ESTADOS

Halló a su hijo en Semefo donde inició búsqueda 4 años antes

La creación de un banco de ADN será de utilidad para identificar los cuerpos alojados en los Semefo de Guerrero

  • MARGENA DE LA O/ CORRESPONSAL
  • 21/02/2018
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
Halló a su hijo en Semefo donde inició búsqueda 4 años antes
Juan Sebastián, el vendedor de hamburguesas que fue levantado en Chilpancingo (Foto. Tomada de web)

Guerrero (La Silla Rota).- La noche del 27 de febrero de 2011, Juan Sebastián García Antúnez se dirigía hacia la plaza comercial Chilpancingo, donde tenía su negocio de hamburguesas, pero en la calle 18 de marzo, cerca del paseo Alejandro Cervantes Delgado, unos hombres que se bajaron de dos carros Jetta se lo llevaron junto con otro amigo, y desde entonces no se sabe nada de él ni de su conocido.

TE PUEDE INTERESAR: Asesinan a precandidata del PRD en Chilapa 

Esta es la versión que conoce su madre, Gema Antúnez Flores, sobre la manera en que desapareció. Lo supo porque se lo narró el ayudante de Juan Sebastián, un niño de 12 años que iba con ellos pero se escabulló al deslizarse por una barranca a un costado de la calle.

La madre de Juan Sebastián es una de las mujeres que auxilia a los familiares que acuden al centro de salud Guillermo Soberón Acevedo, ubicado en la alameda Granados Maldonado, una de las tres sedes donde personal de la Unidad Científica de la Policía Federal recogerá muestras para integrar un banco de ADN que compararán con los cadáveres alojados en el Servicio Médico Forense de Guerrero.

Esta campaña es una conquista de familiares de desaparecidos organizados en varios colectivos después de 15 días de huelga de hambre en la Secretaría de Gobernación (Segob) en enero, en reclamo de que las autoridades les digan dónde están.

La campaña consiste en una toma de muestras que inició ayer y concluirá el próximo sábado. En Acapulco recogerán las muestras en el centro de salud Rena-1 y en Iguala, en la centro de salud Agustín Batalla Cepeda.

Gema Antúnez Flores es integrante del Colectivo de Familiares de Desaparecidos, Secuestrados y Asesinados de Chilpancingo, que reúne a unas 400 familias en esta condición, y aunque desde la huelga de hambre en Ciudad de México ella ya cumplió con su muestra, acompaña al resto de los integrantes.

En el centro de salud de la alameda, la tarde de este martes también estaba  Rocío Valencia, madre que, a decir de Gema Antúnez, inspiró al resto de los familiares a protestar y conseguir esta campaña: antes que todos, entre octubre y noviembre del año pasado, protestó en la Segob en la Ciudad de México y consiguió que le tomaran muestras y compararan su ADN con los cadáveres del Semefo en Guerrero, y resultó que uno de los más antiguos alojados ahí, era el de su hijo.

Pero de eso prefirió no hablar: "Me da mucho trabajo hablar de esto, esperaba encontrarlo vivo". Sepultó a su hijo el 12 de diciembre pasado, después de casi cinco años de búsqueda, lo halló en la institución pública donde ya lo había buscado. "Fueron cuatro años, siete meses y seis días. Mil 740 días de búsqueda", dijo Valencia en el centro de salud, donde acudió también a apoyar a sus compañeros.

El día que desapareció, Juan Sebastián García Antúnez tenía 22 años, una pareja que todavía era menor de edad, y un hijo de dos años. Se mantenía vendiendo hamburguesas afuera del antro Óxido, ubicado en plaza comercial Chilpancingo, a un costado del paseo Alejandro Cervantes Delgado. Se lo llevaron entre nueve y 10 de la noche, ya de camino a abrir su negocio.

Primero lo busqué yo en la Policía Preventiva, en hospitales", comentó Gema Antúnez Flores sobre el camino que ha recorrido para buscar a su hijo. La denuncia formal la presentó hasta el 8 de marzo de 2011.

Hace tres años de la Fiscalía General del Estado le informaron que había indicios que su ADN tenía compatibilidad con uno de los cadáveres, pero después le descartaron cualquier posibilidad. El trato y el nulo avance de los casos por las autoridades locales les hace dudar y perder las esperanzas en ellos: "así como quedó lo que yo declaré, así quedo (la investigación)".

Los colectivos con familiares de desaparecidos depositaron su confianza en la Unidad de Investigación de la PF, porque a decir de Guadalupe Rodríguez, dirigente del Colectivo de Familiares de Desaparecidos, Secuestrados y Asesinados de Chilpancingo, el gobierno de Guerrero no les dio resultados. Margarita López, quien representa otro colectivo de familiares de desaparecidos en el país, dijo que con los peritos de la PF lograron identificar y entregar 26 cadáveres a familiares del estado en un año y medio. Además del caso de Rocío Valencia y su hijo que exhibió a la FGE.

Es cuestión de días para que Juan Sebastián García Antúnez cumpla siete años de desaparecido, casi el mismo tiempo que Gema Antúnez tampoco ve a su nieto; con la desaparición de su hijo, su nuera, quien no es de estos rumbos, se fue de Guerrero. Con la campaña de muestras, la madre de Juan Sebastián confía en que pueda saber algo de él, en cualquier circunstancia, vio o muerto: "sería un descanso para nosotros. Esta es una vida de agonía".

wh