ACCIDENTES EN LEÓN

Tronaban pirotecnia: 2 jóvenes amputados en León

La peligrosa tradición de quemar cohetes para celebrar el Año Nuevo tuvo, como de costumbre, víctimas que quedan incapacitadas; la venta y uso de artefactos explosivos no ha podido ser controlada

En Alameda de la Presa, un menor de 16 años perdió los dedos índice y pulgar de la mano derecha.
En Alameda de la Presa, un menor de 16 años perdió los dedos índice y pulgar de la mano derecha.Créditos: Cortesía
Escrito en GUANAJUATO el

León.- En un lapso de menos de media hora durante las celebraciones de Año Nuevo, dos jóvenes sufrieron amputaciones como consecuencia de detonar pirotecnia, en distintos casos registrados en León.

Esta diversión llevó al hospital a un menor de 16 años, quien perdió el pulgar y el índice de derechos; también a un joven de 20 años, quien se quedó sin el dedo anular izquierdo.

El primer caso ocurrió en punto de las 23:53 horas del 31 de diciembre en la colonia Alameda de la Presa. Jonathan Abigaíl, de 16 años, estaba con familiares y amigos de la cuadra cuando explotó una paloma que sostenía en la mano derecha.

 

La autoridad municipal trata de evitar la venta de estos productos, pero los esfuerzos nunca son suficientes.


 

Fue la mamá del menor que pidió auxilio al 911. Paramédicos de Protección Civil encontraron al adolescente dentro de su casa en la calle Alameda esquina con Turmalina, donde la madre trataba de contener la hemorragia.

No hubo forma de recuperar los dos dedos que perdió el menor, puedes quedaron completamente destrozados por el estallido.
 


Otro amputado
 


Ya en los primeros minutos de este 2024, en punto de las 0:19, Ángel Alexis, de 20 años, sufrió la pérdida del dedo anular izquierdo.

Estaba con sus amigos en la esquina de las calles Siria y Babel, en la colonia San Felipe de Jesús, cuando un petardo le tronó en la mano izquierda.

Igual que en el caso anterior, el dedo no pudo ser recuperado.

Como de costumbre en estas fechas, la autoridad de Protección Civil recomienda evitar el uso de cohetes y otros artefactos explosivos como parte de las celebraciones decembrinas, sin embargo esta tradición, así como la venta de artefactos de pirotecnia, nunca ha sido controlada.