Main logo

María es uno de los más de 4 mil textileros que prefirieron hacer home office

En Moroleon es común que las mujeres renuncien a los 5 o 10 años de trabajar en las grandes fábricas de ropa para iniciar su vida como maquiladoras

Por
Escrito en GUANAJUATO el

Moroleon-. En los municipios de Moroleón y Uriangato la maquila de ropa vive una importante recuperación económica que ha abierto la posibilidad para que los obreros se conviertan en microempresarios, maquiladores o textileros.

Durante la pandemia en las grandes ciudades millones de empleados realizaron home office para trabajar desde sus computadoras, sin embargo, en Moroleón y Uriangato, dos ciudades donde habitan menos de cien mil personas, la fabricación de ropa obligó a que miles de obreros trabajaran desde casa en lo que se le conoce como la maquila del textil.

 

Las mujeres fueron las más beneficiadas para convertirse en maquiladoras, pues muchas fueron apoyadas por el Gobierno Municipal y el estado para hacerse de una máquina de coser e iniciar su micro negocio desde su hogar, maquilando textiles para las medianas y grandes empresas que existen en la zona.

La maquila de ropa en dichas ciudades que están prácticamente en los límites entre Guanajuato y Michoacán, a media hora de Morelia, es una actividad que ya tiene más de una década, pero con la pandemia los productores medianos y grandes encontraron la forma de dar empleo a las trabajadoras quienes después de la pandemia decidieron ya no regresar a las fábricas y quedarse en sus casas trabajando la maquila.

Aprovechan el boom de la maquila 

María tiene 30 años de edad y trabaja como maquiladora y comerciante del textil en las plazas de Moroleón y Uriangato, sus parientas, amigas y vecinas también se dedican a la maquila del textil.

Señala que en Moroleón es común que las mujeres renuncien a los 5 o 10 años de trabajar en las grandes fábricas de ropa para iniciar su vida como maquiladoras.

Una máquina de coser ropa puede oscilar entre los 20 y 50 mil pesos. En la zona existe un mercado de máquinas usadas que son más económicas, incluso se endeudan en las cajas populares para poder pagar en abonos una máquina de coser.

Esta facilidad para entrar al mercado, ha permitido que familias donde existen varias mujeres coloquen sus micro talleres para maquilar a las empresas medianas y grandes.

María reconoce que la mujer de Moroleón es muy trabajadora e independiente, además de que esto permite a muchas jovencitas continuar con una carrera, pues en sus tiempos libres pueden trabajar algunas horas para ganar dinero y pagar la universidad privada.

{"quote":"“Las mujeres hacen sus ahorros para comprar sus máquinas, muchas lo hacen para cuidar a sus hijos en sus hogares, son la gran mayoría, los hombres tienden a trabajar en las fábricas, aquí en Moroleón es común que desde los 17 años ya están en la maquila desde la casa y hasta más de 50 años”."}

Empresarios sufren para contratar mujeres

Brian es un joven contador de 24 años y con su familia tienen un pequeño taller de 15 personas, señala que la maquila desde el hogar ha ayudado más a la economía de la ciudad que ocasionados perjuicios en la producción.

{"quote":"“Las máquinas más comunes que utilizan en la maquila las mujeres oscilan sobre los 22 mil pesos, lo que más maquilan son ropa como blusas, pantalones, y sobre todo la playeras, en la maquila no se trabaja mucho el proceso de la mezclilla, pero si se trabaja el coser los pantalones”, comentó el contador."}

Mencionó que en la zona existe un proceso que no realizan en la maquila, el cual es llamado Santoni, “es el teñido de la mezclilla, ahí se usan máquinas de hasta un millón de pesos o más para deslavar la mezclilla, reutilizan el agua, las maquiladoras no tienen dinero para comprar esas máquinas, ni el espacio en sus casas, ese proceso de la tela y de la mezclilla se realiza en grandes fábricas”

El micro empresario destacó que en los últimos cinco años, muchas mujeres jóvenes están maquilando en sus casas y con el dinero que ganan se pagan sus estudios en las universidades locales.

Brian recuerda que en su empresa casi no ocupan mujeres, pues son los hombres los que trabajan en las fábricas, y con la pandemia menos mujeres quisieron regresar a trabajar a los talleres y se mantuvieron en el sector de la maquila.

Más de 4 mil maquilan en sus casas 

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido en el Estado de Guanajuato, Hermes Villafuerte declaró que existe un déficit del 20 por ciento de personal para trabajar en la confección de Moroleón y Uriangato.

El empresario del sector de la moda señaló que los municipios de Moroleón y Uriangato sufren en este momento la falta de mano de obra para trabajar en los grandes y medianos talleres, situación que está dificultando la producción, pues la hacen más lenta y la encarecen.

Explicó que durante la pandemia, proliferó en ambas ciudades el home office de la maquila de prendas de vestir, situación que mantuvo la planta productiva y se evitó el desempleo.

Sin embargo, ahora con la reactivación económica, muchos de los trabajadores ya no quisieron regresar a las fábricas, y se quedaron en sus casas, obligando a los empresarios a llevarles la maquila y estos mismos tienen que recogerla.

Enfatizó que muchos de los trabajadores son mujeres, esto gracias a la facilidad con la que manejan los cortes de tela en la máquina de coser, por lo que el problema incrementa, pues muchas se quedaron acostumbradas a realizar labores del hogar como la crianza de sus hijos y trabajar en la maquila de textil.

Calculó en las más de 400 empresas que producen textiles en Moroleón y Uriangato, laboral un aproximado de 20 mil trabajadores, de los cuales 4 mil se independizaron.

“Definitivamente estamos escasos en mano de obra, estamos repuntando en eso, el porcentaje del déficit es del 20 porciento, estamos batallando para conseguir personal, yo le atribuyo a que durante la pandemia todo mundo trabajó desde su casa, hay muchos maquileros que le piden al empresario que están maquilando en sus casas y que les lleven material, pero eso es complicado, los maquileros de una o dos máquinas de coser ayudan con muy pocas piezas, el empresario tendría que estar moviendo la mercancía demasiado”.

El empresario del sector de la moda dijo que están trabajando con el Gobierno Municipal para presentar un proyecto al estado y poder concentrar a maquileros en un centro de trabajo donde puedan realizar producción en serie además de mantenerse cerca de sus hijos y familias.

“Buscamos como hacer centros donde se junten las maquileras en un solo lugar y se produzcan más piezas, las fábricas están al 80 por ciento de su capacidad por falta de mano de obra, queremos ver al gobernador para hacer una propuesta de este tipo”.

“La gente quiere ser su propio jefe, eso está bien, pero el problema ahora es que a los productores que tienen un pedido de 5 mil prendas, tendría que enviarle 50 piezas a cada maquiladora, eso está complicado, pero si creamos un centro cerca de sus casas, con guardería donde dejen a sus hijos y con horarios flexibles, podemos adelantar producción”, explicó Villafuerte.

Puntualizó que para suplir a los trabajadores que ya no regresan tienen que sensibilizar a los jóvenes en el Centro de Capacitación que posee el Gobierno del estado, ya que los jóvenes prefieren emplearse en el comercio en lugar de las fábricas, concluyó.

IO