recibió su primera rehabilitación, el piso de tierra fue cubierto por pequeños blocks.

“Se puso la luz y el piso que fue lo que embelleció el lugar porque antes era pura tierra, cuando llovía la parte de la entrada se llenaba de lodo, no se podía pasar, yo tenía que poner unas tablas para que el público pudiera pasar”.

A partir de aquellas mejoras que ocurrieron hace ocho años, el cementerio no ha sido restaurado, dijo María del Carmen.

“El panteón se necesita deshierbar, también una restauración de las bardas que son de 1860 aproximadamente, por eso ya se están cayendo, porque son muy viejas”. 

Don Chencho, el cuidador del Panteón Inglés

María del Carmen es hija de Inocencio Hernández Lara, mejor conocido como Don Chencho, quien fue miembro de la Orden del Imperio Británico, un nombramiento que recibió de la Reina Isabel II.

“Fue por su labor que tuvo en el cementerio, él nunca pensó que la Reina Isabel II de Inglaterra le iba a dar el honor. Mi papá es el primer hidalguense y mexicano que es cuidador de un cementerio y que recibió el honor de una reina, ahora es el eterno centinela que cuida el cementerio”.

Don Chencho falleció el 5 de agosto de 2011 y fue sepultado en una de las más de 700 tumbas que alberga el Panteón Inglés, el cual comenzó a cuidar desde el año 1963.

Con su muerte, el trabajo de resguardar el cementerio donde están sepultados mineros ingleses que llegaron a trabajar desde el año 1824, pasó a manos de María del Carmen Hernández Skewes, quien asegura que su segundo apellido es nativo de Cornwall y significa “lugar de refugio”.

“Es un orgullo cuidar un cementerio y tenerlo en buen estado porque yo trato de que la gente vea que es un lugar maravilloso donde se respira mucha paz, no es como cualquier cementerio, aquí se siente tranquilidad”.
 

sjl