ABANDONO DE TIENDA FONART

Megatienda de artesanías de Fonart pierde 90 millones de pesos y pide más

El edificio donde se ubica esta tienda está catalogado por el INAH y tras el sismo de 2017 fue declarado como inhabitable por lo que lleva 7 años en el abandono

Cerrada desde 2017
Tienda Fonart.Cerrada desde 2017Créditos: Julio Quijano y captura del PPI
Por
Escrito en GENTE Y VIDA el

El sismo de 2017 le dio un último golpe al edificio de Juárez 83, sede de la tienda más grande de Fonart: los daños estructurales que arrastraba desde 10 años antes se hicieron tan graves que el edificio se tuvo que cerrar… y desde entonces se abandonó hasta el punto de que hoy tiene un hundimiento de seis centímetros en la parte trasera. A su vez, esto se refleja en agrietamientos, rotura de elementos arquitectónicos, rotura de mosaicos y desplome en muros. Es decir, está en condiciones de inhabitabilidad.

Son 1560 metros cuadrados, los cuales representan casi la mitad del total de espacio con el que cuenta Fonart para la venta de artesanías. Las otras cuatro tiendas que permanecen abiertas al público son Patriotismo (600 m2), El Complejo Cultural Los Pinos (900 m2) Galería Reforma (150 m2) y la Galería en la Secretaría de Economía (150 m2).

Este 2024, el Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías cumple 50 años desde que fue creado con el objetivo de apoyar a las comunidades artesanales, la preservación cultural de las tradiciones y costumbres y la promoción del cuidado y conservación de los recursos naturales, según se lee en la página oficial de la tienda.

En su actividad comercial, Fonart se rige por los principios del comercio justo y artesanía sustentable. En los seis años recientes, sin embargo, esta faceta del fideicomiso ha tenido un retroceso por el cierre de Juárez 89.

“En la demanda actual de artesanías, el FONART ha estado realizando sus actividades de manera limitada por el espacio con que se cuenta”, dice un documento al que tuvo acceso La Silla Rota y en el cual se detallan las pérdidas económicas derivadas del abandono del edificio.

Ese documento es un Proyecto de Inversión que, tras un análisis arquitectónico de las condiciones de la ex tienda, concluye que se requiere una inversión de 42 millones de pesos para rehabilitarla y ponerla a funcionar nuevamente.

En el apartado Proyección de ventas no realizadas por cierre de tienda”, el cálculo comienza con las ventas reales realizadas en 2016, que fueron de poco más de 8 millones de pesos. En promedio, se estima que las ventas hubieran aumentado medio millón de pesos cada año, por lo que en 2023 se hubieran vendido 12,168,000 de pesos en artesanías.

En total, de acuerdo con esta proyección del propio Fonart, de 2017 a 2023, el cierre de Juárez 89 generó una pérdida de 73 millones de pesos en artesanías.

Pero también se estima el factor de población afectada: 7,844 familias de artesanos dejaron de recibir algún tipo de apoyo por el cierre de la tienda.

El Proyecto de Inversión presentado en noviembre de 2023 busca que este centenario edificio reabra sus puertas en 2025 mediante una primera “etapa de reestructuración” que consiste en recimentación reforzada con lozas maciza de concreto armado.

¿Cuánto dinero podría generar la tienda Fonart reabierta?

El deterioro del edificio es evidente desde la calle: la puerta no tiene vidrios y la fachada se ha repintado de gris a pesar de que es un edificio histórico y catalogado por el INAH. La ejecución de la inversión de 42 millones de pesos para su reapertura representaría, en 12 años hacia el futuro, ventas de artesanías por 140,100,399 pesos, además del apoyo directo a 7,644 familias de artesanos cada año. El documento del proyecto de inversión calcula que cada familia tiene 4 miembros, eso representaría 31,376 personas beneficiados.

La Silla Rota solicitó por correo electrónico una entrevista con la actual directora de Fonart, la Maestra Emma Yanes Rizo para comentar este proyecto, pero no hubo respuesta.

La tienda Fonart más grande de México está abandonada y en riesgo de colapso

“La tienda Fonart de Juárez 89 está abierta al público de lunes a viernes de 10 a 19 horas”. Eso dice la base de datos de la Secretaría de Cultura, pero la realidad es que al llegar frente a este centenario edificio lo que hay es un portón sin vidrios y tapiado con madera, una fachada repintada de gris para disimular los grafitis, cornisas que se han caído a pedazos y daños estructurales en las juntas sísmicas de ambos lados. Las columnas que lo separan de un restaurante a la izquierda y de un templo a la derecha se están descarapelando.

Esto que se aprecia a simple vista en Avenida Juárez del centro de la Ciudad de México está documentado en un Proyecto de Inversión de 38 páginas al que tuvo acceso La Silla Rota y en el cual se detalla que este edificio necesita una millonaria reestructuración dividida en cuatro proyectos: ingeniería (eléctrica, aire acondicionado, circuito cerrado, detección de humo, hidrosanitaria), estructura, restauración y arquitectónico.

