NACIÓN

¿Por qué no ha habido un gran sismo en la Brecha de Guerrero?

Expertos de la UNAM creen haber encontrado la causa que ha evitado el sismo

  • REDACCIÓN
  • 17/07/2018
  • 00:00 hrs
  • Escuchar
¿Por qué no ha habido un gran sismo en la Brecha de Guerrero?
Brecha de Guerrero (Tomada de la web)

Expertos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) consideran haber encontrado la razón por la que el “gran sismo", que tendría su origen en la Brecha de Guerrero y afectaría a la Ciudad de México igual o peor que en 1985, no se ha producido.

De acuerdo a los expertos del Centro de Geociencias (CGeo) y del Instituto de Geofísica (IGf) de la UNAM la capa de gabro, o roca ígnea, que se encuentra en la base de la placa Norteamericana es poco permeable, ya que no permite el paso constante de agua. 

De esta forma, cuando la placa de Cocos se introduce por debajo de ella, libera fluidos que permanecen atrapados, por lo que se genera menor fricción, pues provoca un efecto de lubricación, y evita que se acumule energía.

Hace 107 años que no se genera un sismo de escala considerable en la Brecha de Guerrero, lo que ha llamado la atención de especialistas que buscan estudiar a fondo está región que abarca de Acapulco a Zihuatanejo.

La lógica indica que tarde o temprano habrá uno. Hemos hecho estudios y descubrimos que en el pasado hubo vulcanismo por largo tiempo, mucho más que en el resto de la costa del Pacífico”, aseguró el investigador del CGeo de la UNAM, Luca Ferrari, investigador del CGeo de la UNAM

Leer también en La Silla Rota: Tras sismo 19S, descubren pirámide antigua en Morelos

Los resultados de esta investigación fueron publicados en la revista Geology.

Sin embargo, expertos aseguran que esta respuesta no es definitiva y que necesitan más estudios para comprobarlo. 

Esto no implica que no llegará un terremoto a la Ciudad de México, puede venir de Oaxaca, Michoacán o de una zona fuera de la Brecha. Si se generara un sismo similar al de 1985 en la Brecha sería terrible, porque está justo al sur de nuestra urbe”.

Geoslicer, un proyecto del Departamento de Sismología del IGf junto con la Universidad de Kioto, será la clave para corroborar esta teoría, ya que analizará información histórica sobre terremotos y tsunamis de siglos pasados.

(Con información de Proceso)

cmo