REINA ISABEL II

Así fue el complot fallido para ASESINAR a la reina Isabel II

Según documentos recientemente publicados por el FBI, se descubrió que la reina Isabel II del Reino Unido enfrentó una amenaza potencial de asesinato

Los archivos revelan la hipervigilancia del FBI ante posibles amenazas contra la monarca británica durante sus visitas a Estados Unidos
Los archivos revelan la hipervigilancia del FBI ante posibles amenazas contra la monarca británica durante sus visitas a Estados UnidosCréditos: Especial
Escrito en GENTE Y VIDA el

El Buró Federal de Investigaciones de Estados Unidos (FBI) ha revelado recientemente un complot para asesinar a la reina Isabel II durante una visita a Estados Unidos en 1983. Estos documentos, publicados en el sitio en línea del FBI llamado The Vault, muestran la amenaza a la que se enfrentó la monarca británica hace 40 años.

Los archivos, que constan de 103 páginas, cubren los preparativos de varios viajes que la reina realizó a Estados Unidos, incluyendo una gira oficial por la costa oeste junto a su esposo, el príncipe Felipe, en 1983. Uno de los documentos detalla una pista recogida por la Policía de San Francisco aproximadamente un mes antes de la visita.

Según la pista, un hombre afirmó que su hija había sido asesinada en Irlanda del Norte por una bala de goma y amenazó con hacerle daño a la reina Isabel. Planeaba arrojar algún objeto desde el puente Golden Gate sobre el yate real Britannia mientras pasaba por debajo, o intentar matarla durante su visita al Parque Nacional de Yosemite.

El documento también menciona que el Servicio Secreto tenía la intención de cerrar las pasarelas del puente Golden Gate cuando se acercara el yate real. No se menciona si se tomaron precauciones similares en el parque nacional, ni si se efectuaron detenciones relacionadas con esta amenaza.

Estos archivos muestran la hipervigilancia del FBI ante posibles amenazas a la reina durante sus visitas a Estados Unidos, así como la colaboración con el Servicio Secreto estadounidense. Es importante destacar que el IRA (Ejército Republicano Irlandés) y sus simpatizantes eran motivo de preocupación debido al asesinato del primo de la reina, Louis Mountbatten, en 1979, a manos del IRA Provisional.

La reina realizó varios viajes a Estados Unidos en medio de los disturbios en Irlanda del Norte, y los documentos revelan que el FBI supervisaba de cerca los preparativos de estas visitas a lo largo de los años. Incluso en una visita privada a Kentucky en 1989, el FBI señaló que, aunque no tenían conocimiento de amenazas específicas contra la reina, la posibilidad de amenazas por parte del IRA siempre estaba presente.

En otros documentos, se destacan las preocupaciones por parte de los grupos irlandeses que planeaban protestas durante la visita de Estado de la reina en 1991. Se menciona un partido de béisbol al que la monarca asistiría, así como un evento en la Casa Blanca. Según un artículo de un periódico irlandés en Filadelfia, se afirmaba que los sentimientos antibritánicos estaban en aumento debido a las injusticias y asesinatos brutales en Irlanda del Norte. Aunque no se mencionaban amenazas directas contra la reina, estas declaraciones se consideraban incendiarias.

En otro documento del archivo, datado en julio de 1976, se menciona un viaje de la reina para celebrar el bicentenario de Estados Unidos, con paradas en Filadelfia, Washington y Nueva York. Durante este viaje, un piloto recibió una citación por sobrevolar Battery Park con un avión biplaza que llevaba un cartel que decía "Inglaterra, sal de Irlanda".

Estos archivos del FBI revelan la constante vigilancia y preocupación por la seguridad de la reina Isabel II durante sus visitas a Estados Unidos, particularmente debido a la amenaza representada por el IRA y sus simpatizantes. Aunque no se menciona si se llevaron a cabo ataques o si se realizaron arrestos en relación con estas amenazas, es evidente que se tomaron precauciones para proteger a la monarca británica durante sus viajes al país norteamericano.