PACO STANLEY

A 24 años de su asesinato, Paco Stanley y le "herida" que dejó en gobierno de Cuauhtémoc Cárdenas

Paco Stanley había ido a comer al restaurante "El Charco de las Ranas" en Periférico Sur, junto con Mario Bezares, Paola Duarte y Jorge Gil

Paco Stanley y Cuauhtémoc Cárdenas
Paco Stanley y Cuauhtémoc CárdenasCréditos: Especial y Cuartoscuro
Escrito en YO SOI TU el

Francisco Jorge Stanley Albaitero, mejor conocido como Paco Stanley, falleció el 7 de junio de 1999 y este miércoles se cumplirán 24 años de su asesinato en el popular restaurante “El Charco de las Ranas”, ubicado en Periférico Sur, en la Ciudad de México, noticia que en aquel momento causó gran revuelo ya que era uno de los conductores más queridos por la televisión abierta mexicana.

En aquellos días, Cuauhtémoc Cárdenas era el jefe de Gobierno del entonces Distrito Federal y hace un año contó a la reportera Erika Flores de La Silla Rota qué significó el crimen de Paco Stanley para su administración.

Cárdenas consideró que fue excesiva la reacción que tuvo Televisión Azteca tras das darse a conocer la agresión.

Paco Stanley en los años 90s era uno de los conductores de televisión consentidos de los mexicanos, ya que junto con su compañero Mario Bezares, conocido como "Mayito", realizaron diferentes programas de entretenimiento con público presente, bailarinas y una banda musical en donde Stanley podía desde recitar sus famosos poemas, hacer entrevistas, invitar a cantantes y hasta poner bailar el "gallinazo" a Mayito, movimientos que hizo muy populares entre la juventud de ese entonces.

Aquel 7 de junio de 1999, Paco Stanley había ido a comer al restaurante "El Charco de las Ranas" en Periférico Sur, junto con Mario Bezares, Paola Duarte y Jorge Gil.

 

Momentos clave de Paco Stanley

Paco Stanley ganó relevancia en la empresa Televisa, tuvo un ascenso rápido en el gusto de los televidentes gracias a sus espontáneas bromas, gestos y pícaros comentarios que hacía en sus programas de revista, esto atraía a muchos fans y también a los patrocinadores.

El conductor mexicano nación el 3 de julio de 1942 en la colonia Roma de la Ciudad de México.

En sus estudios, obtuvo la licenciatura en Derecho en la UNAM, estudios en la Escuela de Psicología y en la Institución de Mercadotecnia y Publicidad, además de una maestría en Literatura Clásica Española.

 

Una herida en el gobierno de Cárdenas

La muerte del conductor de televisión Paco Stanley marcó al gobierno de Cuauhtémoc Cárdenas en la Ciudad de México. Su administración tenía apenas la mitad del camino andado cuando ocurrió la muerte del comediante en una taquería al sur de la ciudad. Televisión Azteca no recibió bien las investigaciones del entonces procurador Samuel del Villar quien descartó que el móvil fuese un robo o secuestro; y abrió como línea de investigación un ajuste de cuentas.

Cárdenas respaldó a del Villar, pero la televisora pidió su renuncia. La opinión pública interpretó que este fue un golpe a la administración de izquierda; sin embargo, Cárdenas recuerda aquel episodio de otra manera y niega que eso haya ‘testereado’ su administración.

“Fue difícil el día que, desafortunadamente, asesinaron a Paco Stanley. Hubo una reacción excesiva de algunos medios, concretamente de Televisión Azteca y su cabeza Ricardo Salinas Pliego. Él entró a la televisión directamente y pidió la destitución tanto mía como del Procurador, el doctor Samuel del Villar. Pero yo diría que fue una tempestad en un vaso de agua, por llamarlo de algún modo. Hubo algunas reacciones, pero evidentemente el gobierno no tuvo ninguna injerencia en el asesinato y lo que se hizo fue tratar de investigar qué causas podrían estar detrás”.

Fue difícil el día que, desafortunadamente, asesinaron a Paco Stanley. Hubo una reacción excesiva de algunos medios, concretamente de Televisión Azteca y su cabeza Ricardo Salinas Pliego. Él entró a la televisión directamente y pidió la destitución tanto mía como del Procurador, el doctor Samuel del Villar.

“Pero yo diría que fue una tempestad en un vaso de agua, por llamarlo de algún modo. Hubo algunas reacciones, pero evidentemente el gobierno no tuvo ninguna injerencia en el asesinato y lo que se hizo fue tratar de investigar qué causas podrían estar detrás”, dijo.

El último año de su trienio cedió su lugar a Rosario Robles, su secretaria de Gobierno y brazo derecho; puso la capital del país en sus manos y él inició su camino hacia su última campaña presidencial, la del 2000.

Fue importante que fuera una mujer la que se hiciera cargo del último año de la administración; creo que salió bien y que a final de cuentas fueron positivos los resultados de los tres años de gestión.