El Proyecto de Inversión fue presentado ante la Secretaría de Hacienda en noviembre de 2023 y resalta la urgencia ejecutar la restauración para reabrir el edificio ya que se trata de la tienda más grande que tiene Fonart: 1560 metros cuadrados en los que, hasta antes de su cierre en 2017, se vendían 8,000,000 de pesos en artesanías cada año.

“Necesita con carácter de urgencia la intervención y evitar aún más el deterioro, ya que, de no hacerlo así implicaría un riesgo para los usuarios y un incremento notable en los costos de reparación al aumentar el grado de averías”, se lee en el apartado de “Conclusiones” del documento.

¿Por qué ha sido un mal negocio para Fonart?

El edificio de Juárez 89 fue un mal negocio desde el principio. Ha requerido al menos cuatro intervenciones para mantenerlo en pie desde que Fonart lo recibió el 7 de octubre de 1997 por medio de un acuerdo con la Secretaría de Contraloría y Desarrollo Administrativo.

Ya desde un año antes, el Instituto Nacional de Antropología e Historia tenía el registro de hundimientos en uno de los dos cuerpos del edificio, además de humedades en muros y en la cimentación. Ese dictamen de 1996 fue firmado por el arquitecto Jorge A. Vela Heredia, quien concluyó que Juárez 89 era “relativamente seguro” y consideraba que “no está inmediato al colapso”.

La decisión que se tomó para estabilizarlo y abrir la tienda al público en 1997 fue ejecutar trabajos de consolidación de suelos con carbonato de calcio precipitado depositado electrolíticamente. Se trata de un sistema patentado en México y que suele conocerse popularmente como “inyección de concreto” y que, por ejemplo, fue llevado a la práctica por el Instituto de Ingeniería de la UNAM para corregir el hundimiento de la Catedral Metropolitana.

Así funcionó la tienda Fonart hasta 2017 cuando se hizo insostenible mantenerla abierta.

“El inmueble se encuentra en condiciones de INHABITABILIDAD, ya que existen peligros de falla y con evidencia de daños importantes a la estructura”, se señaló en un dictamen de enero de 2010 que fue firmado por el arquitecto Miguel Ángel Calderón.

La que era directora de Fonart en 2017, Liliana Romero Medina anunció en junio de ese mismo año el cierre de la tienda, pero también un ambicioso proyecto de remodelación con una inversión de 15 millones de pesos. Al anunciarlo, Romero Medina dijo en tono profético: “Protección Civil dice que no pasa nada; eso es en un escenario ideal, pero si ocurre un temblor, el dictamen sería otro”.

Y ocurrió: el 7 de septiembre de ese 2017 tembló en la Ciudad de México con intensidad de 8.2. El centenario edificio de Juárez 89 perdió piezas de tezontle de su fachada, aumentó las gritas de sus muros y, lo más grave, presentó una falla en las intersecciones de los cuerpos 1 y 2: básicamente el cuerpo 2 se hunde más rápido y “jala” la estructura del primero, con riesgo de colapso.

Detalle del interior del edificio publicado en el Proyecto de Inversión

¿Cuánto dinero se necesita para reabrir la tienda de Fonart?

El anunciado proyecto de 15 millones de pesos se archivó porque tras el sismo, ese dinero era insuficiente para la rehabilitación de la tienda. Olvidado y abandonado desde entonces, en el edificio sucedió lo que ya se anunciaba en el dictamen de 2015: se incrementó el costo de reparación al aumentar el grado de averías.

Su ubicación, además, lo hizo víctima propicia de grafitis al paso de las manifestaciones por lo que constantemente se repinta la fachada de gris y las cortinas de las ventanas de blanco.

Imagen del techo del edificio, incluida en el Proyecto de Inversión

En 2022 se presentó un ante proyecto para documentar la urgencia de invertir en la recuperación de la tienda. Con fotos y planos se señalaron fracturas diagonales, aplanados flojos, humedad constante, despostillamiento, fisuras, grietas, ruptura y desfasamiento.

Tras ser aprobado, Fonart presentó en 2023 el Proyecto de Inversión en el que se detalla el dinero que se necesita: 41,419,397 pesos, incluyendo IVA, para la rehabilitación del edificio, el cual quedaría en condiciones para reabrir la tienda al público en 2025. La Silla Rota solicitó por correo electrónico una entrevista con la actual directora de Fonart, la Maestra Emma Yanes Rizo para comentar este proyecto, pero no hubo respuesta.

En la “Ficha Técnica” del documento, sin embargo, se agregan costos de Operación y Mantenimiento para los siguientes 12 años: en el primer rubro se requieren 2,119,692 pesos anuales (un total de 25,436,304), y en el segundo 924,255 pesos anuales (un total de 11,091060).

El proyecto termina con una cuantificación del dinero generaría la tienda Fonart si el proyecto es aprobado y se reabre al público en 2025. El cálculo es que, en esos mismos 12 años, a futuro, se venderían artesanías por 140,100,399 pesos.

Es decir, que se revertiría su historial de mal negocio ya que la venta de artesanías sería mayor que la inversión para reabrir la tienda: en la relación costo-beneficio, Fonart llegaría a 2036 con ganancia de unos 52,000,000 de pesos.