DELINCUENCIA ORGANIZADA

Asesinato en “Cenaduría Rosita”: a un año, lo relacionan con capo Zermeño

Este 24 de noviembre se cumple un año del crimen que costó la vida a Rosita, a su esposo Julio y a su empleada Mónica; detrás de ese ataque en Purísima del Rincón estuvo el cabecilla del Cártel Jalisco Nueva Generación

Se cumplió un año de aquel 24 de noviembre de 2021, cuando fueron asesinados los esposos dueños de la cenaduría y una de sus empleadas.
Se cumplió un año de aquel 24 de noviembre de 2021, cuando fueron asesinados los esposos dueños de la cenaduría y una de sus empleadas. Créditos: Especial
Escrito en GUANAJUATO el

Purísima del Rincón.- Hace un año exactamente, tres personas fueron asesinadas en la vía pública en pleno Centro de Purísima del Rincón. Eran famosas en Purísima y municipios vecinos, por su cenaduría con especialidad en enchiladas. Ese crimen está presuntamente relacionado con el capo apodado “Zermeño”, líder del Cártel Jalisco Nueva Generación, quien fue abatido la semana pasada.

Ese 24 de noviembre de 2021, en las primeras horas de la madrugada, el personal de la cenaduría “Rosita” salía de su negocio, luego de haber recogido el lugar y cerrar tras las ventas del día 23. Apenas habían pisado la calle cuando fueron acribillados la dueña Rosa María Magallanes, de 44 años, su esposo Julio Armando Ramírez, de 42, y la empleada, de nombre Mónica Horta.

El triple crimen consternó a la comunidad purisimense. Se trataba de personas estimadas y trabajadoras.

Las investigaciones transcurrieron inicialmente por la línea de un intento de robo, la cual rápidamente fue descartada.

Posteriormente se supo que el crimen habría sido ordenado por el líder de la célula del Cártel Jalisco Nueva Generación que controla la zona de los Pueblos del Rincón, desde San Francisco hasta Manuel Doblado, incluyendo Purísima.

Emmanuel Zermeño había ocupado esa plaza nombrado por la cúpula del Cártel Jalisco, tras haber dado la espalda a la organización para la que anteriormente trabajaba, el Cártel de Santa Rosa de Lima., de José Antonio Yépez "el Marro".

Investigaciones de la Fiscalía General del Estado de Guanajuato permitieron conocer que la muerte de las tres personas fue por encargo del capo conocido como “el Zermeño”.

Rosa, Julio y Mónica cayeron víctimas de ráfagas de balas disparadas por sicarios que se desplazaban en una motocicleta negra y en otra de color verde, en la esquina de las calles Manuel Doblado y 16 de Septiembre. Los pistoleros de Zermeño huyeron, dejando a los trabajadores ya sin vida.

Comunidad de luto
 

Los clientes, familiares y amigos de la pareja, así como de la trabajadora que fue asesinada junto con ellos, mostraron gran consternación. La calle Hidalgo, donde vivían Julio y Rosita, fue cerrada el día posterior al crimen y se convirtió en capilla ardiente para velar a la pareja.

Muchos ciudadanos se quejaron por la inseguridad asumiendo la versión primera que señalaba que la causa había sido el robo. Exigían justicia y dar con los culpables.

Sin embargo, el que estaba atrás del triple asesinato nunca fue detenido. Emmanuel Zermeño, autor intelectual, fue abatido por agentes ministeriales de Guanajuato el pasado 15 de noviembre. Iban por él a Querétaro, donde lo habían ubicado luego de que asesinó a una mujer; en el intento de aprehensión se suscitó una balacera en la que el capo fue herido y más tarde murió en un hospital de la capital queretana.

CV